DO­LOR DE RO­DI­LLA

Es la ar­ti­cu­la­ción más gran­de del cuer­po y cum­ple un pa­pel im­por­tan­te en el movimiento. De ahí, el por­qué cui­dar­la.

Buenas Ideas - - Ecología Manualidades -

Por su uso y el pe­so que so­por­ta, las le­sio­nes de la ro­di­lla son muy co­mu­nes. El do­lor que se sien­te pue­de es­tar re­la­cio­na­do con es­guin­ces y dis­ten­sio­nes, ten­di­ni­tis o in­fla­ma­ción de los ten­do­nes, os­teoar­tri­tis pro­duc­to de la edad, des­ga­rre de los li­ga­men­tos o un quis­te sen­si­ble. An­te es­tas si­tua­cio­nes, un an­ti­in­fla­ma­to­rio pue­de ali­viar el do­lor, pe­ro no hay que ol­vi­dar que de­trás pue­de es­con­der­se un pro­ble­ma y que hay que re­cu­rrir a un mé­di­co que lo re­vi­se.

Pa­ra pre­ve­nir, fle­xio­ne y es­ti­re la pier­na con sua­vi­dad to­dos los días. De su­frir ar­tri­tis, pre­pa­re una com­pre­sa. Ha­ga un in­fu­sión bien car­ga­da, con dos pu­ña­dos de ho­jas de lau­rel, mo­je un pa­ño y apli­que so­bre la ro­di­lla por 15 mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.