Sa­lud: Tres ali­men­tos pa­ra man­te­ner la dia­be­tes ba­jo con­trol.

Buenas Ideas - - Sumario -

Re­cien­te­men­te se die­ron a co­no­cer los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio mun­dial so­bre dia­be­tes: ca­si el 80 por cien­to de las per­so­nas que la pa­de­cen, tie­ne com­pli­ca­cio­nes se­ve­ras de sa­lud. En es­ta no­ta, más de­ta­lles al res­pec­to y los tres re­me­dios naturales más re­co­men­da­bles pa­ra su con­trol.

El ni­vel ele­va­do de azú­car en san­gre, la de­mo­ra en el co­mien­zo de apli­ca­ción de in­su­li­na y el al­to ni­vel de com­pli­ca­cio­nes vin­cu­la­das con la dia­be­tes, si­guen sien­do las di­fi­cul­ta­des ha­bi­tua­les que en­fren­ta la ma­yo­ría de los pa­cien­tes que pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad en el mun­do. Se lle­vó a ca­bo un es­tu­dio so­bre la dia­be­tes ti­po 2 rea­li­za­do a 66.726 pa­cien­tes de 28 paí­ses de Asia, Africa, Eu­ro­pa y Amé­ri­ca la­ti­na; los datos ob­te­ni­dos de di­chos pa­cien­tes an­tes de que nin­gu­na de las in­su­li­nas del es­tu­dio fue­ran ini­cia­das, mos­tra­ron que el con­trol de la dia­be­tes era, en ge­ne­ral, de­fi­cien­te, con un ni­vel pro­me­dio de glu­co­sa en san­gre (lo que se de­no­mi­na he­mo­glo­bi­na gli­co­si­la­da) de 9.5 por cien­to, que es­tá por en­ci­ma del 7 por cien­to con­si­de­ra­do co­mo el va­lor deseable se­gún las re­co­men­da­cio­nes internacio­nales de tra­ta­mien­to. Ca­si un 75 por cien­to de los par­ti­ci­pan­tes pre­sen­ta­ba en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar. Y cer­ca de un 84 por cien­to te­nía otras com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la dia­be­tes, ta­les co­mo en­fer­me­dad re­nal, pro­ble­mas en la vis­ta, úl­ce­ras en los pies y neu­ro­pa­tías.

Es­tos datos, sin em­bar­go, va­rían se­gún la re­gión. Al mo­men­to de in­gre­sar al es­tu­dio, cer­ca del 9 por cien­to de los pa­cien­tes no ha­bía re­ci­bi­do nin­gún ti­po de me­di­ca­ción pa­ra re­cu­dir la glu­co­sa en san­gre, a pe­sar de pre­sen­tar un ni­vel he­mo­glo­bi­na gli­co­si­la­da su­pe­rior al 10 por cien­to. Las per­so­nas que ha­bían sido tra­ta­das con me­di­ca­men­tos ora­les pa­ra re­du­cir el ni­vel de glu­ce­mia an­tes de in­gre­sar al es­tu­dio, pre­sen­ta­ban diag­nós­ti­co de dia­be­tes ha­cía 5 años (los del sur de Asia) y 10 años (los de en Amé­ri­ca la­ti­na), lo cual in­di­ca una de­mo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en el co­mien­zo del tra­ta­mien­to con in­su­li­na. Los pa­cien­tes que ha­bían sido tra­ta­dos pre­via­men­te con in­su­li­na re­ci­bie­ron ba­jas do­sis y la do­sis no se au­men­tó con el tiem­po, tal co­mo sue­le ser re­que­ri­do con la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad. Con­sul­ta­do acer­ca de los datos ob­te­ni­dos, Phi­lip Home, profesor en Dia­be­tes en la Uni­ver­si­dad de New­castle, In­gla­te­rra, co­men­tó: “Es­ta in­for­ma­ción des­ta­ca la ne­ce­si­dad cons­tan­te de me­jo­rar el tra­ta­mien­to de los pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 2 en to­do el mun­do. Los datos mues­tran cla­ra­men­te que se sue­le re­tra­sar el ini­cio y la op­ti­mi­za­ción de la te­ra­pia con in­su­li­na, lo cual de­vie­ne en un con­trol glu­cé­mi­co de­fi­cien­te, que ge­ne­ra las com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la dia­be­tes”.

3 ali­men­tos mi­la­gro­sos Se­mi­llas de lino.

La li­na­za es la se­mi­lla de la planta del lino y ha sido uti­li­za­da his­tó­ri­ca­men­te co­mo fuen­te de fi­bra. Se apli­ca pa­ra pre­ve­nir di­ver­sos ti­pos de cán­cer, me­jo­rar la sa­lud de los dia­bé­ti­cos, las en­fer­me­da­des car­día­cas, pa­ra ba­jar de pe­so y es­ta­bi­li­zar el sis­te­ma ner­vio­so. En el ca­so de la dia­be­tes, se es­ti­ma que es­ta en­fer­me­dad res­pon­de en par­te a una de­fi­cien­cia de áci­do li­no­lé­ni­co y a un ex­ce­so de gra­sas sa­tu­ra­das. El con­te­ni­do de es­te áci­do pre­sen­te en la li­na­za pue­de ayu­dar a dis­mi­nuir los re­que­ri­mien­tos de in­su­li­na en el dia­bé­ti­co me­dian­te su fre­cuen­te con­su­mo, da­do que ayu­da a con­tro­lar los ni­ve­les de azú­car en la san­gre, re­sul­tan­do un ex­ce­len­te alia­do pa­ra los in­su­li­no­de­pen­dien­tes. Por otra par­te, la li­na­za mo­li­da es ex­ce­len­te pa­ra ba­jar de pe­so, da­do que eli­mi­na el co­les­te­rol rá­pi­da­men­te y ayu­da a los ri­ño­nes a eli­mi­nar agua y so­dio. De es­ta ma­ne­ra, ayu­da a con­tro­lar la obe­si­dad y la sen­sa­ción in­ne­ce­sa­ria de ape­ti­to, por­que contiene gran­des can­ti­da­des de fi­bra die­té­ti­ca. En es­tos ca­sos, se re­co­mien­da to­mar to­das las ma­ña­nas y las tar­des una cu­cha­ra­da de acei­te de li­na­za. Có­mo in­ge­rir las se­mi­llas de lino: de una a tres cu­cha­ra­das so­pe­ras de se­mi­lla, al día, sin mas­ti­car, acom­pa­ña­das de abun­dan­te agua. Co­mo in­fu­sión, con una cu­cha­ra­da so­pe­ra por ta­za de agua. Se ha­ce her­vir durante dos mi­nu­tos y se cue­la. Co­mo acei­te, in­gi­rien­do de una a tres cu­cha­ra­das so­pe­ras al día.

Le­va­du­ra de cer­ve­za:

Fuen­te de vi­ta­mi­nas, la le­va­du­ra contiene una gran can­ti­dad de cro­mo. Es­te mi­ne­ral ayu­da a es­ta­bi­li­zar o nor­ma­li­zar el ni­vel de azú­car en la san­gre, tan­to si es su­pe­rior co­mo in­fe­rior al nor­mal. Có­mo in­ge­rir­la: to­me de dos a tres cu­cha­ra­das al día si tie­ne pro­ble­mas de glu­ce­mia o dia­be­tes. Con­sú­ma­la en tro­ci­tos, si ad­quie­re la pren­sa­da que ha­bi­tual­men­te se uti­li­za pa­ra la preparació­n de pa­nes y piz­zas ca­se­ras. Si no, pue­de con­su­mir la le­va­du­ra en co­pos o en pol­vo, ideal pa­ra agre­gar a so­pas, in­fu­sio­nes o yo­gu­res. En ca­so de no po­seer un gus­to de su agra­do, ten­ga en cuen­ta que la le­va­du­ra en pol­vo o co­pos se co­mer­cia­li­za sa­bo­ri­za­da, tan­to pa­ra aña­dir­la a co­mi­das sa­la­das co­mo a dul­ces.

Aloe vera:

Es­ta planta per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de los li­rios y sus ho­jas pro­por­cio­nan una sa­via que tie­ne unas propiedade­s cu­ra­ti­vas úni­cas co­mo an­ti­in­fla­ma­to­rio. Ade­más, co­mo es ri­co en nu­trien­tes, se uti­li­za en nu­me­ro­sas do­len­cias co­mo en la fluc­tua­ción de los ni­ve­les de azú­car en la san­gre. Có­mo con­su­mir­la: ob­ten­ga el ju­go del aloe pre­sio­nan­do cin­co ho­jas gran­des de la planta, si es po­si­ble con un ex­pri­mi­dor eléc­tri­co. Pa­se la pul­pa por un co­la­dor de te­la o una pren­sa de uvas. Be­ba el ju­go re­sul­tan­te mien­tras no­te los sín­to­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.