UNA BUE­NA TACTICA

Buenas Ideas - - Autoayuda / Belleza -

La úni­ca co­sa a la que la men­te hu­ma­na no pue­de re­sig­nar­se es al mis­te­rio”, so­lía de­cir el famoso po­lí­ti­co bri­tá­ni­co Wins­ton Chur­chill. Fren­te a las ad­ver­si­da­des de la vi­da, el te­nía un tru­co muy útil. Mu­chas ve­ces su­ce­de que las preo­cu­pa­cio­nes abun­dan y una per­so­na pue­de lle­gar a de­pri­mir­se sin en­con­trar cau­sas cla­ras a esa sen­sa­ción de ago­bio. An­te es­te ti­po de si­tua­cio­nes, las re­co­men­da­cio­nes del bri­llan­te es­ta­dis­ta son las si­guien­tes:

-Cuan­do se sien­ta mal sin sa­ber por qué ra­zón, es­cri­ba en una ho­ja to­das las cau­sas po­si­bles de ma­les­tar que pue­da lle­gar a te­ner. De­je que sus ideas flu­yan li­bre­men­te. Si es ne­ce­sa­rio, lea en voz al­ta.

-Ob­ser­ve atentament­e sus pen­sa­mien­tos en el pa­pel. Se­pa di­fe­ren­ciar lo que avan­za, lo que re­tro­ce­de, lo que per­te­ne­ce al pa­sa­do, lo que ne­ce­si­ta una res­pues­ta ur­gen­te, lo que va­le la pe­na, lo que no tie­ne sa­li­da, lo que pue­de arre­glar­se con ma­yor ra­pi­dez. -Una vez que us­ted di­vi­se de for­ma cuál es esa gran ma­sa pre­ci­sa y con­cre­ta de preo­cu­pa­cio­nes, po­drá vol­ver a ser due­ña del cur­so de su vi­da.

-Ten­ga en cuen­ta que es­cri­bir es una bue­na ca­tar­sis pa­ra el al­ma, ade­más de un buen ejer­ci­cio pa­ra di­vi­sar los pro­ble­mas con cla­ri­dad y po­der en­fren­tar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.