Una flor en el ca­mino

Buenas Ideas - - Mascotas Cocina -

La muer­ta re­su­ci­ta cuan­do a tu amor me aso­mo, la en­cuen­tro en tus mi­ra­das in­men­sas y tran­qui­las, y en to­da tú… Sois am­bas tan pa­re­ci­das co­mo tu rostro, que dos ve­ces se co­pia en mis pu­pi­las. Es cier­to: aqué­lla ama­ba la no­che ra­dio­sa, y tú siem­pre en las al­bas tu en­sue­ño com­pla­cis­te. (Por eso era más li­rio, por eso eres más ro­sa.) Es cier­to, aqué­lla ha­bla­ba; tú vi­ves si­len­cio­sa, y aqué­lla era más pá­li­da; pe­ro tú eres más tris­te.

Ama­do Ner­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.