TEN­GO PA­TIO ¿TEN­GO QUE PA­SEAR AL PE­RRO?

No co­me­ta el error de pen­sar que, por­que vi­ve en una ca­sa con pa­tio o jar­dín, su mas­co­ta no ne­ce­si­ta sa­lir a dar una vuel­ta.

Buenas Ideas - - Belleza | Manualidad­es -

El pa­seo pa­ra los pe­rros es al­go fun­da­men­tal, vi­va la mas­co­ta en un de­par­ta­men­to, co­mo en una ca­sa con pa­tio o jar­dín. Qui­zás va­ríe el tiem­po de la vuel­ta, pe­ro nun­ca de­be pos­po­ner­se ya que es una ac­ti­vi­dad re­la­jan­te pa­ra el pe­rro. Le per­mi­te li­be­rar ten­sio­nes, ha­cer ejer­ci­cio e in­ter­ac­tuar con otros ani­ma­les y per­so­nas, al­go que me­jo­ra con­si­de­ra­ble­men­te su for­ma de ac­tuar y dis­mi­nu­ye la agre­si­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.