SONIDOS ORI­GI­NA­LES

Co­noz­ca el ori­gen de es­tos ins­tru­men­tos no con­ven­cio­na­les.

Buenas Ideas - - Curiosidad­es Mascotas -

-Did­je­ri­doo: Se pro­nun­cia “di­yi­ri­dú” y es una par­ti­cu­lar flau­ta que uti­li­za­ban los abo­rí­ge­nes de Australia en sus ri­tua­les. Con­sis­te en un tron­co hue­co de ma­de­ra, que emi­te so­ni­do al ha­cer vi­brar los la­bios en el in­te­rior. -Pa­lo de llu­via: la ma­yo­ría de las in­ves­ti­ga­cio­nes le atri­bu­yen a es­te ins­tru­men­to un ori­gen ma­ya. Es un tu­bo lar­go y hue­co, al que se le in­ter­ca­lan pa­li­llos de ma­de­ra y se le agre­gan pie­dri­tas o se­mi­llas pa­ra que, al gi­rar­lo, ha­ga un rui­do si­mi­lar al agua al caer. Se cree que se usa­ba pa­ra lla­mar a la llu­via du­ran­te las se­quías. -Si­ku: su ori­gen es prear­cai­co y lo usa­ban los naz­cas. Se cons­tru­ye con una o dos hi­le­ras de seis ca­ñas, or­de­na­das de ma­yor a me­nor. Cons­ti­tu­ye la mú­si­ca tí­pi­ca del al­ti­plano an­dino, en Argentina, Bo­li­via y Pe­rú. -Cas­ta­ñue­las: es un ins­tru­men­to de ma­de­ra que crea­ron los fe­ni­cios ha­ce 3 mil años y que lle­ga­ron a Es­pa­ña, don­de son tí­pi­cos del fla­men­co, a tra­vés del co­mer­cio ma­rí­ti­mo. Tam­bién son co­mu­nes en la zo­na del Me­di­te­rrá­neo y se tra­ta de dos tro­zos de ma­de­ra ahue­ca­dos que se ha­cen so­nar con el movimiento de los dedos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.