Azu­le­jos pin­ta­dos.

Buenas Ideas - - Sumario -

A una vie­ja chi­me­nea pue­de re­no­var­la in­cor­po­rán­do­le una guar­da de azu­le­jos pin­ta­da por us­ted mis­ma. Si no tie­ne una, pue­de ha­cer el mis­mo mo­ti­vo pa­ra azu­le­jos del ba­ño o la co­ci­na, o bien, pa­ra pin­tar un pla­to de­co­ra­ti­vo.

Ma­te­ria­les:

* azu­le­jos de 15 cm x 15 cm

* cú­ter pa­ra azu­le­jos y mar­ca­dor

* re­gla

* lá­piz

* pa­pel ti­sú

* pin­ce­les pa­ra pin­tu­ra

* lí­qui­do en­mas­ca­ra­dor

* pa­pel pa­ra más­ca­ra o cin­ta ad­he­si­va en­mas­ca­ra­do­ra

* pin­tu­ra pa­ra ce­rá­mi­ca o de es­mal­te

* cu­chi­llo

* agua­rrás

* pa­pel de cal­car

* pa­pel car­bón

Pa­so a pa­so:

1- Si su chi­me­nea no tie­ne la al­tu­ra pa­ra una can­ti­dad exac­ta de azu­le­jos, ten­drá que cor­tar uno de ellos a la me­di­da ne­ce­sa­ria. Pa­ra ello, mar­que una lí­nea ra­yan­do el la­do es­mal­ta­do del azu­le­jo y con un cú­ter es­pe­cial, cor­te a lo lar­go de la lí­nea mar­ca­da. Reali­ce el cálcu­lo de los azu­le­jos que va a ne­ce­si­tar y co­ló­que­los en una fi­la. Már­que­los por de­trás con un nú­me­ro co­rre­la­ti­vo, del uno al seis o los que ten­ga. En los can­tos de am­bos la­dos, así co­mo en el canto su­pe­rior del azu­le­jo su­pe­rior, mar­que a lá­piz una dis­tan­cia de 2,5 cm a in­ter­va­los re­gu­la­res. Tra­ce con una re­gla, una lí­nea de unión en­tre es­tos pun­tos mar­ca­dos, ya que se­ña­lan la fran­ja. Lue­go tra­ce con un lá­piz una lí­nea on­du­la­da que atra­vie­se es­te bor­de por am­bos la­dos. Ha­ga lo mis­mo en la par­te su­pe­rior. Las lí­neas en los dos bor­des la­te­ra­les tie­nen que ser si­mé­tri­ca­men­te opues­tas, co­mo la ima­gen en el es­pe­jo.

2- Tra­ce las lí­neas on­du­la­das con un pin­cel hu­me­de­ci­do con lí­qui­do en­mas­ca­ra­dor pa­ra acua­re­las, en for­ma rá­pi­da. Des­pués, con el mis­mo lí­qui­do y en­tre es­tas lí­neas on­du­la­das, mar­que unos pe­que­ños círcu­los a dis­tan­cias re­gu­la­res, que lue­go se­rán los pun­tos blan­cos del di­bu­jo.

3- Una vez que el lí­qui­do es­té com­ple­ta­men­te se­co, mez­cle la pin­tu­ra de co­lor bor­go­ña con dos par­tes de ro­jo y una par­te de azul. Si no quie­re que el azu­le­jo pa­rez­ca pin­ta­do a mano, pe­gue cin­ta o pa­pel pro­tec­tor a lo lar­go de las lí­neas de lá­piz an­tes de em­pe­zar a pin­tar, pa­ra con­se­guir una se­pa­ra­ción lim­pia y bien mar­ca­da. Apli­que la pin­tu­ra de co­lor bor­go­ña, pri­me­ro en el canto, y des­pués cu­brien­do to­do el área de la fran­ja, in­clu­so en­ci­ma del lí­qui­do pro­tec­tor. Ten­ga cui­da­do de no so­bre­pa­sar la lí­nea mar­ca­da con lá­piz y tra­te de apli­car una ca­pa uni­for­me y fi­na. Lue­go, apli­que una se­gun­da ca­pa, un po­co más grue­sa.

4- Cuan­do las dos ca­pas es­tén se­cas, re­ti­re el lí­qui­do en­mas­ca­ra­dor con el fi­lo del cú­ter. Ti­re ha­cia aba­jo de ca­da uno de los azu­le­jos ayu­dán­do­se con el fi­lo del cú­ter pa­ra se­pa­rar­lo con cui­da­do. No se preo­cu­pe si no se se­pa­ra del to­do con un so­lo ti­rón, o si se se­pa­ra irre­gu­lar­men­te cual­quier tro­ci­to que que­de ad­he­ri­do se pue­de eli­mi­nar ras­can­do sua­ve­men­te. Cuan­do ha­ya re­ti­ra­do to­do el lí­qui­do en­mas­ca­ra­dor, lim­pie y re­pa­se los bor­des de la lí­nea on­du­la­da con ayu­da del cú­ter. Des­pués se vuel­ve a re­pa­sar con un pin­cel hu­me­de­ci­do en agua­rrás, pa­ra ase­gu­rar una lim­pie­za de­fi­ni­ti­va. 5- Vuel­va a co­lor los azu­le­jos en una fi­la, en el or­den nu­mé­ri­co que ha­ya mar­ca­do pre­via­men­te. A lá­piz mar­que la lí­nea cur­va­da del ta­llo, de un la­do al otro, en el área cen­tral. Aña­da los ta­llos más pe­que­ños, las ho­jas y los pen­sa­mien­tos. Tal vez le re­sul­te más fá­cil si an­tes rea­li­za el di­bu­jo so­bre un pa­pel de cal­car y el pa­pel car­bón lo va pa­san­do so­bre los azu­le­jos. De es­te mo­do es po­si­ble ase­gu­rar que los dos di­se­ños aca­ba­dos a am­bos la­dos de la chi­me­nea sean idén­ti­cos.

6- Una vez que el co­lor ver­de cla­ro se ha­ya se­ca­do, con­ti­núe con el ver­de más os­cu­ro, pri­me­ro pa­ra el ta­llo y des­pués las ho­jas. Pri­me­ro se pin­ta la par­te más os­cu­ra de la ho­ja, se lim­pia el pin­cel y lue­go, hu­me­de­cien­do el pin­cel en un po­co de agua­rrás, la pin­tu­ra se va dis­tri­bu­yen­do sua­ve­men­te ha­cia el área de las ho­jas de co­lor más os­cu­ro gra­duan­do el co­lor de tal for­ma que ten­ga cier­ta si­mi­li­tud con una acua­re­la.

7- Los pé­ta­los de los pen­sa­mien­tos se pin­tan de la mis­ma for­ma que el ver­de os­cu­ro de las ho­jas. Pri­me­ro se pin­tan los pé­ta­los ama­ri­llos y, una vez com­ple­ta­men­te se­cos, se pin­tan los ro­jos.

8- Cuan­do se ha­ya se­ca­do la pin­tu­ra ro­ja, se pue­de apli­car la ne­gra en el cen­tro de ca­da flor. Se em­plea un pin­cel de ta­ma­ño me­diano pa­ra mar­car el cen­tro y se si­gue ha­cia el ex­te­rior, dan­do sua­ves pin­ce­la­das pa­ra dar la im­pre­sión de un de­li­ca­do es­tam­bre. An­tes de co­lo­car los azu­le­jos en su si­tio, to­dos los co­lo­res tie­nen que es­tar com­ple­ta­men­te se­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.