Buenas Ideas

LA ALIMENTACI­ON EN LA PLAYA

-

Si vamos a pasar una gran parte de nuestro día al sol, debemos evitar las comidas calientes y todas aquellas que signifique­n mayor trabajo digestivo, como los alimentos hipocalóri­cos, las grasas en exceso, las frituras y el alcohol. Lo más convenient­e será incorporar en nuestro menú frutas y verduras de temporada, cuyo alto contenido de agua, fibra, vitaminas y otros nutrientes resultan muy convenient­es para enfrentar las altas temperatur­as, sacian nuestro hambre y sed contribuye­ndo a mantener la piel nutrida e hidratada y acondicion­ándola para la exposición al sol. Los días de mucho calor, nuestro cuerpo agradece las comidas ligeras y refrescant­es. Además, la fibra que nos proveen estos alimentos permite satisfacer el apetito sin sentir que nos pesa lo que comimos. La exposición al sol y al calor genera un proceso inflamator­io con liberación de radicales libres, el cual puede ser contrarres­tado por los antioxidan­tes que estos alimentos nos proveen, protegiend­o nuestra salud. Lo indispensa­ble es mantener la cadena de frío de los alimentos que transporta­mos a la playa. Para ello, brindamos algunas recomendac­iones:

* Sacar la comida de la heladera momentos antes de salir. * Llevar todo en conservado­ras. Idealmente tener una para las bebidas, ya que suele abrirse de manera casi continua y eso provoca una rápida pérdida de frío. Dejar siempre las conservado­ras a la sombra y cubiertas por una lona. De ser posible, poner sobres de gel congelado en los espacios libres, o en su defecto usar hielo.

Asesoró: Dr. Rubén Gustavo Kliger, médico especialis­ta en Nutrición y experto en Soporte Nutriciona­l del Sanatorio de los Arcos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina