Las 10 in­fu­sio­nes me­di­ci­na­les más po­de­ro­sas.

Buenas Ideas - - Sumario -

Son los té de hier­bas que so­lían re­co­men­dar nues­tras abue­las: man­za­ni­lla pa­ra la gas­tri­tis, ti­lo pa­ra los ner­vios, men­ta pa­ra la di­ges­tión, po­leo pa­ra el ca­ta­rro, ro­me­ro pa­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea, anís pa­ra las fla­tu­len­cias y bol­do pa­ra el hí­ga­do... Bien, ¿cuán­to tiem­po ha­ce que no re­cu­rri­mos a es­tos re­me­dios ver­da­de­ra­men­te na­tu­ra­les pa­ra pre­ve­nir y cu­rar afec­cio­nes? En es­ta no­ta, un re­pa­so de sus pro­pie­da­des.

Las pro­pie­da­des me­di­ci­na­les de las hier­bas son co­no­ci­das des­de que el mun­do es mun­do. Fue la in­dus­tria­li­za­ción y el de­ve­nir de los cam­bios glo­ba­les, lo que nos ale­jó de esas fuen­tes de sa­bi­du­ría que son las plan­tas. Pues bien, ya es ho­ra de re­cu­pe­rar los va­lio­sos apor­tes na­tu­ra­les que nos otor­gan las hier­bas lue­go de ser deseca­das y con­ver­ti­das en in­fu­sión. Re­pa­se­mos las 10 más po­de­ro­sas pa­ra cu­rar y pre­ve­nir los más di­ver­sos ma­les.

Las 10 más po­de­ro­sas

1. Man­za­ni­lla: és­ta es una hier­ba de abun­dan­te pre­sen­cia en La­ti­noa­mé­ri­ca, cu­yas ho­jas se ase­me­jan al en­ca­je y sus flo­res se ca­rac­te­ri­zan por sus to­nos ama­ri­llos y blan­cos. Es una de las in­fu­sio­nes más em­plea­das en el mun­do, ya sea co­mo be­bi­da o apli­cán­do­la di­rec­ta­men­te so­bre la par­te afec­ta­da. Des­de tiem­pos an­ti­guos, los me­xi­ca­nos han em­plea­do es­ta hier­ba pa­ra tra­tar los tras­tor­nos di­ges­ti­vos le­ves, co­mo dia­rrea, gas­tri­tis, in­di­ges­tión o có­li­cos, al­go que en la ac­tua­li­dad tam­bién es co­mún en nues­tra cul­tu­ra. Asi­mis­mo, es fre­cuen­te em­plear­la pa­ra irri­ta­cio­nes o in­fla­ma­cio­nes ocu­la­res, pa­ra lo cual es ne­ce­sa­rio co­cer­la y de­jar­la en­friar. Otros usos ha­cen re­fe­ren­cia a las afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias (ca­ta­rros, tos, as­ma, etc.), pa­ra lim­piar he­ri­das su­per­fi­cia­les o tra­tar el ac­né.

2. Po­leo: es­ta hier­ba es una de las más em­plea­das en for­ma de in­fu­sión, ya que pro­por­cio­na pro­pie­da­des an­ti­es­pas­mó­di­cas, an­ti­sép­ti­cas, así co­mo pa­ra re­du­cir la fla­tu­len­cia, y ayu­da a rea­li­zar di­ges­tio­nes pe­sa­das. En otros tiem­pos, es­ta plan­ta tam­bién se em­pleó pa­ra ahu­yen­tar los in­sec­tos de los cul­ti­vos. Las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas se en­cuen­tran en la to­ta­li­dad de la plan­ta y

su prin­ci­pal fi­na­li­dad es la de op­ti­mi­zar las fun­cio­nes di­ges­ti­vas. Además, se em­plea pa­ra ca­ta­rros y tos.

3. Ti­lo: es­ta in­fu­sión es pro­duc­to de un ár­bol que pue­de lle­gar a me­dir has­ta 30 me­tros y pue­de cre­cer de for­ma sil­ves­tre, aun­que lo más co­mún, ac­tual­men­te, es cul­ti­var­lo en cli­mas cá­li­dos, se­mi­cá­li­dos y tem­pla­dos. La par­te me­di­ci­nal se en­cuen­tra en sus flo­res y fru­tos que con­tie­nen far­me­sol y pro­por­cio­nan un olor agra­da­ble. De­bi­do a sus ca­pa­ci­da­des se­dan­tes es co­mún em­plear­la co­mo tran­qui­li­zan­te, pa­ra cal­mar el es­ta­do ner­vio­so. Además, ayu­da a rea­li­zar la di­ges­tión y a dor­mir con fa­ci­li­dad. Aun­que esa es su prin­ci­pal fun­ción tam­bién se em­plea pa­ra re­du­cir los pro­ble­mas co­ro­na­rios y ar­te­ria­les, así co­mo pa­ra có­li­cos y re­duc­ción de las irre­gu­la­ri­da­des mens­trua­les.

Se­dan­tes y ex­pec­to­ran­tes

4. Va­le­ria­na: las pro­pie­da­des me­di­ci­na­les de la raíz de la va­le­ria­na no se des­cu­brie­ron has­ta el si­glo XVI, en el que se co­no­ció su ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar la epilepsia. Al igual que el ti­lo, es­ta hier­ba, ad­mi­nis­tra­da con pre­cau­ción, es efec­ti­va con­tra el ner­vio­sis­mo, co­mo se­dan­te y re­la­jan­te. Sin em­bar­go, si no se cui­da la pro­por­ción del con­su­mo pue­de dar lu­gar a la ex­ce­si­va se­da­ción del sis­te­ma ner­vio­so, así co­mo al re­tar­do de la cir­cu­la­ción y el des­cen­so de la presión ar­te­rial.

5. Men­ta: exis­ten cer­ca de 30 va­rie­da­des de es­ta hier­ba, aun­que las más uti­li­za­das son la men­ta (Pep­per­mint o Ment­ha Pi­pe­ri­ta) y men­ta ver­de (Spear­mint o Ment­ha Spi­ca­ta), y es cul­ti­va­da, so­bre to­do, en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Asia. En gas­tro­no­mía, se em­plea pa­ra con­di­men­tar to­do ti­po de gui­sos, así co­mo pa­ra aro­ma­ti­zar pos­tres y, so­bre to­do, pa­ra pro­du­cir li­co­res. Se pue­de ad­qui­rir se­ca, fres­ca o en acei­te, aun­que con­vie­ne sa­ber que siem­pre se en­cuen­tra muy con­cen­tra­da. Los usos más ha­bi­tua­les en re­la­ción con la men­ta son el tra­ta­mien­to de la fla­tu­len­cia, los có­li­cos, las ce­fa­leas y los tras­tor­nos mens­trua­les. Es tam­bién co­mún su uso pa­ra abrir el ape­ti­to y con­tra al­gu­nas irri­ta­cio­nes de la piel.

6. Anís ver­de: des­de la era an­ti­gua, es­ta hier­ba se ha em­plea­do con fi­nes má­gi­cos, así co­mo por su buen aro­ma, que pro­por­cio­na­ba un alien­to fres­co al mas­ti­car­la. Sus pro­pie­da­des ex­pec­to­ran­tes, co­mo tó­ni­co es­to­ma­cal y di­ges­ti­vo ha­cen de ella una de las plan­tas me­di­ci­na­les más em­plea­das. Asi­mis­mo, tie­ne la pro­pie­dad de re­gu­lar las fun­cio­nes mens­trua­les, así co­mo de ali­viar la fla­tu­len­cia. Al no ser so­lu­ble en agua, pa­ra pre­pa­rar­lo es ne­ce­sa­rio ver­ter en el agua al­gún ti­po de anisa­do ya pre­pa­ra­do, en lu­gar de la pro­pia esen­cia, que ha­ce que és­ta se pon­ga le­cho­sa. Es­ta be­bi­da es de gran uti­li­dad co­mo di­ges­ti­vo. Asi­mis­mo, se em­plea con re­gu­la­ri­dad en la co­ci­na pa­ra dar aro­ma y sa­bor, so­bre to­do, a los dul­ces.

7. Ro­me­ro: ha si­do em­plea­da des­de la An­ti­güe­dad con fi­nes cu­ra­ti­vos del sis­te­ma ner­vio­so y es, además, muy apre­cia­da por su per­sis­ten­te buen olor, pa­re­ci­do al del li­món y al del pino. Las ho­jas son en for­ma de agu­ja. Se pue­de ob­te­ner es­te ti­po de hier­ba fres­ca, se­ca e in­clu­so en pol­vo, aun­que tam­bién es muy usual en­con­trar­lo de for­ma sil­ves­tre o de­co­ran­do los jar­di­nes. Su em­pleo es ge­ne­ral­men­te pa­ra la fa­bri­ca­ción de cos­mé­ti­cos, así co­mo pa­ra co­ci­nar en­sa­la­das, car­nes o cal­dos. Los ex­per­tos ase­gu­ran que su aro­ma tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­for­zar la me­mo­ria y de me­jo­rar la cir­cu­la­ción.

La po­de­ro­sa peperina

8. Peperina: un estudio ar­gen­tino aca­ba de re­ve­lar que es­ta hier­ba ejer­ce efec­to an­ti­alér­gi­co y an­ti­in­fla­ma­to­rio. La Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Cuar­to, Cór­do­ba, lle­vó ade­lan­te una ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción so­bre las pro­pie­da­des de la plan­ta co­no­ci­da co­mo peperina, se­ña­lan­do que la Mint­hos­tachys ver­ti­ci­lla­ta (peperina) tie­ne com­po­nen­tes que in­hi­ben la des­gra­nu­la­ción de ba­só­fi­los. Es­tos úl­ti­mos son uno de los ti­pos de gló­bu­los blan­cos, cu­ya fun­ción es des­truir bac­te­rias. Los in­ves­ti­ga­do­res de esa ca­sa de es­tu­dios agre­gan que el efec­to de la plan­ta es si­mi­lar al que se ob­tie­ne con la de­xa­me­ta­so­na (an­ti­in­fla­ma­to­rio) o la teo­fi­li­na, dro­ga que se usa pa­ra pre­ve­nir y tra­tar el re­so­plo (res­pi­ra­ción con sil­bi­do), la res­pi­ra­ción en­tre­cor­ta­da y la dificultad pa­ra res­pi­rar cau­sa­da por el as­ma, la bron­qui­tis cró­ni­ca, el en­fi­se­ma y las en­fer­me­da­des de otro ti­po que afec­tan al pul­món. Por es­te mo­ti­vo sos­tie­nen que la peperina re­pre­sen­ta una al­ter­na­ti­va útil de tra­ta­mien­to en las en­fer­me­da­des alér­gi­cas. Tam­bién se em­plea co­mo di­ges­ti­vo, se­dan­te, an­ti­es­pas­mó­di­co y bron­co­di­la­ta­dor. Tie­ne pro­pie­da­des in­sec­ti­ci­das, an­ti­mi­có­ti­cas y an­ti­pa­ra­si­ta­rias.

9. Bol­do: es un efi­caz alia­do pa­ra lim­piar el fil­tro de nues­tra má­qui­na or­gá­ni­ca (hí­ga­do). Re­sul­ta ser un to­ni­fi­can­te ge­ne­ral y tam­bién del sis­te­ma ner­vio­so. Su ayu­da se pro­ce­sa a tra­vés de las cua­li­da­des que tie­ne de mo­di­fi­car las pro­pie­da­des fí­si­cas y quí­mi­cas de la bi­lis, po­nién­do­la más flui­da y me­nos vis­co­sa. De­be ser to­ma­do en ayu­nas con el ju­go de ½ li­món, de­bién­do­se es­pe­rar una ho­ra pa­ra in­ge­rir el desa­yuno. Pa­ra pre­pa­rar la in­fu­sión, de­be po­ner 1 cda. so­pe­ra pa­ra un li­tro de agua y ha­cer­la her­vir un mi­nu­to o dos, sa­car del fue­go y de­jar re­po­sar (con ho­jas y to­do den­tro) has­ta que se en­fríe.

10. Me­li­sa: es un se­dan­te re­co­no­ci­do cu­yas vir­tu­des pa­ra tran­qui­li­zar los ner­vios y evi­tar el re­fle­jo de és­tos en el or­ga­nis­mo, han si­do re­co­no­ci­dos des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Los áci­dos ca­féi­co y olea­nó­li­co, jun­to con sus al­coho­les y ter­pe­nos, le otor­gan es­ta pro­pie­dad. Es muy útil en ca­sos de es­trés per­so­nal (in­fu­sión de 1 cda. por va­so de agua du­ran­te 15 mi­nu­tos, 3 o 4 va­sos al día), an­gus­tia e in­som­nio (to­mar la in­fu­sión de 1 cda. por va­so de agua, me­dia ho­ra an­tes de ir­se a la ca­ma). Fuen­te:

So­cie­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de In­for­ma­ción Cien­tí­fi­ca (SIIC).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.