EL APE­GO

Buenas Ideas - - Autoayuda / Belleza -

La ma­yor frus­tra­ción vie­ne por la gen­te, pe­ro la me­jor ben­di­ción tam­bién lle­ga por la gen­te. Cuan­do es­ta­ble­ces un víncu­lo” al­má­ti­co” o ape­ga­do la re­la­ción es tó­xi­ca: cuan­do se ape­ga a una per­so­na in­ten­sa e ín­ti­ma­men­te no de­ja que na­die más se aña­da a su vi­da; cuan­do la re­la­ción que man­tie­ne con el otro es pe­ga­jo­sa, es­ta­rá crean­do un víncu­lo al­má­ti­co. Y sin dar­se cuen­ta ter­mi­na­rá pac- tan­do con esa per­so­na. Ape­go es cuan­do nos ha­ce­mos de­pen­dien­tes de al­guien, de una cir­cuns­tan­cia, de un lu­gar o de una idea, cre­yen­do que es la úni­ca y me­jor. Es­to mar­ca insegurida­d. Que­re­mos que­dar­nos en lo que se lla­ma la “zo­na de con­fort” que es lo que sa­be­mos y co­no­ce­mos, por te­mor a lo des­co­no­ci­do. Pe­ro si no nos arries­ga­mos Dios no pue­de lle­var­nos al pró­xi­mo ni­vel. Hay dos ti­pos de pac­tos: con Dios y el pac­to ma­tri­mo­nial. Pe­ro nun­ca de­be ha­cer un pac­to con otra per­so­na por­que que­da­rá ata­do y li­ga­do a ella, y si cae, la arras­tra­rá a us­ted tam­bién.

To­do pa­sa y to­do cam­bia. No se li­mi­te, no se ate a na­die, avan­ce!!!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.