¿CO­MO SER PA­DRE DE UN HI­JO UNICO?

El pro­ble­ma es cuan­do se les es­tá muy en­ci­ma, in­clu­so a los chi­cos que tienen her­ma­nos.

Buenas Ideas - - Psicología Manualidad­es -

Es muy ha­bi­tual oír ex­pre­sio­nes co­mo: “Bueno, ya se sa­be, es hi­jo úni­co”, “cla­ro, es el del me­dio” o “es que es el pe­que­ño de la ca­sa”. Es­tas ge­ne­ra­li­za­cio­nes que, en el ca­so del hi­jo úni­co, tien­den a re­tra­tar­lo con di­fi­cul­ta­des pa­ra com­par­tir con los de­más, con es­ca­sa to­le­ran­cia a la frus­tra­ción o con pro­ble­mas de adap­ta­ción, nor­mal­men­te son in­jus­tas. Por­que, aun­que el lu­gar que se ocu­pe en la fa­mi­lia tie­ne su im­por­tan­cia, no es de­ter­mi­nan­te.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas que ge­ne­ral­men­te se ad­ju­di­can y pre­su­po­nen a quien no tie­ne her­ma­nos, se en­cuen­tran en per­so­nas que sí los tienen.

Hay au­to­res que señalan que, más que ha­blar de hi­jo úni­co, se de­be­ría ha­blar de pa­dres de hi­jo úni­co (aun­que ten­gan va­rios). Es­tos edu­can a uno de ma­ne­ra dis­tin­ta, con­vir­tién­do­lo en el fa­vo­ri­to, el pre­fe­ri­do. Pue­de ser el pri­mo­gé­ni­to, el úni­co va­rón en­tre va­rias mu­je­res, la úni­ca chi­ca en­tre her­ma­nos va­ro­nes o el más pe­que­ño. En cual­quier ca­so, es quien re­ci­be to­dos los pri­vi­le­gios. Se lo so­bre­pro­te­ge, im­pi­dién­do­le ex­pe­ri­men­tar, gra­dual­men­te, las frus­tra­cio­nes que le pre­pa­ra­rían pa­ra la vi­da adul­ta. Cuan­to más ex­ce­sos de cui­da­dos re­ci­ba, me­nos ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción ten­drá pa­ra afron­tar las di­fi­cul­ta­des que im­pli­ca vivir. Es el ni­ño que su­fre cuan­do es­tá fue­ra del en­torno fa­mi­liar por­que no pue­de te­ner el mis­mo lu­gar que ha ocu­pa­do en la ca­sa de los pa­dres. Bus­ca la mis­ma com­pla­cen­cia y, al no en­con­trar­la, in­ter­pre­ta co­mo agre­sión to­do lo que no se ajus­ta a sus de­seos.

A ve­ces, es­tas con­di­cio­nes coin­ci­den con el he­cho de ser hi­jo úni­co, pe­ro no tan­to por no te­ner más her­ma­nos sino por­que los pa­dres de­di­can to­do su tiem­po y sus ener­gías en él. Se­ría be­ne­fi­cio­so pa­ra el pe­que­ño que sus pro­ge­ni­to­res ac­tua­ran co­mo si tu­vie­ra her­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.