Buenas Ideas

IDENTIFICA­R UNA PLANTA ENFERMA

Sólo hay que observar el color de las hojas para saber si una planta tiene el aporte de nutrientes necesario.

-

Los riegos demasiado frecuentes o un mal drenaje pueden ocasionar manchas de moho gris sobre las hojas y las flores, y podredumbr­e en los tallos. Por el contrario, un riego irregular e insuficien­te puede retardar la actividad de las raíces y las hojas. Las puntas de las hojas toman un color marrón y los bordes empiezan a amarillear. Las plantas más sensibles a la falta de agua se marchitan y mueren. Las manchas amarillas en las hojas también pueden estar causadas por un agua de riego o un sustrato demasiado calcáreo. Para subsanar el problema, hay que regar la planta con agua de lluvia y trasplanta­rla a un mantillo a base de turba. Si el agua de riego está demasiado fría, pueden formarse manchas pardas en ambas caras de las hojas o en el borde de las mismas. Durante los meses más cálidos del año, las plantas pueden tener pequeñas quemaduras en las hojas. Si esto ocurre, hay que evitar regar en las horas de más calor, ya que las gotas de agua que quedan en las hojas actúan como lentes ante los rayos solares.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina