ACER­CA DEL #10 YEARS CHA­LLEN­GE

Buenas Ideas - - Psicología -

Se po­pu­la­ri­zó en las re­des un cu­rio­so desafío que con­sis­te bá­si­ca­men­te en su­bir una fo­to de ha­ce diez años y com­pa­rar­la con una ac­tual. Es un jue­go que, en pri­me­ra ins­tan­cia es di­ver­ti­do, pe­ro en al­gu­nos ca­sos pue­de no ser­lo tan­to, por­que en­fo­car­se ex­clu­si­va­men­te en la ima­gen pue­de lle­gar a obli­gar a una con­fron­ta­ción no bus­ca­da con los sig­nos inexo­ra­bles del pa­so del tiem­po, que a pe­sar de ser re­co­no­ci­dos - o in­clu­so acep­ta­dos - no ne­ce­sa­ria­men­te desean ex­po­ner­se al es­cru­ti­nio vir­tual.

El ob­je­ti­vo de es­te desafío es de­mos­trar que el pa­so del tiem­po fue pia­do­so o me­jor aún, em­be­lle­ció, se­gún los pa­rá­me­tros que im­pe­ran en es­ta épo­ca, a las per­so­nas, aún con el ami­ga­ble uso del pho­tos­hop. Ese posteo es­pe­ra los co­men­ta­rios elo­gio­sos de los se­gui­do­res o “ami­gos” que, a la vez, re­crean la mis­ma di­ná­mi­ca de mos­trar una ima­gen en mu­chos ca­sos no tan real, pe­ro que se con­vier­te en ver­da­de­ra por­que, en su gran ma­yo­ría, el ti­po de en­cuen­tro es ex­clu­si­va­men­te vir­tual.

Es un jue­go, ob­via­men­te, no tie­ne por­qué re­ves­tir ma­yor tras­cen­den­cia, pe­ro tam­bién pue­de lle­gar a ser una in­vi­ta­ción a re­fle­xio­nar so­bre los cam­bios no ex­ter­nos o su­per­fi­cia­les que bus­ca re­fle­jar es­te desafío, sino los in­ter­nos, los más sig­ni­fi­ca­ti­vos y pro­fun­dos. Es in­te­re­san­te te­ner en cuen­ta que la in­te­rio­ri­dad se ri­ge por pa­rá­me­tros di­fe­ren­tes a los de la ima­gen ex­ter­na; la no­ción de sí mi­mo es­tá cons­ti­tui­da por la per­cep­ción que te­ne­mos de am­bas. En tiem­pos de re­des so­cia­les, re­sul­ta más va­lo­ra­da la se­gun­da, en tan­to no se no­te al­te­ra­da por el pa­so del tiem­po; uno de los me­jo­res elo­gios que al­guien pue­de re­ci­bir es el tan tri­lla­do “es­tás igual”, im­po­si­ble de lo­grar, po­si­ble de si­mu­lar.

Pa­ra­le­la­men­te, po­dría­mos en­fo­car­nos en los cam­bios in­ter­nos, por­que per­ma­ne­cer inal­te­ra­ble des­pués de diez años po­dría dar cuen­ta de una ri­gi­dez que ha­bría ale­ja­do a la per­so­na del pro­pio ser, y pue­de pro­du­cir an­gus­tia e in­con­gruen­cia.

Des­de el Coun­se­ling, acom­pa­ña­mos pro­ce­sos me­dian­te los cua­les las per­so­nas se fo­ca­li­zan en su in­te­rior, des­cu­brien­do o de­ve­lan­do as­pec­tos pro­pios, y me­jo­ran­do su au­to­co­no­ci­mien­to y au­toes­ti­ma. Van ale­ján­do­se así del su­fri­mien­to que cual­quier ri­gi­dez in­ter­na oca­sio­na, y pue­den ge­ne­rar cam­bios con­gruen­tes con la per­so­na que emer­ja, li­bre y res­pon­sa­ble­men­te.

Por to­do es­to, una va­rian­te bien­ve­ni­da del mis­mo jue­go se­ría tra­tar de re­fle­xio­nar so­bre las mo­di­fi­ca­cio­nes que se pro­du­je­ron in­ter­na­men­te des­de ha­ce diez años a es­ta par­te, mien­tras más nu­me­ro­sas me­jor. Qué ale­gría pue­de pro­du­cir des­cu­brir que, con­tra­ria­men­te a las ex­pec­ta­ti­vas que se de­po­si­tan en la ima­gen, se cam­bió y mu­cho, se evo­lu­cio­nó, se tran­si­tó un ca­mino ha­cia su ver­da­de­ro ser.

Qué fe­li­ci­dad no re­sis­tir ar­chi­vos, por­que el pa­so del tiem­po - si bien de­ja huellas en el cuer­po po­co po­pu­la­res en épo­cas de cul­to exa­cer­ba­do a la ima­gen -tam­bién, y afor­tu­na­da­men­te, jun­to con arru­gas y ki­los, trae ex­pe­rien­cias que, vi­ven­cia­das pro­fun­da­men­te, brin­dan la po­si­bi­li­dad de acer­car­se ca­da día, un po­co más, a quien real­men­te se es.

O qui­zás, re­des­cu­brir de­ma­sia­da si­mi­li­tud con aque­lla per­so­na de diez años atrás, ayu­de a pres­tar­se aten­ción, a es­cu­char­se, a pen­sar­se, a prio­ri­zar­se pa­ra, de aho­ra en más, no de­jar pa­sar las opor­tu­ni­da­des de ir mo­di­fi­can­do aque­llo que nos ale­ja de nues­tro ser au­tén­ti­co. Por lo tan­to, bien­ve­ni­do el #10year­scha­llen­ge, pe­ro in­terno, y en ese ca­so mien­tras más cam­bios, me­jor.

Ase­so­ró: Equi­po de Di­fu­sión de Coun­se­ling de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Coun­se­lors

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.