¿QUE SON LAS PUN­TAS FLORECIDAS?

Sue­len afec­tar al pe­lo con fre­cuen­cia. Pe­ro, ¿sa­be­mos qué son real­men­te?

Buenas Ideas - - Salud Manualidad­es -

Se­gún los ex­per­tos, se de­no­mi­na así a una al­te­ra­ción que se ma­ni­fies­ta co­mo una fi­su­ra a lo lar­go del pe­lo en su par­te fi­nal, mos­trán­do­lo co­mo si es­tu­vie­ra abier­to en dos.

No hay que ol­vi­dar que las pun­tas son la par­te más vie­ja del ca­be­llo y, por lo tan­to, la más dé­bil: han pa­de­ci­do to­das las agre­sio­nes y, por eso mis­mo, es­tán más ex­pues­tas al da­ño. Se pue­de te­ner pe­lo nor­mal y pun­tas florecidas y se­cas. En la pun­ta de un ca­be­llo nor­mal sue­le re­du­cir­se el nú­me­ro de cé­lu­las de la cu­tí­cu­la, que lle­ga en al­gu­nos ca­sos, a de­jar la cor­te­za o par­te in­ter­na del pe­lo al des­nu­do, lo que la ex­po­ne al quie­bre y, co­mo con­se­cuen­cia, apa­re­cen las pun­tas florecidas. El gra­do de da­ño de­pen­de­rá de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da ca­be­llo y de las agre­sio­nes a las que se lo so­me­ta. Los cau­san­tes de las pun­tas florecidas sue­len ser los ce­pi­lla­dos in­ten­sos, las per­ma­nen­tes y de­co­lo­ra­cio­nes re­pe­ti­ti­vas, así co­mo el sol y el agua sa­la­da o clo­ra­da. A pe­sar de que la so­lu­ción es el cor­te, exis­ten pro­duc­tos que pre­vie­nen es­te efec­to re­cu­brien­do el ta­llo ca­pi­lar con una ca­pa pro­tec­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.