Die­ta superadora.

El Dr. Lu­cio Ten­ni­na es un re­co­no­ci­do mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción que nos brin­da las cla­ves pa­ra adel­ga­zar, man­te­ner el pe­so ideal y no aban­do­nar en el in­ten­to.

Buenas Ideas - - Sumario -

Su­frir de so­bre­pe­so es uno de los ma­yo­res mo­ti­vos de des­ve­lo de hom­bres y mu­je­res de hoy. Mi­rar­se al es­pe­jo y no gus­tar­se ge­ne­ra frus­tra­ción. Pe­ro res­trin­gir el me­nú tam­bién pro­du­ce in­sa­tis­fac­ción. La cadena es la si­guien­te: an­sie­dad-in­ges­ta-cul­pa. Sin em­bar­go, la so­lu­ción a es­te pro­ble­ma no es di­fí­cil.

La cla­ve se re­du­ce a sa­ber pa­ra co­mer. El doc­tor Lu­cio Ten­ni­na -mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción por la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, con la ex­pe­rien­cia de más de diez mil pa­cien­tes asis­ti­dos por tras­tor­nos de ali­men­ta­ción­re­vier­te una creen­cia ar­cai­ca: no so­mos cul­pa­bles ni adic­tos a lo que co­me­mos, sino que hay ali­men­tos des­con­tro­lan­tes y adic­ti­vos. Re­co­no­cer­los y apar­tar­los de la die­ta es el pri­mer pa­so pa­ra adel­ga­zar. Una co­mi­da ade­cua­da res­pe­ta las le­yes de la na­tu­ra­le­za, nos man­tie­ne sanos y con un pe­so es­ta­ble. Da ener­gía, sos­tén y, so­bre to­do, sa­lud al or­ga­nis­mo.

Erro­res fre­cuen­tes

Pa­ra el Dr. Ten­ni­na la gra­sa es la prin­ci­pal causa de los des­ór­de­nes ali­men­ta­rios.

Y ex­pli­ca su ra­zo­na­mien­to:

“Es muy lla­ma­ti­vo que, si bien aho­ra se co­me más can­ti­dad que an­tes, en lu­gar de más sa­cie­dad, se sien­ta más ape­ti­to.

¿Qué me­ca­nis­mo pro­du­ce es­te efec­to con­tra­rio a to­da ló­gi­ca? De­be de ha­ber cam­bia­do al­go en la com­po­si­ción de los ali­men­tos pa­ra que, a ma­yor in­ges­ta de ca­lo­rías, se sien­ta, sin em­bar­go, más ape­ti­to.

Se su­po­ne que un adul­to sano ne­ce­si­ta cier­ta can­ti­dad de ca­lo­rías pa­ra ha­cer una vi­da nor­mal, y si la su­pera, se va a sen­tir muy sa­tis­fe­cho y no ten­drá de­seos de co­mer más, al me­nos por un tiem­po. Pues no es así. Aque­lla per­so­na que desa­yu­na una tos­ta­da con que­so, un yo­gur con ce­rea­les y un ca­fé con le­che, a me­dia ma­ña­na to­ma un cor­ta­do con una ma­si­ta, al­muer­za un sand­wich de pan ára­be con que­so y to­ma­te o una por­ción de tar­ta de ver­du­ras o una en­sa­la­da que acom­pa­ña con un pan­ci­to ne­gro y a la tar­de pi­ca unas ga­lle­tas de agua, lle­ga a su ca­sa muer­ta de ham­bre. Co­mo fal­ta po­co pa­ra ce­nar, en­ton­ces, cor­ta un pe­da­zo de que­so ma­gro que in­gie­re con al­gu­na ga­lle­ti­ta. Lue­go ce­na abun­dan­te­men­te, ya que sien­te que no al­mor­zó. An­tes de dor­mir, quie­re “al­go dul­ce” una ga­lle­ti­ta, un cho­co­la­te, un al­fa­jor, etc. Es­ta per­so­na, se­gu­ro, so­bre­pa­só su ne­ce­si­dad ca­ló­ri­ca bá­si­ca; no obs­tan­te, a la no­che, tar­de, se fue a dor­mir con­te­nien­do sus ga­nas de se­guir co­mien­do.

¿Qué es lo que fa­lla? ¿Con­tar ca­lo­rías no es su­fi­cien­te? ¿Qué fac­tor des­pier­ta el ape­ti­to y lo vuel­ve in­con­tro­la­ble. Co­men­ce­mos por el principio. Los ele­men­tos bá­si­cos de la nu­tri­ción son tres: pro­teí­nas, hi­dra­tos de car­bono y lí­pi­dos o gra­sas. Sin du­da, al­guno de ellos es el cau­san­te de es­te des­equi­li­brio. Siem­pre se res­pon­sa­bi­li­zó a los hi­dra­tos de car­bono por to­dos los ma­les re­la­cio­na­dos con la nu­tri­ción: en­gor­da­ban, eran adic­ti­vos, al­te­ra­ban el azú­car en san­gre, et­cé­te­ra. Pe­ro los hi­dra­tos de car­bono son el ele­men­to prin­ci­pal de las fru­tas, las ver­du­ras y los ce­rea­les. Las za­naho­rias, el arroz, las man­za­nas y las re­mo­la­chas no son adic­ti­vas. Si co­me­mos arroz blan­co con pa­pas her­vi­das es ca­si im­po­si­ble ex­ce­der­nos en la can­ti­dad.

¿Qué se le de­be agre­gar, en­ton­ces, a un hi­dra­to de car­bono pa­ra vol­ver­lo adic­ti­vo? La gra­sa. De­so­yen­do la na­tu­ra­le­za, que nos indica que la gra­sa de­be es­tar en do­sis muy pe­que­ñas, des­equi­li­bra­mos la fun­ción ali­men­ta­ria y nos en­fer­ma­mos.

Plan se­ma­nal

Una die­ta siem­pre de­be ser per­so­na­li­za­da. Adap­ta­da a ca­da or­ga­nis­mo y de acuer­do con los da­tos clí­ni­cos de ca­da per­so­na. Le ofre­ce­mos una guía de die­ta ba­ja en gra­sas y, por lo tan­to, en ca­lo­rías, pa­ra co­mer en for­ma ade­cua­da y lo­grar ma­yor sa­cie­dad.

DIA 1

De­sa­yuno: 2 ga­lle­tas de arroz un­ta­das con dul­ce diet. Una in­fu­sión cor­ta­da con po­ca le­che des­cre­ma­da

Me­dia ma­ña­na: 1 fru­ta

Al­muer­zo: Un bol gran­de de en­sa­la­da de pa­pas, to­ma­tes, le­chu­ga y 2 cla­ras de hue­vo, con­di­men­ta­da con po­co acei­te y li­món Me­rien­da: 1 yo­gur des­cre­ma­do con fru­tas. Me­dia tar­de: 1 fru­ta o to­ma­te Ce­na: ¼ de po­llo 0 200 g de pes­ca­do. En­sa­la­da de za­naho­rias, con­di­men­ta­da con po­co acei­te y li­món. 1 fru­ta.

DIA 2

De­sa­yuno: 2 ga­lle­tas de arroz un­ta­das con que­so blan­co. Una in­fu­sión cor­ta­da con po­ca le­che des­cre­ma­da

Me­dia ma­ña­na: 1 yo­gur des­cre­ma­do so­lo

Al­muer­zo: Un bol gran­de de le­chu­ga, pal­mi­tos y 3 cdas. de ar­ve­jas o cho­clo (no de la­ta), con­di­men­ta­dos con po­co acei­te y li­món Me­rien­da: 1 yo­gur con fru­tas Me­dia tar­de: 1 pa­pa me­dia­na her­vi­da

Ce­na: ¼ de po­llo con pu­ré de ca­la­ba­za. 1 fru­ta

DIA 3

De­sa­yuno: 2 ga­lle­tas de arroz un­ta­das con dul­ce diet. Una in­fu­sión cor­ta­da con po­ca le­che des­cre­ma­da

Me­dia ma­ña­na: 1 yo­gur Al­muer­zo: Arroz in­te­gral (1 po­ci­llo de ca­fé en cru­do) con sal­sa ti­po fi­le­to. En­sa­la­da de le­chu­ga y to­ma­tes Me­rien­da: 2 ga­lle­tas de arroz un­ta­das con dul­ce diet. Una in­fu­sión cor­ta­da

Me­dia tar­de: 1 yo­gur Ce­na: 1 mi­la­ne­sa de so­ja o 2 hue­vos du­ros, con en­sa­la­da de pa­pa, chau­chas y re­mo­la­cha. 1 fru­ta

DIA 4

De­sa­yuno: 1 yo­gur con fru­tas. Una in­fu­sión cor­ta­da con po­ca le­che Me­dia ma­ña­na: 1 fru­ta Al­muer­zo: En­sa­la­da de pa­pas, to­ma­tes y atún na­tu­ral (½ la­ta) o ka­ni­ka­ma (5), con­di­men­ta­da con po­co acei­te y li­món

Me­rien­da: 2 ga­lle­tas de arroz un­ta­das con dul­ce diet

Me­dia tar­de: 1 fru­ta

Ce­na: 150 g de lo­mo o cua­dril, con ver­du­ras ver­des cru­das o co­ci­das. 1 fru­ta

DIA 5

De­sa­yuno: 2 ga­lle­tas de arroz, un­ta­das con que­so blan­co. Una in­fu­sión cor­ta­da con po­ca le­che des­cre­ma­da

Me­dia ma­ña­na: 1 fru­ta. Al­muer­zo: Ome­let­te de ver­du­ras (es­pi­na­cas, acel­ga, za­pa­lli­tos, chau­chas o ce­bo­llas), con 3 cla­ras de hue­vo, pre­pa­ra­da en sar­tén de te­flón

Me­rien­da: 2 ga­lle­tas de arroz un­ta­das con dul­ce diet. Una in­fu­sión cor­ta­da con po­ca le­che des­cre­ma­da

Me­dia tar­de: 1 fru­ta Ce­na: 1 mi­la­ne­sa de so­ja con sal­sa ti­po fi­le­to y un bol de pu­ré mix­to. 1 fru­ta

DIA 6

De­sa­yuno: 2 ga­lle­tas de arroz un­ta­das con que­so blan­co. Una in­fu­sión cor­ta­da con po­ca le­che des­cre­ma­da Me­dia ma­ña­na: 1 yo­gur con fru­tas Al­muer­zo: 2 hue­vos du­ros o 2 sal­chi­chas diet. Pu­ré de 2 pa­pas me­dia­nas, con­di­men­ta­das con po­co acei­te o le­che des­cre­ma­da Me­rien­da: 1 yo­gur con ce­real (co­pos de maíz)

Me­dia tar­de: 1 fru­ta

Ce­na: ¼ de po­llo o 180 g de car­ne ma­gra. En­sa­la­da de le­chu­ga, chau­chas, apio y ce­bo­lla. 1 fru­ta

DIA 7

De­sa­yuno: 2 ga­lle­tas de arroz un­ta­das con que­so blan­co. Una in­fu­sión cor­ta­da con po­ca le­che des­cre­ma­da

Me­dia ma­ña­na: 1 yo­gur con fru­tas

Al­muer­zo: Un bol de en­sa­la­da de una pa­pa me­dia­na, una ta­za de ar­ve­jas, 2 cla­ras de hue­vo y to­ma­tes, con­di­men­ta­da con po­co acei­te y li­món

Me­rien­da: 1 fru­ta (pue­de ser ba­na­na). Una in­fu­sión cor­ta­da con po­ca le­che

Me­dia tar­de: 1 yo­gur des­cre­ma­do

Ce­na: 2 sal­chi­chas diet. En­sa­la­da de za­naho­rias u ome­let­te de ar­ve­jas y za­naho­rias.1 fru­ta

Agre­gar a vo­lun­tad: ge­la­ti­nas diet, cal­dos des­gra­sa­dos, be­bi­das diet e in­fu­sio­nes.

Fuen­te:

La úl­ti­ma die­ta. Sa­ber pa­ra co­mer, del Dr. Lu­cio Ten­ni­na, Gri­jal­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.