CO­MO EQUI­LI­BRAR TRA­BA­JO Y FA­MI­LIA

Buenas Ideas - - Empleo | Cocina -

Si es una ma­dre que tra­ba­ja, de­be or­ga­ni­zar­se y no sen­tir cul­pa.

El prin­ci­pal do­lor de ca­be­za de to­da ma­dre tra­ba­ja­do­ra es el cui­da­do de sus hi­jos. Exis­ten di­fe­ren­tes op­cio­nes. In­ves­ti­gue cui­da­do­sa­men­te to­das las al­ter­na­ti­vas has­ta en­con­trar aque­lla con la que se sien­ta más có­mo­da. Red de con­ten­ción: Una red de con­ten­ción com­pues­ta por su pa­re­ja pa­re­ja, su fa­mi­lia y sus ami­gos es de vit vi­tal im­por­tan­cia. Cuan­do es­té más ali­via­da tam­bién ofrez­ca ayu­da a los de­más, de mo­do de no sen­tir­te cul­pa­ble cuan­do ten­ga que re­cu­rrir a ellos. Y siem­pre es bueno po­der char­lar con al­guien cuan­do la an­gus­tia la so­bre­pa­sa.

Fle­xi­bi­li­dad y for­ta­le­za: El pri­mer pa­so pa­ra lo­grar un equi­li­brio exi­to­so es com­pa­ti­bi­li­zar sus ho­ra­rios la­bo­ra­les con sus obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res. Los tra­ba­jos de me­dio tiem­po, los em­pleos que pue­den ejer­cer­se des­de ca­sa, y las li­cen­cias la­bo­ra­les con re­em­pla­zo son op­cio­nes in­tere­san­tes.

Ase­gú­re­se de te­ner ho­ra­rios de sa­li­da fi­jos en el tra­ba­jo. Nun­ca lo­gra­rá un equi­li­brio si lle­ga tar­de to­do el tiem­po a po­ner sus ni­ños en la ca­ma. Y tam­po­co es po­si­ti­vo pa­ra su vi­da pri­va­da lle­var­se tra­ba­jo a ca­sa. Sin em­bar­go, hay que con­ser­var la pers­pec­ti­va: el mun­do no se de­rrum­ba­rá si lle­ga 5 mi­nu­tos más tar­de a re­co­ger a sus hi­jos de la es­cue­la, o si oca­sio­nal­men­te ne­ce­si­tas pe­dir un po­co más de tiem­po pa­ra en­tre­gar un re­por­te la­bo­ral. Y ol­ví­de­se de la cul­pa: a me­nos de que se con­vier­ta en la “Mu­jer Ma­ra­vi­lla” nun­ca lo­gra­rá sa­tis­fa­cer al cien por cien­to ni a su em­plea­dor ni a su fa­mi­lia.

Tiem­po pa­ra us­ted mis­ma: Las mu­je­res ha me­nu­do nos sen­ti­mos tan cul­pa­bles por no de­di­car su­fi­cien­te tiem­po a nues­tros hi­jos que no de­ja­mos na­da de tiem­po pa­ra re­la­jar­nos. Una se­sión de ma­sa­jes de vez en cuan­do, o vi­si­tas re­gu­la­res al gim­na­sio la ayu­da­rán a des­car­gar el es­trés, y to­mar­se un re­creo tan­to de las pre­sio­nes la­bo­ra­les co­mo de las fa­mi­lia­res. ¡Igual­men­te im­por­tan­te es de­di­car tiem­po a la pa­re­ja!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.