PRE­VE­NIR LA GRIPE

Es una en­fer­me­dad tí­pi­ca­men­te oto­ñal, que pue­de vol­ver­se muy mo­les­ta y traer com­pli­ca­cio­nes. Apli­car­se la va­cu­na an­ti­gri­pal y te­ner un buen diag­nós­ti­co son cla­ves.

Buenas Ideas - - Salud - Tex­to: Ga­brie­la Arias

Lle­gó el oto­ño y con él la tem­po­ra­da en que la gripe ha­ce su en­tra­da triun­fal. Es­ta afec­ción es muy co­mún y se ex­tien­de du­ran­te to­do el in­vierno, afec­tan­do a gran can­ti­dad de per­so­nas. Por eso es im­por­tan­te la pre­ven­ción y el rá­pi­do tra­ta­mien­to en ca­so de pa­de­cer­la. Pa­ra ello de­be­rá ali­men­tar­se en for­ma ade­cua­da pa­ra te­ner bien al­tas las de­fen­sas; apli­car­se la va­cu­na an­ti­gri­pal y acu­dir al mé­di­co an­te los pri­me­ros sín­to­mas de la afec­ción.

Gripe y res­frío ¿son igua­les?

Es muy co­mún es­cu­char que la gen­te di­ce: “Es­toy en­gri­pa­da”. Sin em­bar­go, en mu­chas de esas opor­tu­ni­da­des lo que las per­so­nas tie­nen es un sim­ple res­frío. Y es muy im­por­tan­te no con­fun­dir­las, ya que tan­to el agen­te cau­san­te, los sín­to­mas, su in­ten­si­dad y sus com­pli­ca­cio­nes son di­fe­ren­tes, así co­mo tam­bién lo son su pre­ven­ción y tra­ta­mien­to. ¿Có­mo pue­de dis­tin­guir en­tre gripe y res­frío? En pri­mer lu­gar la pos­tra­ción y un es­ta­do ge­ne­ral de de­bi­li­dad y fa­ti­ga es el sín­to­ma más re­pre­sen­ta­ti­vo de la gripe, y que la di­fe­ren­cia cla­ra­men­te de un res­frío. Otro dato im­por­tan­te es que es­tas en­fer­me­da­des son pro­du­ci­das por dis­tin­tos vi­rus: la gripe es ori­gi­na­da por los vi­rus de la in­fluen­za y se tra­ta de una en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria al­ta­men­te con­ta­gio­sa que pue­de pre­sen­tar com­pli­ca­cio­nes im­por­tan­tes. El vi­rus se trans­mi­te de per­so­na a per­so­na a tra­vés de go­tas res­pi­ra­to­rias cuan­do al­guien in­fec­ta­do to­se o es­tor­nu­da cer­ca de una per­so­na sus­cep­ti­ble. En tan­to, el res­frío, que sue­le ser cau­sa­do por otros vi­rus res­pi­ra­to­rios, es una in­fec­ción res­pi­ra­to­ria y sus prin­ci­pa­les sín­to­mas in­clu­yen: con­ges­tión na­sal, es­tor­nu­dos, do­lor de gar­gan­ta y mo­les­tia en el pe­cho (que pue­de ser le­ve o mo­de­ra­da) y ra­ra vez fie­bre. Por el con­tra­rio, en los ca­sos de gripe se re­gis­tra fie­bre al­ta (3840ºc) du­ran­te 3 o 4 días, do­lo­res de ca­be­za in­ten­sos así co­mo tam­bién ma­les­tar ge­ne­ral. Otra de las di­fe­ren­cias en­tre am­bas afec­cio­nes es su du­ra­ción: un

en­fer­mo de gripe pue­de tar­dar has­ta 2 se­ma­nas en re­cu­pe­rar su rit­mo de vi­da ha­bi­tual, mien­tras que pa­ra el res­frío la re­cu­pe­ra­ción se al­can­za en me­nor tiem­po.

Pe­ro ¿cuál es el pro­pó­si­to fun­da­men­tal de di­fe­ren­ciar es­tas en­fer­me­da­des? Cuan­do la gripe es con­fun­di­da con un res­frío, se sue­le me­di­car erró­nea­men­te. Ca­be re­cor­dar que ni la gripe ni el res­frío se de­ben tra­tar con an­ti­bió­ti­cos ya que am­bas son de ori­gen vi­ral. Sa­ber di­fe­ren­ciar en­tre gripe y res­frío per­mi­ti­rá un tra­ta­mien­to ade­cua­do.

La im­por­tan­cia de la pre­ven­ción

En es­te sen­ti­do, es pri­mor­dial re­cor­dar que la me­jor ma­ne­ra de pre­ve­nir la gripe es con la va­cu­na an­ti­gri­pal. La gripe só­lo tie­ne tra­ta­mien­to sin­to­má­ti­co, no es­tá in­di­ca­do el uso de an­ti­bió­ti­cos a me­nos que sea pa­ra tra­tar una in­fec­ción bac­te­ria­na se­cun­da­ria. Los an­ti­vi­ra­les pue­den ser uti­li­za­dos en los pri­me­ros es­ta­dios de la en­fer­me­dad (den­tro de los 2 pri­me­ros días del co­mien­zo de la afec­ción) pa­ra pre­ve­nir la pro­gre­sión y los es­ta­díos avan­za­dos de la en­fer­me­dad y asi­mis­mo pue­den lle­gar a re­du­cir la du­ra­ción de los sín­to­mas. De to­das ma­ne­ras, los an­ti­vi­ra­les no son sus­ti­tu­tos de la va­cu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.