No­ta de ta­pa: El bo­ti­quín na­tu­ral pa­ra tra­tar ar­tri­tis, ar­tro­sis y reuma.

Buenas Ideas - - Sumario -

Si le due­len las ar­ti­cu­la­cio­nes, cree que pa­de­ce ar­tro­sis o le han diag­nos­ti­ca­do ar­tri­tis reuma­toi­dea, ten­ga en cuen­ta es­te lis­ta­do de ali­men­tos y re­me­dios ca­se­ros que de­ben in­te­grar su bo­ti­quín na­tu­ral. Ade­más, una in­fal­ta­ble die­ta an­ti­in­fla­ma­to­ria. No de­je de con­sul­tar a su mé­di­co.

A pe­sar de no ser he­re­di­ta­ria, la ar­tri­tis reuma­toi­de es una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne que se desa­rro­lla en per­so­nas con una es­pe­cial pre­dis­po­si­ción. De cau­sa aún des­co­no­ci­da, al­gu­nos es­tu­dios la han aso­cia­do con cier­tos agen­tes in­fec­cio­sos, co­mo vi­rus o bac­te­rias, aun­que to­da­vía no hay evi­den­cia su­fi­cien­te. Se pien­sa lo con­tra­rio, pe­ro la ar­tri­tis reuma­toi­de no es tí­pi­ca de eda­des avan­za­das, a pe­sar de que los an­cia­nos tam­bién la su­fren. Se diag­nos­ti­ca con más fre­cuen­cia en­tre los 45 y los 55 años, mien­tras que otra va­rie­dad es ca­rac­te­rís­ti­ca de los ni­ños.

El da­ño que pro­vo­ca se con­cen­tra en la mem­bra­na si­no­vial de las ar­ti­cu­la­cio­nes mó­vi­les, pe­ro pue­de afec­tar a otras es­truc­tu­ras co­mo la piel, con la for­ma­ción de nó­du­los (lla­ma­dos reuma­toi­des) que se desa­rro­llan en zo­nas de ro­ce, co­mo co­dos o dor­so de de­dos de ma­nos y pies e, in­clu­so, en el in­te­rior del or­ga­nis­mo.

Die­ta an­ti­in­fla­ma­to­ria

Aun­que to­da­vía no hay evi­den­cia su­fi­cien­te pa­ra re­co­men­dar a las per­so­nas con ar­tri­tis que adop­ten die­tas es­pe­cia­les, al­gu­nos es­tu­dios su­gie­ren que una die­ta ri­ca en áci­dos gra­sos ome­ga 3 y an­ti­oxi­dan­tes ayu­da a mi­ti­gar la in­fla­ma­ción. Se co­no­ce que las pros­ta­glan­di­nas de la se­rie 3 (PG3), que se fa­bri­can a par­tir del áci­do ei­cos­pen­ta­enoi­co (EPA), son an­ti­in­fla­ma­to­rias.

Pro­vie­nen de áci­dos gra­sos de la fa­mi­lia ome­ga 3, que tie­nen al áci­do al­fa­li­no­lé­ni­co (LNA) co­mo el áci­do gra­so ini­cial.

El LNA es­tá, so­bre to­do, en el acei­te de lino, el acei­te de cár­ta­mo, las nue­ces, los ve­ge­ta­les de ho­ja ver­de y los pes­ca­dos azu­les co­mo el sal­món, la tru­cha, el atún, las sar­di­nas y al­gu­nas al­gas ma­ri­nas, que el or­ga­nis­mo tran­sfor­ma en EPA.

Cual­quier fun­ción del me­ta­bo­lis­mo ne­ce­si­ta de­ter­mi­na­dos nu­trien­tes, co­mo vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. En el ca­so de un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio, las más ne­ce­sa­rias son la vi­ta­mi­na C y E, la B3 y B6 y el zinc. Tam­bién se apun­ta a la vi­ta­mi­na D co­mo li­mi­ta­do­ra de la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad. Es­tos nu­trien­tes, que se con­si­guen a tra­vés de una die­ta equi­li­bra­da y va­ria­da, for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, res­pon­sa­ble de ma­ne­jar el pro­ce­so in­fla­ma­to­rio, y fa­vo­re­cen la pro­duc­ción de pros­ta­glan­di­nas an­ti­in­fla­ma­to­rias.

El so­bre­pe­so, una die­ta ba­ja en cal­cio o ri­ca en al­cohol, con­su­mir ali­men­tos con al­tos ín­di­ces de pu­ri­nas que aumentan el áci­do úri­co o una in­ges­ta ex­ce­si­va de vís­ce­ras y car­nes ro­jas son al­gu­nos fac­to­res que pue­den fa­vo­re­cer la ar­tri­tis. Por es­te mo­ti­vo, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan se­guir las mis­mas pau­tas de ali­men­ta­ción que se acon­se­jan al res­to de la po­bla­ción y que se re­su­men en: se­guir una die­ta va­ria­da y equi­li­bra­da, in­sis­tir en las ver­du­ras, fru­tas y ce­rea­les, y re­du­cir el con­su­mo de gra­sa, ali­men­tos que aumentan el co­les­te­rol, al­cohol y sal.

El bo­ti­quín na­tu­ral

Ten­ga en cuen­ta es­tos con­se­jos ca­se­ros, sin de­jar de con­sul­tar a su mé­di­co. Es­tos tra­ta­mien­tos no re­em­pla­zan la me­di­ca­ción. -Vi­na­gre. Uno de los re­me­dios ca­se­ros contra la ar­tri­tis más re­co­men­da­bles con­sis­te en pre­pa­rar una mez­cla de vi­na­gre de man­za­na y agua ca­lien­te. Se co­lo­ca 1 cda. de vi­na­gre por ca­da va­so de agua y, si fue­ra ne­ce­sa­rio, se aña­de un po­co de miel pa­ra evi­tar el sa­bor agrio. Ajo. El ajo es uno de los ve­ge­ta­les con ma­yo­res po­de­res cu­ra­ti­vos. Y, co­mo era de es­pe­rar, tam­bién sir­ve pa­ra tra­tar na­tu­ral­men­te la ar­tri­tis. Es­te re­me­dio sim­ple­men­te con­sis­te en co­mer dien­tes de ajo cru­dos en ayu­nas. La idea es co­men­zar con unos tres o cua­tro dia­rios has­ta lle­gar, pro­gre­si­va­men­te, a los diez o do­ce dia­rios. Abe­dul. El abe­dul, de­bi­do a sus pro­pie­da­des diu­ré­ti­cas y des­in­fla­ma­to­rias, tam­bién fun­cio­na muy bien pa­ra ali­viar los sín­to­mas de la ar­tri­tis. Dos o tres ta­zas dia­rias de una in­fu­sión de ho­jas de abe­dul son su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ayu­dar a des­com­pri­mir la in­fla­ma­ción que pro­du­ce la ar­tri­tis.

Té de hier­bas. Ti­sa­nas de hier­bas co­mo la co­la de ca­ba­llo, la la­van­da o la ma­dre­sel­va tam­bién pue­den co­la­bo­rar a mo­do de re­me­dios na­tu­ra­les contra la ar­tri­tis.

Miel. Uno de los más co­mu­nes y siem­pre di­vul­ga­dos en ma­te­ria de las do­len­cias de ar­tri­tis es la de to­mar 2 cdas. de miel de abe­ja con las co­mi­das. En lo po­si­ble, acom­pa­ña­das con una in­fu­sión de man­za­ni­lla, ya que es­ta hier­ba tie­ne pro­pie­da­des anal­gé­si­cas y des­in­fla­ma­to­rias.

Ce­re­zas. Las ce­re­zas tam­bién es­tán den­tro de los re­me­dios ca­se­ros contra la ar­tri­tis. Pue­de con­su­mir­las va­rias ve­ces al día y tam­bién in­cor­po­rar­las a pos­tres co­mo en­sa­la­da de fru­tas. De ser po­si­ble, sin agre­ga­do de azú­car. Pe­re­jil. Den­tro de los re­me­dios na­tu­ra­les pa­ra la ar­tri­tis, uno que sue­le ser bas­tan­te em­plea­do es la ti­sa­na de pe­re­jil. Sim­ple­men­te de­be to­mar unos bue­nos ata­dos de la hier­ba y her­vir­los en agua du­ran­te unos po­cos mi­nu­tos, apa­gan­do y de­jan­do re­po­sar unos 15 mi­nu­tos más an­tes de co­lar. Lo ideal es be­ber un po­co an­tes de ca­da co­mi­da. Acei­te de pes­ca­do o de se­mi­llas de li­na­za. Pue­de con­se­guir­los en cáp­su­las. Los áci­dos gra­sos ome­ga-3 ami­no­ran la in­fla­ma­ción y el des­gas­te de car­tí­la­go.

Té de se­mi­llas de apio. Pon­ga 1 cdi­ta. de se­mi­llas de apio en una ta­za. Lle­ne la ta­za de agua hir­vien­do y cu­bra. De­je re­po­sar por 15 mi­nu­tos. Cue­le y be­ba 3 ta­zas dia­rias cuan­do ten­ga un ata­que de ar­tri­tis.

Cho­pi­ta y su ba­ta­lla

Ami­ga de la ca­sa, su con­mo­ve­do­ra his­to­ria fue re­la­ta­da en más de una opor­tu­ni­dad en es­tas pá­gi­nas y la re­per­cu­sión siem­pre fue la mis­ma: in­creí­ble. Es que Cho­pi­ta Pe­re­da, una mu­jer uru­gua­ya que re­si­de en Bue­nos Ai­res, su­peró un se­ve­ro cua­dro de ar­tri­tis reuma­toi­dea, po­nien­do en prác­ti­ca la Teo­ría de la lu­bri­ca­ción, tal co­mo la in­di­ca­ba Da­le Ale­xan­der en el to­mo II de su co­lec­ción de­di­ca­da al te­ma. Es­ta teo­ría ba­sa la cu­ra­ción en la in­ges­ta de una do­sis dia­ria de acei­te de hí­ga­do de ba­ca­lao, te­ra­pia que no só­lo cu­ra cua­dros de ar­tri­tis reuma­toi­dea: tam­bién es re­co­men­da­ble pa­ra el tra­ta­mien­to de os­teo­po­ro­sis u otros cua­dros reu­má­ti­cos que in­clu­yan in­fla­ma­ción de ar­ti­cu­la­cio­nes. Se­gún re­la­ta Cho­pi­ta en su li­bro La ar­tri­tis y yo, que tie­ne en su ha­ber na­da me­nos que diez re­edi­cio­nes, el acei­te de hí­ga­do de ba­ca­lao se de­be con­su­mir por la ma­ña­na en ayu­nas, di­lui­do con le­che en­te­ra o ju­go de na­ran­ja. En su pu­bli­ca­ción la au­to­ra re­co­mien­da una die­ta a se­guir, don­de abun­dan los pes­ca­dos, los lácteos en­te­ros, el agua mi­ne­ral, los ju­gos, las ver­du­ras y las fru­tas. Hoy en día se sa­be que el acei­te de hí­ga­do de ba­ca­lao es muy ri­co en vi­ta­mi­nas A y D, y en áci­dos gra­sos ome­ga-3. Es­tos tres com­po­nen­tes son los re­me­dios básicos pa­ra cu­rar las ar­ti­cu­la­cio­nes in­fla­ma­das.

Más tra­ta­mien­tos ca­se­ros

Es­ta re­ce­ta es ideal pa­ra com­ba­tir el reuma por su efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio. Se mez­clan las si­guien­tes hier­bas: 10 g de dien­te de león, 15 g de mi­len­ra­ma, 15 g de abe­dul, 10 g de cor­te­za de frán­gu­la, 10 g de pen­sa­mien­to, 10 g de hi­pé­ri­co y 15 g de man­za­ni­lla. Se vier­ten en 1/2 li­tro de agua, se lle­va a ebu­lli­ción, se cue­la y se de­ja en­friar. Se be­be una ta­za por día. El sau­ce tam­bién po­see efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio (po­see áci­do sa­li­cí­li­co), ali­via el do­lor y la ri­gi­dez de las ar­ti­cu­la­cio­nes. Se usa en ar­tro­sis, reuma, ciá­ti­ca y lum­ba­go. Se pue­de mez­clar, a par­tes igua­les, cor­te­za de sau­ce con or­ti­ga blanca, ho­jas de abe­dul y ho­jas de men­ta. De es­ta mez­cla, se colocan 2 cdi­tas. por ca­da cua­tro li­tro de agua. Se de­ja re­po­sar du­ran­te 5 mi­nu­tos, se cue­la y se to­man tres o cua­tro in­fu­sio­nes re­par­ti­das a lo lar­go del día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.