PAJAROS SIN ESTRES

Las aves más pro­pen­sas a su­frir es­trés son las na­ci­das en li­ber­tad, y den­tro de ellas, las que fue­ron cap­tu­ra­das de adul­tas. Có­mo evi­tar­lo.

Buenas Ideas - - Trucos Mascotas -

El pá­ja­ro no de­be vi­vir en me­dio de co­rrien­tes de ai­re ni en lu­ga­res que su­fran cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra o que ten­gan sol di­rec­to en ve­rano. Hay que pro­te­ger­los de los rui­dos molestos y co­lo­car­los en si­tios ele­va­dos pa­ra do­si­fi­car la luz que re­ci­ben en fun­ción de la épo­ca del año: si os­cu­re­ce a las 20, a las 20 tie­nen que es­tar a os­cu­ras, lo que se lo­gra­rá apa­gan­do la luz o cu­brien­do la jau­la con te­las que la ta­pen, cuan­do com­par­ten ha­bi­ta­ción con la fa­mi­lia.

Un error co­mún es ubi­car­los en las co­ci­nas, lle­nas de tó­xi­cos que los per­ju­di­can. En cuan­to a la jau­la, ade­más de que ten­ga dos o más po­sa­de­ros, hay ta­ma­ños mí­ni­mos que res­pe­tar pa­ra no es­tre­sar­los ni da­ñar sus plu­mas por el con­tac­to con los hie­rros. Y so­bre la die­ta, hay que ga­ran­ti­zar el equi­li­brio en­tre los gra­nos, el aporte de ver­du­ras y el de pro­teí­nas (in­sec­tos y pe­da­ci­tos de hue­vo du­ro).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.