“LLU­VIA DE PLA­TA”: HUMOR Y EX­CE­LEN­CIA AC­TO­RAL

MU­RIEL SAN­TA ANA Y LUCIANO CACERES, DI­VIER­TEN A LO GRAN­DE

Caras - - CARAS -

El te­ma es con­cre­to: ¿En qué nos pue­de trans­for­mar el di­ne­ro? ¿Cuán­do se trans­for­ma el di­ne­ro en al­go su­cio e im­pu­ne? ¿To­do es di­ne­ro? Al­gu­nas de es­tas pre­gun­tas pro­po­ne es­ta co­me­dia de­li­ran­te don­de el dis­pa­ra­dor es el ab­sur­do. El au­tor de “Llu­via de Pla­ta”, el fran­cés Sé­bas­tien Thiéry, abre el jue­go, ex­po­ne los con­flic­tos pa­ra que el es­pec­ta­dor, no só­lo dis­fru­te de un mo­men­to de humor ex­plo­si­vo, sino que en­cuen­tre sus pro­pias res­pues­tas. Los diá­lo­gos son ocu­rren­tes y dis­pa­ra­ta­dos. Hay ac­ción y ten­sión. La di­rec­ción de Ar­tu­ro Puig le apor­ta un plus de co­ne­xión ac­to­ral y ex­qui­si­to re­co­rri­do es­cé­ni­co. La pre­sen­cia de Mu­riel San­ta Ana es arro­lla­do­ra. Su his­trio­nis­mo es de un ni­vel de ex­ce­len­cia. No se pier­de un ges­to ni una mi­ra­da. Tie­ne “back­ground” y pe­so pro­pio. Luciano Cá­ce­res com­ple­ta la pa­re­ja con pre­sen­cia y con­tun­den­cia teatral: se lo no­ta se­gu­ro, dis­fru­ta del humor y jue­ga con to­das sus ca­pa­ci­da­des. Hay en él cier­ta ma­gia, se­duc­ción y per­ver­sión. Com­ple­tan el elen­co Gui­ller­mo Aren­go – sa­be im­po­ner­se e im­po­ner ac­ción- y Lu­cia­na Lifs­chitz, quien in­ter­pre­ta a una ado­ra­ble mu­ca­ma ita­lia­na con exal­ta­do his­trio­nis­mo y can­di­dez. Am­bos sa­ben y de­mues­tran que en el buen tea­tro, no exis­ten los pe­que­ños pa­pe­les. El fi­nal es tan im­pre­vi­si­ble co­mo an­to­ló­gi­co. Ya lo pi­de su au­tor, ja­más de­ve­len el desen­la­ce de la obra. Y es cier­to. Hay que ver­la, sa­bo­rear­la y de­jar que la llu­via nos de­je lle­var...HM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.