CUA­DROS QUE SE LU­CEN

Una vez que se ha se­lec­cio­na­do una pin­tu­ra, es el mo­men­to de bus­car el lu­gar don­de el mar­co se­rá ubi­ca­do, te­nien­do en cuen­ta las par­ti­cu­la­ri­da­des y la di­men­sión del es­pa­cio en la pa­red.

Buenas Ideas - - Cocina / Deco -

Hay tres re­glas im­por­tan­tes a con­si­de­rar: el cua­dro de­be­rá col­gar­se a la al­tu­ra de la mi­ra­da, con la ba­se a 1,30 me­tros del sue­lo; las pie­zas de gran ta­ma­ño siem­pre re­quie­ren ma­yor dis­tan­cia y las más pe­que­ñas, un acer­ca­mien­to pa­ra la vi­sión di­rec­ta del es­pec­ta­dor; y siem­pre, se de­be ase­gu­rar que la vis­ta no es­té obs­ta­cu­li­za­da por mue­bles ni otros ob­je­tos. Al igual que el co­lor, un cua­dro pue­de cam­biar el as­pec­to de un am­bien­te y cual­quie­ra sea la te­má­ti­ca que se eli­ja im­preg­na­rá el es­pa­cio con su per­so­na­li­dad y crea­rá cli­mas di­fe­ren­tes.

Al­gu­nas ideas pa­ra ele­gir los cua­dros ade­cua­dos de acuer­do al ti­po de am­bien­te don­de se desean co­lo­car:

* Am­bien­tes an­gos­tos y re­du­ci­dos: con­vie­ne co­lo­car cua­dros de ma­ne­ra ver­ti­cal, crean­do así, la ilu­sión óp­ti­ca de un te­cho más al­to.

* Am­bien­tes gran­des y bien iluminados: pue­de dis­po­ner­se li­bre­men­te del ta­ma­ño y la dis­tri­bu­ción de los cua­dros, pue­den co­lo­car­se tan­to ver­ti­cal co­mo ho­ri­zon­tal­men­te, o bien, ju­gar con las for­mas y es­ti­los, mez­clán­do­las. * Am­bien­tes chi­cos y con po­ca luz: son lu­ga­res idea­les pa­ra co­lo­car cua­dros sen­ci­llos y de co­lo­res suaves, ya que és­tos au­men­tan la cla­ri­dad. * Ba­ños: los mo­ti­vos de los cua­dros pa­ra es­ta par­te de la ca­sa de­ben brin­dar fres­cu­ra y limpieza. Son una bue­na idea cua­dros con mo­ti­vos flo­ra­les.

*Am­bien­tes rús­ti­cos: en ha­bi­ta­cio­nes don­de pre­do­mi­ne la ma­de­ra es acon­se­ja­ble de­co­rar las pa­re­des con cua­dros sin mar­cos de ma­de­ra ya que re­sul­ta re­dun­dan­te.

An­tes de ubi­car­los en la pa­red se su­gie­re co­lo­car los cua­dros en el pi­so pa­ra po­der ob­ser­var có­mo com­bi­nan en­tre sí. De es­te mo­do, ha­brá tiem­po pa­ra rea­li­zar cual­quier cam­bio en el ca­so de que ha­ya al­go que no nos con­ven­za. A la ho­ra de col­gar­los es re­co­men­da­ble pri­me­ro ha­cer­lo con un pri­mer cua­dro cen­tral en re­la­ción al res­to del am­bien­te. Lue­go se dis­pon­drá del res­to te­nien­do en cuen­ta la re­la­ción con el pri­mer cua­dro.

Pa­ra que las obras de ar­te se pue­dan apre­ciar en to­da su be­lle­za y es­plen­dor, la ilu­mi­na­ción es siem­pre un fac­tor de­ci­si­vo. Lo ideal se­ría una ilu­mi­na­ción es­pe­cí­fi­ca con un fo­co pues­to la­te­ral­men­te en lo al­to, y re­cor­dar que las lu­ces fluo­res­cen­tes, así co­mo las lám­pa­ras de neón pro­du­cen mo­di­fi­ca­cio­nes en la per­cep­ción de las to­na­li­da­des, por lo que se de­be te­ner cui­da­do con ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.