LOS PRI­ME­ROS PA­SOS DE NI­NA

DIE­GO TO­RRES Y DE­BO­RA BE­LLO: PA­DRES OR­GU­LLO­SOS EN MIAMI

Caras - - FOCO -

“Se no­ta que tie­ne la mi­ra­da ob­ser­va­do­ra de los dos. Es dul­ce y tie­ne buen humor”. (De­bo­ra Be­llo)

Pa­san inad­ver­ti­dos, co­mo ca­si to­das las ce­le­bri­ties que elign Miami pa­ra des­can­sar y en­tre­gar­se al dol­ce far nien­te. Re­fu­gia­dos en el de­par­ta,men­to del can­tan­te en South Beach, Die­go To­rres (43) y De­bo­ra Be­llo (38) vi­ven una eta­pa de esas que per­du­ran en la me­mo­ria pa­ra siem­pre. Por eso de­ci­die­ron pa­sar un año sa­bá­ti­co y así acom­pa­ñar el cre­ci­mien­to de Ni­na (1), quien día tras día los sor­pren­de con cambios per­ma­nen­tes. Em­be­le­sa­dos con su he­re­de­ra, la pa­re­ja dis­fru­ta aho­ra de los pri­me­ros pa­sos de la pe­que­ña, quien apren­de a ca­mi­nar de la mano de sus pa­dres. Ca­si to­das las ma­ña­nas, cuan­do el ge­ne­ro­so cli­ma de South Beach lo per­mi­te, Die­go y De­bo­ra sa­len del de­par­ta­men­to y ca­mi­nan las cua­tro cua­dras que los se­pa­ran de la pla­ya, sos­te­nien­do ca­da uno a Ni­na de un bra­ci­to. Momentos inolvidabl­es que se dan el lu­jo de com­par­tir pa­ra fe­li­ci­dad pro­pia y de la hi­ja que tan­to los mo­vi­li­za.

Co­mo to­da pa­re­ja que ex­pe­ri­men­ta la pa­ter­ni­dad, tan­to Die­go co­mo la mo­de­lo se de­di­can por com­ple­to a su cui­da­do. El can­tan­te sue­le su­bir a Twit­ter dis­tin­tos epi­so­dios de vi­da co­ti­dia­na de un pa­dre, co­mo ser un mo­men­to de re­go­ci­jo fren­te al te­le­vi­sor. “Hi­ja fe­liz y tran­qui­la vien­do los di­bu­jos ani­ma­dos! Pa­dre fe­liz y tran­qui­lo tam­bién! Que ten­gan un buen día! Sa­lud”, es­cri­bió días atrás. Pe­ro na­da se com­pa­ra con las lasr­gas jor­na­das de pla­ya, con Ni­na co­mo pro­ta­go­nis­ta ex­clu­yern­te. Die­go asu­mió con ale­gría su nue­vo rol, y así se lo ve com­pe­ne­tra­do cam­bián­do­le los pa­ña­les por una ma­lli­ta an­tes de in­ter­nar­la en el mar. Tam­bién es un es­pec­tácu­lo ver a la pe­que­ña en la are­na con­tem­plan­do co­mo sus pa­dres jue­gan a la pa­le­ta, y

ella par­ti­ci­pa a su ma­ne­ra con sus uten­si­llos de pla­ya.

Pa­ra no ale­jar­se de­ma­sia­do de lo su­yo, el can­tan­te par­ti­ci­pó no­ches atrás, en un Hard Rock abos­lu­ta­men­te com­ple­to, de un re­ci­tal del mí­ti­co Car­los San­ta­na (66). “Pen­sar que me crié es­cu­chan­do su mú­si­ca y hoy po­der dis­fru­tar de can­tar en su sh ow es al­go má­gi­co pa­ra mi!Gra­cias”, re­fle­jó Die­go en Twit­ter. Y por la mis­ma red so­cial apro­ve­chó pa­ra fe­li­ci­tar a su so­bri­na, An­ge­la To­rres (15), de gran pre­sen­te te­le­vi­si­vo en “Tu ca­ra me sue­na “y tam­bién teatral, don­de pro­ta­go­ni­za la obra “Cria­tu­ra emo­cio­nal”. “Fe­li­ci­ta­cio­nes que­ri­da so­bri­na @an­ge­la­to­rre­sok es­tas can­tan­do lin­do en la TV y se que el estreno de la obra de tea­tro sa­lio muy bien!!!!”, se re­fi­rió. Aun­que los es­tí­mu­los dia­rios que les re­ga­la Ni­na no tie­ne com­pa­ra­ción con el res­to de las emo­cio­nes.

Una clá­si­ca pos­tal de es­tos días en South Beach, con Die­go y De­bo­ra vi­vien­do momentos inolvidabl­es del cre­ci­mien­to de su hi­ja: Las pri­me­ras ca­mi­na­tas de los tres has­ta la ori­lla del mar.

En co­rre­la­to con su año sa­bá­ti­co, Die­go se po­ne al día con la vi­da. Jue­ga a la pa­le­ta en la pla­ya con su mu­jer y dis­fru­ta de su hi­ja. No­ches atrás, can­tó con el mí­ti­co Car­los San­ta­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.