CO­MO HA­CER QUE NO DI­GAN MA­LAS PA­LA­BRAS

Buenas Ideas - - Chicos -

- En­sé­ñe­le con el ejem­plo; ésa es la guía de apren­di­za­je en ese cam­po. Si us­ted las pro­nun­cia, dis­cúl­pe­se de­lan­te de él. La edu­ca­ción se ba­sa en vi­vir cohe­ren­te­men­te.

-Si un adul­to de la fa­mi­lia mal­di­ce, llá­me­le la aten­ción de­lan­te de su hi­jo pa­ra que vea que es una con­duc­ta inad­mi­si­ble en cual­quier edad.

- De­mués­tre­le que hay ex­pre­sio­nes al­ter­na­ti­vas pa­ra los in­sul­tos.

- No co­men­te con otras per­so­nas lo que él ha di­cho de­lan­te del ni­ño. Es­ta actitud ha­rá que se sien­ta im­por­tan­te y lo ani­ma­rá a se­guir re­cu­rrien­do a esas pa­la­bras ca­da vez que quie­ra lla­mar la aten­ción.

- In­ten­te ha­cer­le ver que las ma­las pa­la­bras pue­den ser hi­rien­tes. Mu­chas ve­ces es ne­ce­sa­rio ex­pli­car el sig­ni­fi­ca­do de lo que es­tá di­cien­do. Es muy pro­ba­ble que cuan­do su hi­jo di­ga que "su her­mano es un mo­gó­li­co", no se­pa el ver­da­de­ro sen­ti­do de lo que es­tá ex­pre­san­do. - Cuan­do es to­da­vía pe­que­ño, el ni­ño pro­nun­cia cier­tas pa­la­bras pa­ra ver el im­pac­to que pro­du­cen. En oca­sio­nes es me­jor no reac­cio­nar pa­ra no dar­les di­men­sión. Es pro­ba­ble que al ca­bo de un tiem­po su hi­jo se de­sin­te­re­se y de­je de pro­nun­ciar­las.

- Aun­que a ve­ces pue­de pro­du­cir gra­cia, in­ten­te no reír­se cuan­do su hi­jo di­ga al­gu­na ex­pre­sión dis­pa­ra­ta­da.

- Que su hi­jo en­tien­da que son pa­la­bras de mal gus­to y que en lu­gar de enal­te­cer a su per­so­na, no ha­rá más que pro­mo­ver una ma­la ima­gen de sí mis­mo.

Fuen­te: Guía prác­ti­ca pa­ra pa­dres, Editorial Al­ba­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.