¿QUE LE PA­SA A NUES­TRA PA­RE­JA?

Buenas Ideas - - Pareja - Fuen­te: Quie­ro es­tar bien en pa­re­ja, de la Lic. Bea­triz Gold­berg, Lu­men.

Es bas­tan­te fre­cuen­te, en pa­re­jas que se han for­ma­do en “la tier­na ju­ven­tud”, que es­tén más car­ga­das de idea­les e ilu­sio­nes que de ex­pe­rien­cia. Tal vez, por ejem­plo,en la es­ca­la de va­lo­res en su cos­mo­vi­sión del mun­do, el di­ne­ro no ocu­pa­ba un lu­gar pre­pon­de­ran­te y am­bos te­nían la cer­te­za de que po­drían so­bre­vi­vir a to­do, úni­ca­men­te por el he­cho de es­tar jun­tos y amar­se. Pa­sa­dos los años, cer­ca de los 40 (co­me­zón tí­pi­ca, épo­ca de re­plan­teos y se­pa­ra­cio­nes), es po­si­ble que, al atra­ve­zar cri­sis más in­ten­sas y/o pro­fun­das, la per­cep­ción del di­ne­ro cam­bie en uno o am­bos miem­bros. Tal vez, el di­ne­ro tie­ne ma­yor im­por­tan­cia pa­ra uno, mien­tras que pa­ra el otro si­gue sien­do se­cun­da­rio. Otros ejem­plos son: “él es gas­ta­dor” o “A ella no le gus­ta sa­lir”. Mu­chas ve­ces se cree que la otra per­so­na va a cam­biar pe­ro con el tiem­po es­tos “de­ta­lle­ci­tos” no só­lo si­guen es­tan­do ahí sino que en mu­chas oca­sio­nes has­ta se po­ten­cian. Pue­de ser que, al prin­ci­pio una de las par­tes ha­ya ce­di­do. Re­sul­ta­do: nun­ca cam­bió y la pa­re­ja es­tá me­dio que­bra­da.

Hay que es­ta­ble­cer nue­vos con­tra­tos y “re­crear” la pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.