LLE­VAR EL TRABAJO A CA­SA

Buenas Ideas - - Nutrición Psico -

Te­ner pre­sen­tes los in­tere­ses que real­men­te im­por­tan en la vi­da, ya sean el trabajo, la fa­mi­lia u otras ac­ti­vi­da­des, es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra po­der ha­cer un ba­lan­ce, y así de­ci­dir cuál es el que tie­ne ma­yor prio­ri­dad. La cla­ve es­tá en bus­car la for­ma de en­con­trar el equi­li­brio en­tre la vi­da per­so­nal y el trabajo. Pa­blo Mo­louny, ge­ren­te ge­ne­ral de Tra­ba­jan­do.com Ar­gen­ti­na, plan­tea: “Uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que ocu­rre en las fa­mi­lias y con ma­yor fre­cuen­cia, en la pareja, es el ha­blar en ex­ce­so de la jor­na­da la­bo­ral cuan­do se es­tá en el ho­gar. El es­tar con­ti­nua­men­te con­tan­do los pro­ble­mas del trabajo o es­tar pen­san­do en ellos, oca­sio­na in­con­ve­nien­tes en el trato con nues­tra pareja o con quie­nes que­re­mos”. Scott Schie­man, de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to, afir­mó que las per­so­nas con ma­yor edu­ca­ción y me­jo­res ofer­tas la­bo­ra­les son aque­llas que re­por­tan ma­yo­res di­fi­cul­ta­des, al gra­do de afir­mar que el trabajo in­ter­fie­re en sus vi­das per­so­na­les. Es­to de­ja en evi­den­cia que a ma­yor sta­tus, el ni­vel de es­trés cre­ce. Mu­chos desean las al­tas po­si­cio­nes ge­ren­cia­les, pe­ro las mis­mas tie­nen sus cos­tos ne­ga­ti­vos. Lle­var el trabajo a ca­sa es uno de los mo­ti­vos por los que los car­gos de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad ge­ne­ran más es­trés. Po­der ver cre­cer a los hi­jos, com­par­tir mo­men­tos con la pareja, dis­fru­tar de sa­li­das con ami­gos o salir de pa­seo, es al­go que el ex­ce­so de trabajo no pa­ga ni de­vuel­ve de nin­gu­na ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.