AN­TES DE PLAN­TAR UN RO­SAL

Co­mien­ce a abo­nar el lu­gar ele­gi­do pa­ra plan­tar­lo unas tres se­ma­nas an­tes de rea­li­zar el pro­ce­so.

Buenas Ideas - - Manualidad­es -

Las ro­sas son flo­res que no sue­len fal­tar en cual­quier jar­dín que se pre­cie de ser­lo, ya que re­sul­tan idea­les pa­ra re­ga­lar o de­co­rar el cen­tro de una me­sa, apar­te de ser un ejem­plar muy de­co­ra­ti­vo, fra­gan­te y que siem­pre lla­ma la aten­ción. Si quie­re plan­tar­las en su jar­dín de­be­rá se­guir una se­rie de con­se­jos que le per­mi­ti­rán ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos. -Ca­ve un ho­yo en el em­pla­za­mien­to se­lec­cio­na­do tres se­ma­nas an­tes de plan­tar el ro­sal y mez­cle la tie­rra ex­traí­da con un com­post de li­be­ra­ción len­ta y gra­va. De es­ta ma­ne­ra se ase­gu­ra­rá de que la tie­rra cuen­ta con los nu­trien­tes ade­cua­dos pa­ra fa­ci­li­tar y ace­le­rar su desa­rro­llo.

-Tras plan­tar su ejem­plar, mué­va­lo un po­co pa­ra que la mez­cla de tie­rra que ha pre­pa­ra­do con an­te­rio­ri­dad pe­ne­tre en sus raí­ces y así ob­ten­ga con más fa­ci­li­dad los nu­trien­tes y que­de me­jor su­je­to.

-A lo lar­go del in­vierno ase­gú­re­se de que la tie­rra a su al­re­de­dor no se en­du­rez­ca ni apel­ma­ce por la ac­ción de las he­la­das, ya que se­rá más di­fí­cil que el agua del rie­go lle­gue a sus raí­ces. Si es­to su­ce­de, rie­gue su ejem­plar con agua ca­lien­te, así con­se­gui­rá de­rre­tir el hie­lo a la vez que lo rie­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.