LA SA­LUD EN LA OFI­CI­NA

Las ocho ho­ras que pa­sa­mos sen­ta­dos fren­te a la compu­tado­ra pue­den sig­ni­fi­car da­ños pa­ra el cuer­po. Los do­lo­res de es­pal­da, de cue­llo, de mu­ñe­cas, ce­fa­leas y ago­ta­mien­to son las más co­mu­nes.

Buenas Ideas - - Trabajo -

Pa­ra evi­tar es­tas do­len­cias, tan­to las or­ga­ni­za­cio­nes co­mo ca­da tra­ba­ja­dor, de­be­rían to­mar al­gu­nas pre­ven­cio­nes que son bas­tan­te úti­les y sim­ples de efec­tuar. Por ejem­plo, en cuan­to al equi­pa­mien­to de la em­pre­sa, es pre­fe­ri­ble con­tar con lo er­go­no­mé­tri­co al mo­men­to de amo­blar una ofi­ci­na. Ade­más, se de­be cui­dar la dis­tan­cia de la vis­ta al mo­ni­tor ( 55 cm apro­xi­ma­da­men­te) y del te­cla­do al cuer­po ( 10 cm apro­xi­ma­da­men­te).

-En cuan­to al lu­gar, de­be­ría con­tar con luz na­tu­ral, tem­pe­ra­tu­ra y ven­ti­la­ción ade­cua­das. To­do lo an­te­rior im­pi­de des­gas­tes fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos. Otra bue­na op­ción es des­can­sar al­gu­nos mi­nu­tos y mo­ver­se pa­ra evi­tar la ri­gi­dez de la mus­cu­la­tu­ra, la sen­sa­ción de ago­bio o la des­con­cen­tra­ción.

-Al es­tar en la ofi­ci­na, hay que pro­cu­rar la­var­se las ma­nos re­gu­lar­men­te, por­que el te­cla­do y el mou­se, así co­mo el te­lé­fono y el sa­lu­do de con­tac­to con los de­más, son una fuen­te de gér­me­nes. -El or­den y la lim­pie­za ge­ne­ral ha­rán tam­bién su par­te. En es­pe­cial en las ofi­ci­nas al­fom­bra­das: pro­cu­rar man­te­ner el or­den de tus ele­men­tos y la hi­gie­ne de las su­per­fi­cies, pa­ra evi­tar la acu­mu­la­ción de pol­vo y su­cie­dad.

-Por lo ge­ne­ral, las ofi­ci­nas son si­tios po­co ven­ti­la­dos. Por ello, si se uti­li­zan pa­ñue­los des­car­ta­bles, lo me­jor se­rá ti­rar­los en los ta­chos del ba­ño o aque­llos con ta­pa, y no en el pa­pe­le­ro jun­to al es­cri­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.