TIPS PA­RA RE­CI­BIR IN­VI­TA­DOS

Ideas cla­ves pa­ra ser una an­fi­trio­na per­fec­ta

Buenas Ideas - - Cocina | Hogar -

* Una me­sa bien pre­sen­ta­da es esen­cial, ya que ex­pre­sa a nues­tros in­vi­ta­dos que ellos me­re­cen nues­tro es­me­ro y cui­da­do. No ha­ce fal­ta más que con­tro­lar que la va­ji­lla sea to­da del mis­mo jue­go y es­té en per­fec­tas con­di­cio­nes.

* Lo más sen­ci­llo: un man­tel li­so com­bi­na­do con unas ser­vi­lle­tas con di­bu­jos o de un co­lor que con­tras­te, y en el cen­tro, flo­res fres­cas en una fuen­te re­don­da, de bor­des ba­jos pa­ra no in­co­mo­dar la vis­ta.

* Siem­pre hay que es­tar pre­pa­ra­das pa­ra el in­vi­ta­do pun­tual... Es nues­tro má­xi­mo te­mor: ¡sue­na el tim­bre y aún no nos he­mos ma­qui­lla­do! Con­se­jo: arre­glar­se una ho­ra an­tes, y ter­mi­nar los pre­pa­ra­ti­vos una vez ves­ti­das, pei­na­das y ma­qui­lla­das.

* Una ce­na ne­ce­si­ta te­ner al­go de mo­vi­mien­to, no con­vie­nen las so­bre­me­sas lar­gas. Lo ideal es -una vez ter­mi­na­do el pos­tre- ofre­cer el ca­fé en el li­ving o la te­rra­za.

* Cuan­do hay in­vi­ta­dos que no se co­no­cen y el gru­po es re­du­ci­do (has­ta 12 per­so­nas), es cru­cial que los an­fi­trio­nes los pre­sen­ten y, a lo lar­go de la ve­la­da, se ase­gu­ren de que to­dos ten­gan un mo­men­to pa­ra ha­blar.

* An­tes de que lle­guen los in­vi­ta­dos, con­tro­lar por úl­ti­ma vez el ba­ño de vi­si­tas. De­be es­tar im­pe­ca­ble y siem­pre con un ro­llo de pa­pel hi­gié­ni­co de re­pues­to. No hay na­da peor que des­cu­brir, una vez que to­dos se han ido, que se ha­bía aca­ba­do el pa­pel.

* En una reunión so­cial nun­ca, ja­más, re­la­tar un via­je en­te­ro, por más fas­ci­nan­te que nos ha­ya pa­re­ci­do. Sí se cuen­tan bre­ves anéc­do­tas, o te­mas re­la­cio­na­dos en los que los de­más pue­dan par­ti­ci­par.

* Si al­gún in­vi­ta­do trae de re­ga­lo un vino, unos dul­ces pa­ra el ca­fé o un pos­tre, no ol­vi­de­mos ser­vir­los y ofre­cer­los. Pe­ro si nues­tro vino es me­jor, y nues­tro pos­tre im­ba­ti­ble... ofrez­cá­mos­los tam­bién, por su­pues­to, y que juz­guen los in­vi­ta­dos.

Una vez, so­ña­mos los dos que no nos co­no­cía­mos. Y nos co­no­cía­mos. Y nos des­per­ta­mos a ver si era ver­dad. Ra­bin­dra­nath Ta­go­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.