¿HO­RA DE CAM­BIAR DE TRA­BA­JO?

Buenas Ideas - - Psico / Manualidad­es -

Mu­chas son las ra­zo­nes que pue­den lle­var a un tra­ba­ja­dor a de­ci­dir bus­car un nue­vo desafío la­bo­ral, pe­ro an­tes de con­cre­tar el cam­bio, es ne­ce­sa­rio ana­li­zar las ven­ta­jas y las des­ven­ta­jas de es­ta me­di­da. Ca­be pre­gun­tar­se por ejem­plo, qué ofre­ce la em­pre­sa en tér­mi­nos de am­bien­te la­bo­ral, desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, sa­la­rio, ho­ra­rios, fle­xi­bi­li­dad, en­tre otros as­pec­tos. To­mar la de­ci­sión co­rrec­ta, es fun­da­men­tal pa­ra no co­me­ter erro­res que pue­dan ha­cer que uno se arre­pien­ta. Se­gún una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en Har­vard Bu­si­ness Re­view, uno de los prin­ci­pa­les erro­res al cam­biar de tra­ba­jo es ba­sar­se só­lo en un au­men­to sa­la­rial. El au­tor de di­cho es­tu­dio se­ña­la “es­to es una so­lu­ción a cor­to pla­zo, pe­ro no una ga­ran­tía de éxi­to a lar­go pla­zo”. Por otra par­te, re­sul­ta ne­ce­sa­rio ana­li­zar las ra­zo­nes del cam­bio, in­clu­so an­tes de con­si­de­rar lo que nos ofre­ce la nue­va em­pre­sa. Dis­tin­to es el ca­so pa­ra al­gu­nos pro­fe­sio­na­les que cier­ta­men­te no tie­nen otra sa­li­da que cam­biar de em­pleo, por ejem­plo, cuan­do se ven en­fren­ta­dos a la in­ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te o al ver vul­ne­ra­dos cier­tos acuer­dos de con­tra­to co­mo ho­no­ra­rios, car­gas so­cia­les, ho­ra­rios, en­tre otros. Pa­blo Mo­louny, ge­ren­te ge­ne­ral de Tra­ba­jan­do.com Ar­gen­ti­na se­ña­la: “Pa­ra mu­chas per­so­nas el suel­do es uno de los te­mas más sen­si­bles y preo­cu­pan­tes al eva­luar un em­pleo; sin em­bar­go, hoy es re­co­men­da­ble va­lo­rar otros as­pec­tos co­mo, por ejem­plo, la ex­pe­rien­cia o el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal que se pue­de lo­grar en la em­pre­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.