AN­TES DE QUE LLE­GUE UN NUE­VO AMI­GO A CA­SA...

Buenas Ideas - - Salud / Mascotas -

Cuan­do una fa­mi­lia de­ci­de adop­tar un pe­rro, es im­por­tan­te pre­pa­rar el am­bien­te en el que és­te se va a desen­vol­ver pa­ra evi­tar que en­cuen­tre al­go pe­li­gro­so, da­ñino, que afec­te a su sa­lud. Las pri­me­ras cues­tio­nes a te­ner en cuen­ta:

-To­das las ha­bi­ta­cio­nes de­ben es­tar ce­rra­das. Es bueno que el pe­rro es­té su­per­vi­sa­do la ma­yor par­te del tiem­po y no de­be­ría te­ner ac­ce­so a las ha­bi­ta­cio­nes por su cuen­ta.

-No per­mi­tir que el ani­mal ten­ga con­tac­to con ali­men­tos co­mo ce­bo­llas o cho­co­la­te, por­que po­dría ser pe­li­gro­so. Tam­bién de­be man­te­ner­se le­jos de pro­duc­tos de limpieza, acei­tes y quí­mi­cos, ya que son po­ten­cial­men­te tó­xi­cos.

-No hay que de­jar co­sas de va­lor al al­can­ce del pe­rros, ya que po­dría mor­der­las. Si lo ha­ce, es fun­da­men­tal in­ter­cam­biar lo que es­té mor­dien­do por al­go que ten­ga va­lor pa­ra él, co­mo un ju­gue­te.

-Si en la ca­sa hay una pi­le­ta, de­be es­tar cu­bier­ta. Una bue­na op­ción es que mien­tras es­té acom­pa­ña­do se le per­mi­ta su­mer­gir­se pa­ra que to­me con­fian­za y evi­tar que se aho­gue si cae por ac­ci­den­te.

-El pe­rro de­be te­ner su cu­cha, su es­pa­cio pa­ra po­der re­cluir­se cuan­do quie­ra es­tar so­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.