MAS­CO­TAS EXOTICAS: PRO­BLE­MAS PA­RA NI­ÑOS

Buenas Ideas - - Mascotas Manualidad­es -

La adop­ción de ani­ma­les no tra­di­cio­na­les es una ten­den­cia en cre­ci­mien­to. Ca­da vez son más los pa­dres que re­ga­lan a sus hi­jos háms­ters, co­ba­llos, rep­ti­les en lu­gar de ele­gir a los de­no­mi­na­dos “ami­gos del hom­bre”. Mu­chos más hi­gié­ni­cos, au­to­su­fi­cien­tes, pe­que­ños y sin ne­ce­si­dad de un cui­da­do per­ma­nen­te, es­tos ani­ma­les pa­re­cen ser una op­ción ideal. Sin em­bar­go, di­ver­sos estudios de­mues­tran que en ho­ga­res con ni­ños sus per­jui­cios son ma­yo­res que sus ven­ta­jas. La Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría ad­vir­tió que la presencia de es­tos ani­ma­les en una ca­sa cons­ti­tu­ye to­do un pe­li­gro pa­ra los ni­ños me­no­res de cin­co años, ya que la ten­den­cia a mor­der y ara­ñar es ma­yor que en los pe­rros o ga­tos. Pe­ro és­ta no se­ría la úni­ca ra­zón. Es­tas mas­co­tas son más pro­cli­ves a por­tar y trans­mi­tir en­fer­me­da­des al to­mar con­tac­to con los in­fan­tes. Por ejem­plo, el 11 por cien­to de las in­fec­cio­nes de sal­mo­ne­lla en ni­ños ocu­rre cuan­do se re­la­cio­nan con la­gar­tos pe­que­ños, tor­tu­gas y otros rep­ti­les. Asi­mis­mo los háms­ters y co­ba­llos tam­bién pue­den ser por­ta­do­res de es­te ger­men.

En ca­so de que los pa­dres deseen te­ner al­guno de es­tos ani­ma­les o su hi­jo los re­quie­ra in­sis­ten­te­men­te es re­co­men­da­ble es­pe­rar has­ta que el ni­ño crez­ca, cu cuan­do ya su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co es­té mu­cho más desa­rro­lla­do. Durante esos años, las mas­co­tas tra­di­cio­na­les pue­den ser tam­bién una bue­na com­pa­ñía inofen­si­va pa­ra su ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.