Las sor­pren­den­tes pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas de la ca­ne­la.

Buenas Ideas - - Sumario -

La ca­ne­la es re­co­no­ci­da por su aro­ma y sa­bor, el mis­mo que apro­ve­cha el ar­te cu­li­na­rio, pe­ro sus cua­li­da­des no se ago­tan en su per­fu­me. Tan­to la me­di­ci­na na­tu­ral co­mo la con­ven­cio­nal coin­ci­den en que las pro­pie­da­des de es­ta plan­ta ori­gi­na­ria de Orien­te son be­ne­fi­cio­sas pa­ra ayu­dar a com­ba­tir y pre­ve­nir en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión y el co­les­te­rol al­to.

Con­si­de­ra­da una de las es­pe­cias más usa­das en pas­te­le­ría por su ri­co sa­bor y su más agra­da­ble per­fu­me, la ca­ne­la es, ade­más, un ali­men­to con al­tos po­de­res cu­ra­ti­vos y pre­ven­ti­vos de di­ver­sas do­len­cias. Co­no­ci­da des­de la An­ti­güe­dad, se re­gis­tran cua­tro cla­ses de ca­ne­la. La de Cei­lán (cin­na­mo­mum zey­la­ni­cum) es con­si­de­ra­da la ver­da­de­ra ca­ne­la. Las otras son de la mis­ma fa­mi­lia, y la más po­pu­lar es la cin­na­mo­mum cas­sia, co­no­ci­da tam­bién co­mo cas­sia chi­na o ca­ne­la in­do­ne­sia. Am­bas pro­ce­den de la cor­te­za de un ár­bol de ho­ja pe­ren­ne asiá­ti­co. Se sa­ca la cor­te­za, se se­ca y se en­ro­lla, la co­no­ci­da “ca­ne­la en ra­ma” que ve­mos ac­tual­men­te (en nues­tro país la so­le­mos ad­qui­rir mo­li­da, en pol­vo). Aun­que se pa­re­ce en su sa­bor, la de Cei­lán es al­go más aro­má­ti­ca y dul­ce.

Un po­co de his­to­ria

La ca­ne­la tie­ne una lar­ga his­to­ria. La de Cei­lán pro­ce­de de la is­la de Sri Lan­ka, has­ta 1972 lla­ma­da Cei­lán. Las es­cri­tu­ras chi­nas ha­blan de la uti­li­za­ción de la ca­ne­la des­de el 2700 a.C. Ha­cia el año 1000 a.C, la es­pe­cia se usa­ba en Asia, Eu­ro­pa y Afri­ca, im­por­ta­da des­de la In­dia. Lue­go, se hi­zo muy po­pu­lar en Eu­ro­pa du­ran­te las Cru­za­das y se fue ex­pan­dien­do por to­do el mun­do. Ac­tual­men­te, los paí­ses pro­duc­to­res de ca­ne­la de Cei­lán son In­dia, Sri Lan­ka, Ma­da­gas­car y Bra­sil. La ca­ne­la chi­na (cas­sia) se cul­ti­va prin­ci­pal­men­te en Chi­na, Viet­nam e In­do­ne­sia.

Sus vir­tu­des cu­ra­ti­vas

La ca­ne­la es una fuen­te de man­ga­ne­so, hie­rro, cal­cio y fi­bra y con­tie­ne al­dehí­do ci­ná­mi­co, ace­ta­to de ci­na­mi­lo y al­cohol de ci­na­mi­lo, sus­tan­cias que ac­túan co­mo an­ti­oxi­dan­tes. El al­dehí­do ci­ná­mi­co ac­túa co­mo an­ti­agre­gan­te pla­que­ta­rio. En cuan­to a sus po­de­res me­di­ci­na­les, los chi­nos creían que con­su­mir ca­ne­la me­jo­ra el cu­tis y da un as­pec­to más ju­ve­nil. Las mu­je­res de la In­dia creen que mas­car una ra­mi­ta de ca­ne­la ayu­da a re­gu­lar el ci­clo mens­trual, y sus par­te­ras y mé­di­cos uti­li­zan la es­pe­cia pa­ra ali­viar los do­lo­res del par­to. Ha­cer gár­ga­ras con una mez­cla de 1 cdi­ta. de ca­ne­la y miel en agua ca­lien­te con­tri­bu­ye a com­ba­tir el mal alien­to. Ade­más, es efec­ti­va fren­te a las si­guien­tes pa­to­lo­gías:

Ar­ti­tis: los in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Nan­jing, en Chi­na, eva­lua­ron 122 hier­bas chi­nas pa­ra com­pro­bar su efi­ca­cia pa­ra re­du­cir el áci­do úri­co, los ata­ques de go­ta y los bro­tes de ar­tri­tis. El ex­trac­to de ca­ne­la cas­sia ha de­mos­tra­do ser muy efi­caz pa­ra in­hi­bir la en­zi­ma res­pon­sa­ble de pro­du­cir áci­do úri­co.

Sa­lud car­dio­vas­cu­lar: Se ha de­mos­tra­do que la ca­ne­la re­du­ce los lí­pi­dos y que tie­ne pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias y co­mo an­ti­agre­gan­te pla­que­ta­ria. Los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio de­mos­tra­ron que to­mar pe­que­ñas do­sis de ca­ne­la al día (no más de 6 g), re­du­cía la glu­co­sa, los tri­gli­cé­ri­dos, el co­les­te­rol HDL (ma­lo) y el co­les­te­rol to­tal en las per­so­nas con dia­be­tes ti­po 2.

Dia­be­tes ti­po 2 y co­les­te­rol al­to. La no­ve­dad cien­tí­fi­ca so­bre la ca­ne­la se po­só en sus be­ne­fi­cios con­tra la dia­be­tes y la hi­per­co­les­te­ro­le­mia. Se­gún un es­tu­dio del De­par­ta­men­to de Nu­tri­ción Hu­ma­na de la Uni­ver­si­dad Agrí­co­la NWFP de Pes­ha­war (Pa­kis­tán), pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Dia­be­tes Ca­re, su con­su­mo po­dría re­du­cir los

ni­ve­les de azú­car en san­gre en dia­bé­ti­cos de ti­po 2, así co­mo dis­mi­nuir las cifras de co­les­te­rol en san­gre. La ma­ne­ra más sen­ci­lla es in­cor­po­rar­la en las co­mi­das co­mo es­pe­cia -que ade­más le agre­ga un sa­bor di­fe­ren­te- o en las in­fu­sio­nes. Pre­sión san­guí­nea. Tam­bién se com­pro­bó efi­ca­cia de la ca­ne­la pa­ra ba­jar la pre­sión en la­bo­ra­to­rio. En un es­tu­dio, a las ra­tas se les dio una so­lu­ción con azú­car pa­ra que les subie­ra la pre­sión. Lue­go les die­ron ex­trac­to de ca­ne­la o pla­ce­bo. Las ra­tas que re­ci­bie­ron ca­ne­la les ba­jó la pre­sión san­guí­nea.

Más pro­pie­da­des me­di­ci­na­les

Di­ges­ti­va. Una de las vir­tu­des

de la cor­te­za de ca­ne­la, que se pue­de ad­qui­rir en ca­sas die­té­ti­cas y her­bo­ris­te­rías, es es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de ju­gos gás­tri­cos, ya que po­see fi­bras, lo que me­jo­ra pro­ble­mas co­mo hin­cha­zón, dia­rrea o di­ges­tio­nes len­tas. Lo re­co­men­da­ble es be­ber una in­fu­sión des­pués de ca­da co­mi­da. La re­ce­ta es muy prác­ti­ca, bas­ta con agre­gar 2 cdi­tas. de cor­te­za de ca­ne­la a una ta­za de agua hir­vien­do. Otra op­ción más sa­bro­sa, de tra­di­ción ára­be, es la le­che de ca­ne­la y miel. Re­sul­ta de mez­clar 1 cdi­ta. de cor­te­za de ca­ne­la con un po­co de le­che ca­lien­te, e ir aña­dién­do­le pau­la­ti­na­men­te le­che y ca­ne­la, fi­nal­men­te co­lo­car 1 cdi­ta. de miel. Sin em­bar­go, los be­ne­fi­cios de es­tas in­fu­sio­nes no se aco­tan tan só­lo a las di­ges­tio­nes pe­sa­das. En ca­sos de inape­ten­cia, tam­bién se ha de­mos­tra­do que son efec­ti­vas in­duc­to­ras del ape­ti­to si se con­su­men an­tes de ca­da co­mi­da.

An­ti­bac­te­rial. En­tre las es­pe­cias, la ca­ne­la tie­ne una cua­li­dad sin­gu­lar: ser una de las po­cas que na­tu­ral­men­te pue­de in­hi­bir el cre­ci­mien­to de las bac­te­rias. Es por es­to que ha­ce tiem­po la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca uti­li­za sus com­po­nen­tes tan­to pa­ra la fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos de hi­gie­ne bu­cal, co­mo de me­di­ca­men­tos des­con­ges­tio­nan­tes y an­ti­es­pas­mó­di­cos. Es­ta pro­pie­dad -re­cien­te­men­te des­cu­bier­ta por la cien­cia-, es co­no­ci­da des­de ha­ce tiem­po por la me­di­ci­na na­tu­ral. Una de las for­mas más tra­di­cio­na­les pa­ra com­ba­tir la mu­co­si­dad con­sis­te en be­ber una in­fu­sión de 1 cdi­ta. de ca­ne­la, una de ho­jas de lau­rel y una de sal­via. Aun­que es­tos po­drían no ser los úni­cos be­ne­fi­cios an­ti­bac­te­ria­nos de la ca­ne­la. Re­cien­tes es­tu­dios cien­tí­fi­cos es­tán in­da­gan­do so­bre la ac­ción del acei­te y la ho­ja de es­te ár­bol pe­ren­ne so­bre el hon­go cau­san­te de las in­fec­cio­nes va­gi­na­les por cán­di­da. Re­gu­la­do­ra de la cir­cu­la­ción san­guí­nea. En­tre las pro­pie­da­des de es­ta es­pe­cia, la an­ti­trom­bó­ti­ca es una de la me­nos co­no­ci­da aun­que sus efec­tos re­sul­tan muy efec­ti­vos. Pa­ra aque­llas per­so­nas que con ma­la cir­cu­la­ción de la san­gre o sa­ba­ño­nes, con­di­men­tar ali­men­tos con ca­ne­la es una op­ción re­co­men­da­ble. Aun­que pa­ra me­jo­res re­sul­ta­dos en es­te ti­po de pro­ble­mas es con­ve­nien­te acom­pa­ñar­lo con ejer­ci­cio fí­si­co dia­rio.

Fuen­te: 101 ali­men­tos que pue­den sal­var­te la vi­da, Da­vid Grot­to, Urano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.