Có­mo su­pe­rar a tu ex.

Buenas Ideas - - Sumario -

Si bien no hay fór­mu­las má­gi­cas y no exis­te una ma­ne­ra “co­rrec­ta” de su­pe­rar un rom­pi­mien­to amo­ro­so por­que ca­da pro­ce­so es per­so­nal y muy ín­ti­mo, ca­be re­mar­car que só­lo uno mis­mo tie­ne el po­der de pa­sar pá­gi­na y dar­le la opor­tu­ni­dad a nue­vo amor. Por eso, Lo­ven­ti­ne.com te ofre­ce al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra que si­gas ade­lan­te:

Ter­mi­nar una re­la­ción es un mo­men­to di­fí­cil de atra­ve­sar, prin­ci­pal­men­te por­que te­ne­mos una mez­cla de emo­cio­nes que real­men­te no sa­be­mos ma­ne­jar. De­bi­do a que nos en­con­tra­mos par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­bles, hay te­ner cui­da­do con las co­sas que ha­ce­mos, ya que even­tual­men­te pue­den pro­du­cir­se si­tua­cio­nes in­có­mo­das y do­lo­ro­sas. Lo cier­to es que es­te pro­ce­so es com­ple­jo por­que ne­ce­si­ta va­rios pa­sos y so­bre to­do de tiem­po. Se di­ce fá­cil, cla­ro, pe­ro po­ner­lo en prác­ti­ca re­quie­re de ver­da­de­ro com­pro­mi­so y más a la ho­ra de no re­in­ci­dir en una re­la­ción ya da­ña­da. A con­ti­nua­ción, el re­co­no­ci­do si­tio de ci­tas in­ter­na­cio­nal Lo­ven­ti­ne.com te brin­da una se­rie de tips pa­ra que pue­das su­pe­rar a tu ex de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va.

1. ALE­JAR­SE DEL EX:

El pa­so esen­cial es ale­jar­se lo más po­si­ble de esa per­so­na por­que así evi­ta­re­mos la ten­ta­ción de se­guir bus­cán­do­la. De he­cho, al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas in­di­can que es­ta ac­ción se­rá ne­ce­sa­ria pa­ra en­con­trar sa­na­ción. Blo­quear su nú­me­ro de te­lé­fono o el co­rreo, pue­den ser ta­reas di­fí­ci­les de cum­plir, así que no es­tá de­más con­tar con el apo­yo de un ami­go o per­so­na cer­ca que sea ca­paz de en­ten­der por lo que se es­tá pa­san­do.

2. HAZ CO­SAS POR Y PA­RA VOS:

Al te­ner pa­re­ja es po­si­ble que se ha­yan ol­vi­da­do al­gu­nos gus­tos y pa­sa­tiem­pos que so­lías dis­fru­tar en tu épo­ca de sol­te­ría. Por lo tan­to, es­ta fa­se es per­fec­ta pa­ra vol­ver­te a co­nec­tar con aque­llo que tan­to pla­cer te da­ba. Ha­cer de­por­te, ma­nua­li­da­des, pa­sear: son al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des que te ha­rán sen­tir me­jor con­ti­go. Ade­más, es una gran ma­ne­ra de vol­ver pa­sar tiem­po en so­le­dad.

3. RE­NUN­CIA A LAS RE­DES SO­CIA­LES, AL ME­NOS POR UN TIEM­PO:

¿Re­cuer­das lo que men­cio­na­mos so­bre ale­jar­te de tu ex pa­re­ja? Es­to tam­bién apli­ca a las re­des so­cia­les… Aun­que pa­re­ce un ítem di­fí­cil de cum­plir por­que es­tá la ten­ta­ción de sa­ber có­mo es­tá y qué ha­ce, ello pue­de ser muy do­lo­ro­so pa­ra vos. En es­te sen­ti­do, lo re­co­men­da­ble es que re­cu­rras a tus gru­pos de amis­ta­des o de fo­ros en lí­nea de per­so­nas que es­tán pa­san­do por tu mis­ma si­tua­ción. En­con­trar com­pren­sión y apo­yo por par­te de otras per­so­nas es un gran pa­so que te ayu­da­rá a su­pe­rar a tu ex de una vez por to­das.

4. NO BLOQUEES TUS SEN­TI­MIEN­TOS:

Un gran enemi­go que aten­ta con­tra su­pe­rar a tu ex con­sis­te en ne­gar tus sen­ti­mien­tos. El no dar­te la li­ber­tad de ex­pre­sar­te es con­tra­pro­du­cen­te. Pe­ro, ¿de qué ma­ne­ra? De­bi­do a la vul­ne­ra­bi­li­dad en la que es­tás, es más pro­ba­ble que re­cu­rras a los mé­to­dos me­nos sa­lu­da­bles pa­ra ma­ne­jar el do­lor. Aun­que re­quie­re de un enor­me es­fuer­zo, hay que ar­mar­se de va­lor pa­ra no caer a ac­ti­tu­des da­ñi­nas ni des­truc­ti­vas.

5. ESCRIBILE UNA CAR­TA:

Ha­bla­mos de ex­pre­sar lo que sien­tes, pues bien, una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra lo­grar­lo es es­cri­bir una car­ta a tu ex. Allí co­lo­ca­rás lo que crees fue­ron las cau­sas de la rup­tu­ra, el via­je emo­cio­nal que tu­vis­te a lo lar­go del tiem­po, así co­mo el da­ño que su­fris­te. Al ter­mi­nar, pue­des en­viár­te­la a ti mis­ma o des­truir­la. Se en­tien­de que al ha­cer­lo es­ta­rás ca­da vez más cer­ca del per­dón y de la acep­ta­ción de lo que su­ce­dió. Más ade­lan­te, cuan­do te en­cuen­tres es­ta­ble, se­rás ca­paz de en­ten­der la si­tua­ción en la que es­ta­bas y lo mu­cho que has cam­bia­do.

6. APÓYATE EN TUS AMI­GOS Y FA­MI­LIA: De la mano del ítem an­te­rior, te­ner una red de apo­yo pue­de ha­cer una ver­da­de­ra di­fe­ren­cia, so­bre to­do cuan­do es­ta­mos so­me­ti­dos a un es­ta­do emo­cio­nal in­ten­so. No obs­tan­te, si sien­tes que los sen­ti­mien­tos de do­lor, frus­tra­ción u odio son de­ma­sia­do fuer­tes pa­ra que lo pue­das li­diar por vos mis­ma/o, es me­jor que re­cu­rras a un pro­fe­sio­nal pa­ra que te dé las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias y así se­guir ade­lan­te.

7. SER PA­CIEN­TE CON­TI­GO MIS­MO/A: Su­pe­rar a tu ex to­ma tiem­po y es­fuer­zo, se re­quie­re de vo­lun­tad y dis­ci­pli­na por­que es muy fá­cil caer en la si­tua­ción de re­to­mar el con­tac­to y la re­la­ción, y eso no siem­pre es po­si­ti­vo. Ca­da día y ca­da ac­ción de­be ser to­ma­da con cons­cien­cia y res­pon­sa­bi­li­dad. De esa ma­ne­ra, po­co a po­co te sen­ti­rás más po­si­ti­vo, más op­ti­mis­ta y con ga­nas de un me­jor fu­tu­ro pa­ra vos.

Re­cuer­da, ca­da si­tua­ción en nues­tras vi­das nos vuel­ven más ma­du­ros y pre­pa­ra­dos pa­ra te­ner re­la­cio­nes sa­lu­da­bles con los de­más y con no­so­tros mis­mos.

Fuen­te: Lo­ven­ti­ne.com, si­tio de ci­tas in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.