ADELGACE BAI­LAN­DO

Es­tá com­pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te que bai­lar ge­ne­ra nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios fí­si­cos y men­ta­les, co­mo la prác­ti­ca de cual­quier de­por­te.

Buenas Ideas - - Salud -

El bai­le re­sur­gió en el uni­ver­so de los gim­na­sios, im­preg­nan­do un “sa­bor” es­pe­cial a las cla­ses. Y ade­más bai­lan­do se pue­den que­mar mu­chas ca­lo­rías. ¿Al­gu­nos ejem­plos? Me­ren­gue: 300 ca­lo­rías; sam­ba: 500 ca­lo­rías; dan­za ára­be, 250 ca­lo­rías. Ade­más de que­mar gra­sas, pro­du­ce los si­guien­tes be­ne­fi­cios: Man­tie­ne sano el co­ra­zón. Re­du­ce el co­les­te­rol “ma­lo”. Re­gu­la la pre­sión ar­te­rial. Au­men­ta la fle­xi­bi­li­dad de las ar­ti­cu­la­cio­nes, al tiem­po que for­ta­le­ce múscu­los y hue­sos.

Po­ten­cia la ca­pa­ci­dad car­dio­rres­pi­ra­to­ria.

Me­jo­ra la cir­cu­la­ción en los miem­bros in­fe­rio­res, evi­tan­do así el ries­go de trom­bos y pro­ble­mas de vá­ri­ces.

Tras una se­sión de bai­le, se con­ci­lia me­jor el sue­ño. Se li­be­ran en­dor­fi­nas, las hor­mo­nas del pla­cer que pro­du­ce el or­ga­nis­mo. Es­tas tie­nen la par­ti­cu­la­ri­dad de ser an­ti­de­pre­si­vas y es­ti­mu­lar las de­fen­sas na­tu­ra­les.

El ce­re­bro tam­bién se be­ne­fi­cia. Al te­ner que se­guir el rit­mo de la mú­si­ca, se tra­ba­ja la coor­di­na­ción y la memoria vi­sual.

Y hay una so­la sa­li­va y un so­lo sa­bor a fru­ta ma­du­ra, y yo te sien­to tem­blar con­tra mí co­mo una lu­na en el agua

Ju­lio Cor­tá­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.