ATEN­CION AL ZUM­BI­DO DE LOS OIDOS

Buenas Ideas - - Salud | Hogar -

Las mo­les­tias en los oí­dos cau­san una sen­sa­ción in­có­mo­da que en al­gu­nas per­so­nas pue­de re­sul­tar per­tur­ba­do­ra. Aun­que es co­mún que to­das las per­so­nas al­gu­na vez en su vi­da ha­yan ex­pe­ri­men­ta­do un zum­bi­do, si és­tos son cons­tan­tes y per­sis­ten­tes, pue­de que se tra­te de al­go más que una mo­les­tia. En al­gu­nos ca­sos, son ver­da­de­ros al­te­ras de un pro­ble­ma de sa­lud más agu­do.

Los ruidos en los oí­dos, cien­tí­fi­ca­men­te de­no­mi­na­dos acú­fe­nos, se de­ben a un de­te­rio­ro de los ner­vios au­di­ti­vos cau­sa­dos por la re­ten­ción de lí­qui­dos, en­ve­je­ci­mien­to o in­fec­cio­nes que afec­tan al tím­pano o al oí­do me­dio.

Si los zum­bi­dos son con­ti­nuos afec­tan­do el desa­rro­llo de su vi­da nor­mal es im­por­tan­te con­sul­tar a un mé­di­co o un es­pe­cia­lis­ta ya que pue­de de­ri­var en com­pli­ca­cio­nes se­ve­ras ta­les co­mo dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad au­di­ti­va o tras­tor­nos psi­co­fí­si­cos.

Pa­ra evi­tar es­tas mo­les­tias, es fun­da­men­tal ser pre­ca­vi­do con el vo­lu­men de la ra­dio, la te­le­vi­sión, los mp3 o ipads, así co­mo del ce­lu­lar. Asi­mis­mo, pa­ra aque­llas per­so­nas que tra­ba­jan en lu­ga­res don­de los ruidos su­pe­ran el ni­vel la­bo­ral es obli­ga­to­rio el uso de pro­tec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.