OREI­RO EN RU­SIA: "A MI HI­JO LE SI­GO DAN­DO LA TE­TA"

La ac­triz ce­le­bró sus 20 años de ca­rre­ra con un via­je al vie­jo con­ti­nen­te, don­de can­tó pa­ra 60 mil per­so­nas. Ha­bla de sus 13 años con Ri­car­do Mo­llo y que aún le da la te­ta a Mer­lín. Re­nie­ga de las ci­ru­gías por­que aten­tan con­tra su ca­rre­ra ac­to­ral.

Caras - - NOTAS DE TAPA - Por Car­los Pi­ro

Ce­le­bran­do sus 20 años de ca­rre­ra, dio un me­ga­con­cier­to en Mos­cú. Ha­bla de la edad, las arru­gas, di­ce que no quie­re ha­cer­se ci­ru­gías y ex­pli­ca por qué ama­man­ta a Mer­lín, de más de dos años.

“En­ten­dí que los ru­sos me quie­ren por­que cre­ci­mos jun­tos y hoy me si­guen con sus hi­jos”.

Tie­nen una re­la­ción de mu­chos años. Qui­zá por eso la cui­dan tan­to, y no de­jan que la dis­tan­cia ni el pa­so del tiem­po ha­gan me­lla en el amor que se tie­nen. Así, Na­ta­lia Orei­ro (36) y Ru­sia, por más di­fe­ren­tes que pue­dan ser, se aman co­mo el pri­mer día que se vie­ron ca­ra a ca­ra, allá por el año 2000, tres años des­pués de que los ru­sos vie­ran por te­le­vi­sión una de sus no­ve­las más im­por­tan­tes, 'Ri­cos y fa­mo­sos'. Des­de en­ton­ces, la ac­triz y can­tan­te ha vi­si­ta­do el país ca­si to­dos los años, y has­ta se ins­ta­ló en Mos­cú du­ran­te dos me­ses en 2005 pa­ra tra­ba­jar en una mi­ni­se­rie, 'Al rit­mo de tan­go'. “Siem­pre fue alu­ci­nan­te pa­ra mí, y re­cién en el via­je que hi­ce en di­ciem­bre de 2013 en­ten­dí que me quie­ren tan­to por­que cre­ci­mos jun­tos”, de­fi­ne sen­ta­da el pi­so del es­tu­dio de gra­ba­ción que tie­ne en su ca­so­na del ba­rrio por­te­ño de Pa­ler­mo y que ha­bi­ta des­de 1999. “Es de 1887, fue la pri­me­ra ca­sa de la zo­na”, se­ña­la con or­gu­llo y agre­ga que la com­pró aún an­tes de enamo­rar­se de Ri­car­do Mo

llo (56) y de so­ñar con que se con­vier­ta en la re­si­den­cia de la fa­mi­lia que con­for man con

Mer­lín Atahual­pa (2). “A ve­ces ten­go la fan­ta­sía de que en otra vi­da fui ru­sa, por­que fí­si­ca­men­te me pa­rez­co mu­cho a ellos, más que na­da, por la ca­ra redonda de 'ma­mush­ka'. Has­ta con el idio­ma me lle­vo bien... Me­jor con el ru­so que con el in­glés, que lo es­tu­dié. El ru­so me sa­le más es­pon­tá­neo, me re­sul­ta cer­cano”, cuen­ta la ac­triz, pa­ra ex­pli­car tan­ta afi­ni­dad. “La ma­yo­ría de los que me vie­nen a ver, hoy vie­nen con sus hi­jos. Te­nían 20 años cuan­do via­jé por pri­me­ra vez y hoy me si­guen con sus hi­jos. Los acom­pa­ñé en su in­fan­cia y las co­sas que te pa­san en la in­fan­cia te acom­pa­ñan pa­ra siem­pre” ex­pli­ca con un brillo es­pe­cial en los ojos. Y sa­be tam­bién que ese amor es la puer­ta pa­ra otras opor­tu­ni­da­des. Es que mien­tras la te­le­vi­sión ru­sa re­pi­te por dé­ci­ma vez 'Mu­ñe­ca

bra­va' y emi­te 'Sos mi vi­da' jun­tas y en ho­ra­rio cen­tral, se pre­pa­ran pa­ra es­tre­nar 'Wa­kol­da' (la pe­lí­cu­la de Lucía Puen­zo) en ju­nio. “Eso tam­bién es­tá bueno, por­que en Ru­sia se ven otras co­sas que hi­ce ade­más de Mu­ñe­ca bra­va, co­mo ‘Lynch’ (una se­rie pro­du­ci­da en Co­lom­bia), co­mo ‘Wa­kol­da’, vie­ron to­das las pe­lí­cu­las… es­tán al tan­to de to­do. Es un in­ter­cam­bio muy in­tere­san­te, que nos be­ne­fi­cia a to­dos”, ex­pli­ca Orei­ro que se pre­sen­tó en Mos­cú, en el Fes­ti­val de Mú­si­ca Sú­per Dis­co­te­ka an­te más de 60 mil per­so­nas que la ova­cio­na­ron. “Es un fes­ti­val pa­ra gru­pos ru­sos, pe­ro a mí me con­si­de­ran co­mo una ru­sa más, por­que ha­blo y can­to en su idio­ma, es­tu­ve vi­vien­do allá. La re­la­ción me re­sul­ta al­go de mu­cho amor, no lo sien­to dis­tan­te, tie­ne que ver con l as emo­cio­nes, pue­do ver pro­fe­sio­nal­men­te el he­cho, si ha­bía mu­cha gen­te, si so­nó me­jor o peor, pe­ro hay al­go de emo­ción que su­pera to­do lo ar­tís­ti­co, co­mo un víncu­lo… No sé… por ahí me pon­go me­dio sen­ti­men­tal… Pe­ro el víncu­lo con ellos es eso, muy sen­ti­men­tal, muy cer­cano” com­ple­ta.

La ac­triz ya ha­ce mu­cho tiem­po que se con­vir­tió en una ce­le­bri­dad, pe­ro no de­ja de ser una mu­jer sen­ci­lla, que tie­ne pre­sen­te to­do el tiem­po a aque­lla ni­ña de 8 años que le in­sis­tió a sus pa­dres pa­ra que la de­ja­ran co­men­zar su ca­rre­ra. “Voy, si­guien­do siem­pre a esa ne­na de ocho años que que­ría ac­tuar, en­ten­der por qué l o ha­cía y qué es l o que me di­ver­tía ha­cer. Tra­tan­do de ser sin­ce­ra con eso y tra­tan­do de su­pe­rar mis li­mi­ta­cio­nes. A mí me gus­ta ha­cer es­to y le pon­go to­do. Cuan­do uno es más chi­co, tie­ne me­nos ex­pe­rien­cia y me­nos he­rra­mien­tas, pe­ro a par­tir de que uno desa­rro­lla una ca­rre­ra, co­mien­za a fun­cio­nar una rue­da que po­dés ha­cer­la cre­cer o ha­cer­la des­apa­re­cer. Siem­pre tra­té de que en ca­da pro­yec­to pue­da ac­tuar me­jor, ele­gir me­jor, la ex­pe­rien­cia ha­ce que uno ha­ga las co­sas me­jor, siem­pre tra­té de evo­lu­cio­nar y no in­vo­lu­cio­nar, pa­ra eso, siem­pre tra­té de no men­tir­me y de co­rrer­me de los lu­ga­res co­mu­nes, de las co­sas que ya hi­ce, no creer­me tan­to el mo­men­to sino la cons­truc­ción de los dis­tin­tos momentos”, ex­pli­ca y agre­ga: “Hoy los ru­sos pue­den ver tres, cua­tro o cin­co co­sas muy dis­tin­tas mías, que tie­nen que ver con la edad que ten­go, con las co­sas

que fui atra­ve­san­do y cons­tru­yen­do, me da in­fi­ni­ta ale­gría y mu­chí­si­ma ter­nu­ra que vuel­van a ver 'Mu­ñe­ca bra­va', pe­ro que tam­bién vean 'Lynch', que vean 'Wa­kol­da', que can­ten mis nue­vas can­cio­nes, es una mez­cla de gra­ti­tud y sor­pre­sa pe­ro tam­bién me lo to­mo con na­tu­ra­li­dad”, ase­gu­ra.

Es­te año se cum­plen 20 años del co­mien­zo de su ca­rre­ra en la Ar­gen­ti­na y la ac­triz lo re­cor­dó por ca­sua­li­dad, pe­ro se en­tu­sias­ma en la enu­me­ra­ción de sus tra­ba­jos. “Fue ayer, me acuer­do to­do”, di­ce y re­cuer­da que em­pe­zó en Ca­nal 9, ha­cien­do ' Al­ta Co­me­dia' y que cuan­do el ca­nal de Ale­jan­dro Ro­may se mu­dó al pre­dio de Do­rre­go, se gra­ba­ba mien­tras se cons­truían los es­tu­dios. “Ca­da te­le­no­ve­la que ha­cía, inau­gu­ra­ba un es­tu­dio de Do­rre­go, fue­ron seis en to­tal. Era mag­ní­fi­ca la épo­ca de Ale­jan­dro. Me tra­ta­ba co­mo a una nie­ta, me me­tía en su ofi­ci­na sin gol­pear y ha­bla­ba de pla­ta a los 18 años con él. Al prin­ci­pio, me pa­sa­ban co­sas co­mo que me di­je­ran que no me ma­qui­lla­ra por­que por ahí ni sa­lía y yo pen­sa­ba 'Al­guien me va a ver'. Ha­cía co­mo que ac­tua­ba ca­da vez que la cá­ma­ra se me acer­ca­ba por­que es­ta­ban los pro­ta­go­nis­tas. Y de he­cho, al­guien me vio. No me ol­vi­do de na­da. No lo to­ma­ba co­mo al­go pe­yo­ra­ti­vo que me di­je­ran eso, me de­cían al­go que era cier­to, pe­ro yo no en­ten­día có­mo era que si te­nían la po­si­bi­li­dad de es­tar ahí, no ha­cían al­go. No sos un mue­ble que te po­nen de re­lleno, ha­bía que apro­ve­char ca­da se­gun­di­to”, se ríe, or­gu­llo­sa de sa­ber que pe­leó con sus ar­mas y con su ta­len­to el es­pa­cio que se ga­nó en el ne­go­cio del es­pec­tácu­lo.

Fe­liz con su vi­da en la Ar­gen­ti­na, siem­pre men­cio­na con nos­tal­gia su Mon­te­vi­deo na­tal, aun­que via­je to­do el tiem­po. “Ex­tra­ño los atar­de­ce­res”, di­ce con una son­ri­sa. “El sol se po­ne en el río y po­día ir to­dos los días a la pla­ya, por­que Mon­te­vi­deo es una ciu­dad que mira el río, en cam­bio, Buenos Aires le dio siem­pre la es­pal­da, aun­que aho­ra es­tán arre­glan­do la Costanera y es un lu­gar muy lin­do pa­ra ir a pa­sear”, agre­ga.

“Con Ri­car­do te­ne­mos una vi­da muy na­tu­ral y Mer­lín tam­bién. To­ma te­ta, co­me se­mi­llas y no co­no­ce los ca­ra­me­los”.

Con una vi­da de­di­ca­da a su ca­rre­ra, re­co­no­ce que por su per­so­na­li­dad, pri­me­ro le ha­ce ca­so a sus im­pul­sos y lue­go ra­zo­na sus mo­vi­mien­tos tan­to en lo per­so­nal co­mo en lo ar­tís­ti­co. Y así eli­ge los pa­sos a dar en su ca­rre­ra, con una fra­se que le gus­ta re­pe­tir y que jus­ti­fi­ca de­ci­sio­nes per­so­na­les que son las que hu­bie­ra to­ma­do la ma­yo­ría. “El pre­cio de mi li­ber­tad”, di­ce Orei­ro con fir­me­za, y a ve­ces, con re­sig­na­ción. “Quie­ro ha­cer otras co­sas, por suer­te siem­pre fui muy cons­cien­te de eso. Res­cin­dí mi con­tra­to mu­si­cal en mi me­jor mo­men­to, des­pués de tres años de gi­ra. Me ofre­cían gra­bar en otros idio­mas, con otros ar­tis­tas, pe­ro yo sen­tía que ya no es­ta­ba allí, no es­ta­ba su­ce­dien­do lo que yo que­ría. Y lo que yo que­ría era co­men­zar una cons­truc­ción, ha­cia dón­de que­ría ir en mis pró­xi­mos diez años, y que­ría ele­gir­lo yo, por­que si eli­gen por vos, so­nas­te. Quie­ro ser due­ña de mi mun­do”, de­fi­ne.

En es­tos días, la ac­triz es­tá sor­pren­di­da por otro re­co­no­ci­mien­to que agre­ga a su ca­rre­ra. Es par­te de la Aca­de­mia de Ci­ne de la Ar­gen­ti­na, que pre­si­de

Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla (54) con el car­go de Vi­ce­pre­si­den­ta su­plen­te. Y allí, tras una reunión, mien­tras mi­ra­ba una ex­po­si­ción de ob­je­tos his­tó­ri­cos del ci­ne ar­gen­tino, mien­tras pen­sa­ba si al­gún día su tra­ba­jo en­tra­ría en la his­to­ria, una res­pon­sa­ble de la mues­tra le pre­gun­tó si ten­dría al­go pa­ra ex­po­ner. “No lo po­día creer. Guar­do ca­si to­do, por­que apor­to mu­chas co­sas a las pe­lí­cu­las…. No sien­to que es­toy ha­cien­do his­to­ria”, di­ce con inocen­cia, ca­si dis­cul­pán­do­se.

Orei­ro sue­ña con cua­ren­ta años “muy prós­pe­ros” más de ca­rre­ra, eli­gien­do sus tra­ba­jos y cui­dan­do su cuer­po. “Mi ima­gen es par­te de mi tra­ba­jo, pe­ro no lo es to­do. Lo que me pa­sa con el ci­ne y me en­can­ta­ría que pa­se en la te­le tam­bién, es que va­len las arru­gas. No por eso quie­re de­cir que me quie­ro ver arru­ga­da. Pe­ro la ver­dad que trans­mi­te una arru­ga en la pan­ta­lla es gra­ti­fi­can­te pa­ra el

“Si me ope­ro to­da, ja­más voy a ser una gran ac­triz. Creo en el po­der de lo ges­tual y en las mar­cas que de­ja el tiem­po”.

es­pec­ta­dor, por­que a la mu­jer le pa­sa al­go en re­la­ción con la edad que tie­ne. Pa­ra mí es muy im­por­tan­te ser na­tu­ral. Por su­pues­to que me quie­ro ver bo­ni­ta. Y jo­ven, mien­tras pue­da. Pe­ro tam­po­co voy a sos­te­ner al­go irreal, por­que a lo que yo quie­ro apun­tar co­mo ac­triz, es a una ver­dad que va acom­pa­ña­da a có­mo me vea. Si yo quie­ro ser me­jor ac­triz y me ope­ro to­da, nun­ca voy a lle­gar a ser una gran ac­triz, por­que es fal­so lo que es­toy ha­cien­do. Que no sue­ne pe­yo­ra­ti­vo, que no se ofen­da na­die. Es mi de­ci­sión. Ha­cer­me una ci­ru­gía es­té­ti­ca me con­di­cio­na­ría a ha­cer pa­pe­les de gen­te que pue­de ope­rar­se. No po­dría ha­cer a los 60 años de una mu­jer hu­mil­de de 60 años si ten­go la ca­ra he­cha…” ex­pli­ca.

Hoy re­co­no­ce que de­be­ría re­to­mar su ru­ti­na de ejer­ci­cios, y que es­tá mal que lo di­ga, pe­ro no es­tá ha­cien­do na­da. “Siem­pre me gus­tó ha­cer co­sas di­ver­ti­das, co­mo tra­pe­cio, en­tre­nar­me co­mo cuan­do tu­ve que in­ter­pre­tar a una bo­xea­do­ra, hi­ce gim­na­sia olím­pi­ca de chi­ca, pe­ro me abu­rre ha­cer cin­ta. Lo hi­ce des­pués de de­ter­mi­na­da edad y de te­ner a Mer­lín, me pu­se las pi­las y em­pe­cé a ha­cer al­go pa­ra po­der co­mer­me to­dos los dul­ces que qui­sie­ra. Así y to­do, ten­go mis épo­cas. Aho­ra no es­toy ha­cien­do na­da. Pe­ro sé que si quie­ro te­ner bue­na ener­gía, ten­go que es­tar en­tre­na­da pa­ra su­bir a un es­ce­na­rio pa­ra ha­cer un show, can­tar una ho­ra y me­dia. Ade­más, mis úl­ti­mos dos años, co­mo mi hi­jo si­gue to­man­do la te­ta, no duer­mo t odo l o que de­be­ría”, cuen­ta y ad­mi­te que es­te se­rá el úl­ti­mo año que Mer­lín se ali­men­te de le­che ma­ter­na. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que de­je. An­tes era li­bre de­man­da, pe­ro aho­ra hay ho­ra­rios. Se ali­men­ta muy bien, y aun­que ni Ri­car­do ni yo co­ma­mos car­ne, sí le da­mos pes­ca­do dos ve­ces por se­ma­na por­que le gus­ta” agre­ga y des­cri­be su ali­men­ta­ción sa­na: “se ali­men­ta con mu­chas se­mi­llas, Mer­lín no sa­be lo que es un ca­ra­me­lo, pa­ra él, los ca­ra­me­los son las se­mi­llas de to­do ti­po y te las nom­bra. Tam­bién mu­chas len­te­jas, hortalizas,

verduras, le gus­tan las al­gas, la raw food, ga­lle­tas des­hi­dra­ta­das, al­men­dras, cas­ta­ñas de ca­jú, pis­ta­chos, chía, lino, pa­sas de uva, le en­can­tan las ham­bur­gue­sas de qui­noa. Uno se acos­tum­bra a cier­tos sa­bo­res, y cuan­do los sa­tu­rás el gus­to por cier­tas co­mi­das preela­bo­ra­das, hay sa­bo­res que no los sen­tís. Si es­tás acos­tum­bra­do a co­mer co­mi­da cha­ta­rra co­mo ham­bur­gue­sas y pa­pas fri­tas, no te va a gus­tar na­da de lo que di­go. Pe­ro a Mer­lín le en­can­ta lo que le da­mos. Co­me cua­tro fru­tas por día co­mo mí­ni­mo. Ya va a co­no­cer otras co­sas cuan­do in­ter­ac­túe con otros pi­bes, es el mun­do en que vi­vi­mos to­dos, lo mis­mo cuan­do va a visitar a las abue­las o via­ja en avión. Pe­ro en el día a día, co­me lo que le ha­ce

bien, y le ge­ne­ra una ba­se pa­ra el fu­tu­ro, co­mo no­so­tros. Por­que no es que no­so­tros co­me­mos una pa­ta de po­llo y él co­me una ham­bur­gue­sa de qui­noa”, se­ña­la.

En la crian­za tan es­pe­cial de Mer­lín, el pa­pá tie­ne tan­ta im­por­tan­cia co­mo ella. Y no tie­ne más que elo­gios pa­ra de­fi­nir la re­la­ción que tie­ne des­de ha­ce 13 años con el lí­der de Di­vi­di­dos. “Cuan­do uno eli­ge es­tar con al­guien, lo pri­me­ro es el res­pe­to, y den­tro de ese res­pe­to, es­tán da­das las pau­tas pa­ra la fi­de­li­dad- mien­tras uno quie­ra ser ver­da­de­ro en la re­la­ción… es eso. An­tes la gen­te se ca­sa­ba y lis­to, se es­con­dían atrás de un ma­tri­mo­nio cual­quier co­sa, pe­ro no se po­dían se­pa­rar. Cuan­do uno eli­ge es­tar con otra per­so­na, lis­to, es la elec­ción. Si no, te ata otra co­sa que la sin­ce­ri­dad y la ver­dad. No to­mo al otro co­mo una po­se­sión. La otra per­so­na va a que­rer es­tar con­mi­go mien­tras le su­ce­dan co­sas. Es un ida y vuel­ta siem­pre. Mien­tras que­rra­mos…” di­ce, y acep­ta que el se­cre­to pa­ra es­tar fe­liz du­ran­te tan­to tiem­po es acom­pa­ñar al otro. “Siem­pre tu­ve ten­den­cia a te­ner pa­re­jas lar­gas. El se­cre­to es ha­cer sen­tir al otro mi­ma­do, acom­pa­ña­do. Dul­ce­men­te. Siem­pre me fun­cio­nó la dul­zu­ra, soy de te­ner un día a día dul­ce, sin gran­des es­tri­den­cias, no por eso aniña­do, de sua­vi­dad. Soy tran­qui­la, no me gus­ta gri­tar. No es­qui­vo la dis­cu­sión, por­que no siem­pre pen­sa­mos igual en to­do, pe­ro siem­pre me gus­ta ha­blar”, ase­gu­ra.

Den­tro de esa dul­zu­ra y de esa es­ta­bi­li­dad que tan­ta tran­qui­li­dad, los ce­los no tie­nen lu­gar. “No soy una mu­jer ce­lo­sa por na­tu­ra­le­za. Ob­via­men­te, tie­ne que ver con la se­gu­ri­dad que te da tu pa­re­ja, en ese sen­ti­do, a ve­ces me he pues­to fir­me con al­gu­na mu­jer que se ha­ya des­ubi­ca­do, pe­ro no soy de po­ner en mi pa­re­ja lo que ge­ne­ra un ter­ce­ro. No le doy lu­gar. Ten­go mu­cha ne­ce­si­dad de es­tar tran­qui­la, a al­gu­nos les ge­ne­ra cier­ta adre­na­li­na el te­ma de pro­vo­car ce­los o te­ner­los, pe­ro a mí no me pa­sa. No me gus­ta ese ‘mam­bo’, no me gus­ta esa in­se­gu­ri­dad. No me ha­ce fe­liz”, sen­ten­cia.

“No soy ce­lo­sa. Me sien­to se­gu­ra con mi pa­re­ja y la fa­mi­lia que he cons­trui­do. Me gus­ta ha­cer sen­tir al otro mi­ma­do y acom­pa­ña­do”.

El in­gre­so al es­ce­na­rio fue sor­pren­den­te. Sus fans la ado­ran. Los sa­lu­dó en ru­so y le res­pon­die­ron en cas­te­llano. A pe­sar de lu­cir es­plén­di­da, Na­ta­lia ase­gu­ra que no se ocu­pa de su fí­si­co ni la ob­se­sio­na el gym.

Se pre­sen­tó en el Fes­ti­val de Mú­si­ca Sú­per Dis­co­te­ka. La intérprete can­tó 'Me mue­ro de amor', 'Tu ve­neno' y 'Cam­bio do­lor'. Ella di­se­ñó su pro­pio ves­tua­rio y una vez más, lo­gró mar­car ten­den­cia en Ru­sia.

La ac­triz se pre­sen­tó en el shop­ping Evro­peys­kiy, des­bor­da­do de fans. El en­cuen­tro es­tu­vo por sus­pen­der­se, pe­ro ella les ha­bló y lo­gró se­re­nar­los. Fir­mó au­tó­gra­fos y se fo­to­gra­fió jun­to a los asis­ten­tes, que por­ta­ban car­te­les con su nom­bre.

En Mos­cú es­tán emi­tien­do 'Sos mi Vi­da', y 'Mu­ñe­ca Bra­va' por dé­ci­ma vez. Tam­bién van a es­tre­nar 'Wa­kol­da'. To­dos sus tra­ba­jos son pro­yec­ta­dos en el país con gran éxi­to de la crí­ti­ca y del pú­bli­co.

Jun­to al río Mos­co­va, que atra­vie­sa la capital ru­sa, Na­ta­lia evo­ca al Río de la Pla­ta. Tras el éxi­to de “So­la­men­te Vos”, es­tu­dia nue­vos guio­nes pa­ra ci­ne, su gran pa­sión. Se re­co­no­ce co­mo una ac­triz a la que le se­du­ce ex­pe­ri­men­tar y recorrer siem­pre...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.