HIER­BAS CU­RA­TI­VAS PA­RA EL CON­TROL DE LA DIA­BE­TES

Con pre­pa­ra­dos na­tu­ra­les a ba­se de al­cau­cil, pe­re­jil, raíz de or­ti­ga, be­rro, es­pi­na­ca, mi­len­ra­ma y arán­da­nos, pue­de lo­grar un efec­ti­vo con­trol del azú­car en san­gre.

Buenas Ideas - - Portada -

La dia­be­tes no tie­ne cu­ra, pe­ro sí tra­ta­mien­to. Ade­más del in­di­ca­do por su mé­di­co, pue­de lle­var a ca­bo mé­to­dos na­tu­ra­les, que ayu­dan a re­du­cir los ni­ve­les de glu­co­sa. En es­te in­for­me, có­mo tra­tar el pie dia­bé­ti­co y las hier­bas que ayu­dan a con­tro­lar la en­fer­me­dad.

Qué es el pie dia­bé­ti­co

Los ni­ve­les ele­va­dos de glu­co­sa en san­gre, ca­rac­te­rís­ti­cos de la en­fer­me­dad, in­clu­so cuan­do no hay sín­to­mas que aler­ten al in­di­vi­duo so­bre la pre­sen­cia de dia­be­tes, pro­du­cen un da­ño pro­gre­si­vo de los ner­vios y de los va­sos san­guí­neos que con­lle­va a se­rias com­pli­ca­cio­nes en­tre las que se en­cuen­tra el de­no­mi­na­do “pie dia­bé­ti­co”. El da­ño pro­gre­si­vo de los ner­vios lle­va a la fal­ta de sen­si­bi­li­dad en los miem­bros in­fe­rio­res (la neu­ro­pa­tía dia­bé­ti­ca), la pér­di­da de sen­si­bi­li­dad fren­te al do­lor, al ca­lor o al frío; y fa­vo­re­ce la ge­ne­ra­ción de le­sio­nes sin que la per­so­na lo ad­vier­ta por lo que un sim­ple cor­te o ras­pa­du­ra pue­de dar lu­gar a la for­ma­ción de una he­ri­da. Por otro la­do, pue­de dar­se una ma­la cir­cu­la­ción y/o dis­mi­nu­ción del flu­jo san­guí­neo en los miem­bros in­fe­rio­res (en­fer­me­dad vas­cu­lar pe­ri­fé­ri­ca o pie is­qué­mi­co) lo que im­pi­de la ci­ca­tri­za­ción y por con­si­guien­te la cu­ra­ción de las he­ri­das.

Có­mo se cu­ra

Am­bas pro­ble­má­ti­cas -la neu­ro­pá­ti­ca y la is­qué­mi­ca­se po­ten­cian y pue­den ge­ne­rar se­rias di­fi­cul­ta­des en las ex­tre­mi­da­des del dia­bé­ti­co, has­ta lle­gar in­clu­so a una gan­gre­na. Si se lle­ga a es­te pun­to, pa­ra evi­tar que se ex­tien­da y co­rra rie­go la vi­da del pa­cien­te, en mu­chos ca­sos el tra­ta­mien­to ha­bi­tual con­sis­te en ex­tir­par qui­rúr­gi­ca­men­te el de­do del pie, el pie y, en oca­sio­nes, has­ta par­te de la pier­na. “El pie dia­bé­ti­co es el res­pon­sa­ble de más del 50 por cien­to de las

ampu­tacio­nes no trau­má­ti­cas. To­da le­sión, so­bre to­do en el pa­cien­te con pie dia­bé­ti­co, de­mo­ra mu­cho tiem­po en ci­ca­tri­zar, por lo que es ma­yor la po­si­bi­li­dad de in­fec­ción y por lo tan­to ma­yor tam­bién la pro­ba­bi­li­dad de ampu­tacio­nes” afir­mó la doc­to­ra Mar­ta Cal­vagno. Hay un tra­ta­mien­to que con­sis­te en la uti­li­za­ción de la bio­tec­no­lo­gía y ha per­mi­ti­do desa­rro­llar otros tra­ta­mien­tos que han lo­gra­do dis­mi­nuir en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va la gra­ve­dad de las le­sio­nes y por con­si­guien­te el nú­me­ro de ampu­tacio­nes. El fac­tor de cre­ci­mien­to epi­dér­mi­co es­ti­mu­la la for­ma­ción de te­ji­do, así co­mo la for­ma­ción de nue­vos va­sos san­guí­neos o an­gio­gé­ne­sis. “Es una for­mu­la­ción in­yec­ta­ble que se apli­ca di­rec­ta­men­te en el si­tio de la he­ri­da y pro­mue­ve el rá­pi­do cie­rre de la le­sión en pa­cien­tes dia­bé­ti­cos que tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra ci­ca­tri­zar sus he­ri­das, y evi­ta la ampu­tación en un al­to por­cen­ta­je de pa­cien­tes con le­sio­nes pro­fun­das que, en mu­chos ca­sos, eran re­sis­ten­tes al tra­ta­mien­to” afir­mó el doc­tor Jo­sé Fer­nán­dez Mon­te­quín. En Ar­gen­ti­na, se uti­li­za des­de ha­ce ape­nas un año, pe­ro ya han si­do aten­di­dos más de 100 pa­cien­tes y el tra­ta­mien­to ha si­do exi­to­so en el 90 por cien­to de los ca­sos. Se in­yec­ta tres ve­ces por se­ma­na en la le­sión, du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te 12 se­ma­nas, la efi­ca­cia es muy rá­pi­da por lo que el pa­cien­te no ne­ce­si­ta in­ter­nar­se. “La in­yec­ción de la mo­lé­cu­la ha­ce que el te­ji­do or­ga­ni­ce el cre­ci­mien­to de aba­jo ha­cia arri­ba y de los bor­des ha­cia el cen­tro en una he­ri­da de pie dia­bé­ti­co”, afir­mó el doc­tor Axel Tols­tano, ci­ru­jano Vas­cu­lar del Hos­pi­tal San­to­jan­ni y del Sa­na­to­rio Mo­de­lo de Bur­za­co.

Hier­bas cu­ra­ti­vas

La dia­be­tes es una en­fer­me­dad cró­ni­ca. Pe­ro lo cier­to es que sí pue­de so­bre­lle­var­se de una ma­ne­ra mu­cho más ade­cua­da si se la tra­ta co­mo co­rres­pon­de, se rea­li­za un plan ali­men­ta­rio es­tric­to y se re­cu­rre a al­gu­nas plan­tas y hier­bas pa­ra di­cha en­fer­me­dad. -Al­gu­nas in­fu­sio­nes com­bi­na­das de ve­ge­ta­les sue­len dar un ex­ce­len­te re­sul­ta­do. Es­ta es una ideal pa­ra to­mar an­tes de las co­mi­das: pre­pa­rar una in­fu­sión con to­ron­jil, pe­re­jil, apio, ju­go de li­món y or­ti­ga y be­ber­la a dia­rio du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do, pa­ra ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos. -Tam­bién la in­fu­sión de eu­ca­lip­to sue­le ser ex­ce­len­te pa­ra re­du­cir los ni­ve­les de azú­car en san­gre. Sim­ple­men­te, ha­cer her­vir ho­jas de la plan­ta en agua du­ran­te 15 mi­nu­tos, de­jan­do re­po­sar 5 más, an­tes de co­lar y be­ber. Em­plear a dia­rio. -Otro de los gru­pos ali­men­ta­rios que sue­len ser muy bue­nos pa­ra la dia­be­tes son las plan­tas con un al­to con­te­ni­do de yo­do. En­tre ellas se en­cuen­tran las es­pi­na­cas y los be­rros. Por lo tan­to, es im­pres­cin­di­ble in­cor­po­rar­los en la ali­men­ta­ción dia­ria.

-El re­me­dio tra­di­cio­nal más fa­mo­sos con re­la­ción a es­ta en­fer­me­dad es la pul­pa del aloe ve­ra.

-En­tre otros, los ali­men­tos con­si­de­ra­dos co­mo be­né­fi­cos son los al­cau­ci­les y la sal­via. En es­te sen­ti­do, el vino de sal­via es ex­ce­len­te pa­ra ba­jar el ni­vel de azú­car. Pa­ra ela­bo­rar­lo, se de­ben her­vir 100 g de ho­jas de sal­via en un li­tro de buen vino du­ran­te dos mi­nu­tos. De­jar que se en­fríe y co­lar. Es ne­ce­sa­rio to­mar­se un va­si­to des­pués de ca­da co­mi­da.

-Pa­ra los dia­bé­ti­cos, la in­fu­sión de raíz de or­ti­ga es bue­na ya que re­du­ce la glu­co­sa en la san­gre. Es­ta se pre­pa­ra con 25 g de raíz de or­ti­ga y ½ li­tro de agua. Se po­ne a her­vir la raíz de or­ti­ga en el agua, a fue­go len­to, du­ran­te unos mi­nu­tos y a con­ti­nua­ción se re­ti­ra del fue­go y se cue­la.

- Otros ali­men­tos que ayu­dan a con­tro­lar el azú­car son la ce­bo­lla, el ajo, los ali­men­tos ri­cos en fi­bra, el pes­ca­do, la ce­ba­da, el bró­co­li, el curry, la ca­ne­la, la ave­na, las nue­ces, las fru­tas y ver­du­ras.

- Co­mer pe­re­jil fres­co en ayu­nas tam­bién ayu­da a con­tro­lar la glu­co­sa en san­gre. -To­mar unas ra­mas de pe­re­jil y ma­ce­rar en vino blan­co to­da la no­che. Lue­go, be­ber una ta­za du­ran­te el día si­guien­te. -La­var muy bien un ma­no­jo de be­rro y pi­car. Lue­go, co­lo­car en la li­cua­do­ra jun­to con un va­so de agua. Ba­tir por unos ins­tan­tes y co­lar. To­mar es­te ju­go to­das las ma­ña­nas. -Po­ner en una ta­za de agua hir­vien­do 1 cdi­ta. de ho­jas de no­gal, 1 de sal­via y 1 de dien­te de león. Ta­par, de­jar re­po­sar y co­lar. Be­ber 1 ta­za ve­ces al día.

-Her­vir du­ran­te 5 mi­nu­tos 2 cdas. de oré­gano en 1 ta­za de agua. To­mar 1 ta­za dia­ria­men­te.

-La­var, par­tir por la mi­tad y ex­traer el ju­go de 1 po­me­lo. To­mar es­te ju­go dia­ria­men­te en es­pe­cial por la ma­ña­na. Si desea pue­de mez­clar­lo con un po­co de agua. -Ver­ter 1 cdi­ta. de flo­res de mi­len­ra­ma en una ta­za de agua que es­té hir­vien­do. Ta­par, de­jar re­po­sar y co­lar. To­mar tres ta­zas al día du­ran­te seis me­ses. La mi­len­ra­ma po­see al­gu­nos de los mis­mos in­gre­dien­tes ac­ti­vos de a in­su­li­na. De allí que sea be­ne­fi­cio­sa pa­ra con­tro­lar la dia­be­tes.

-De­jar, en re­mo­jo 2 cdas. de ho­jas de arán­dano en 1/2 ta­za de agua du­ran­te 3 ho­ras. Des­pués, agre­gar 1/2 ta­za de agua que es­té hir­vien­do. Ta­par y es­pe­rar 15 mi­nu­tos. To­mar una ta­za tres ve­ces al día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.