Los ni­ños y las nu­trien­tes

Los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les del ni­ño en edad es­co­lar (6 a 12 años) va­rían de acuer­do a las ac­ti­vi­da­des no só­lo fí­si­cas sino tam­bién in­te­lec­tua­les que pro­po­ne la eta­pa es­co­lar. Mu­chos pro­ble­mas de apren­di­za­je o apa­ren­tes di­fi­cul­ta­des pro­pias del síndr

Caras - - SALUD - Pau­la Es­ca­lan­te Li­cen­cia­da en Nu­tri­ción Ma­trí­cu­la MN 5909 Pau­la.es­ca­lan­te@gmail.com

La idea es que el ni­ño in­gie­ra una va­rie­dad y can­ti­dad de ali­men­tos pa­ra cre­cer sa­lu­da­ble y po­der res­pon­der a las res­pon­sa­bi­li­da­des que le im­po­ne la edad es­co­lar. Pa­ra ello ne­ce­si­ta una ade­cua­da pro­por­ción de pro­teí­nas, hi­dra­tos de car­bono, lí­pi­dos, hie­rro, cal­cio, vi­ta­mi­nas…. Es­tas vi­ta­mi­nas se en­cuen­tran en una va­rie­dad de ali­men­tos que ofre­ce la na­tu­ra­le­za: le­che y sus de­ri­va­dos, car­nes ro­jas, po­llo y pes­ca­do, huevo, verduras fres­cas y co­ci­das, fru­tas, ce­rea­les y le­gum­bres, aceites ve­ge­ta­les, fru­tas se­cas, etc. Es im­por­tan­te com­bi­nar los gus­tos pro­pios de ca­da ni­ño con la ha­bi­li­dad de quien pre­pa­ra y brin­da los ali­men­tos de ma­ne­ra que él pue­da re­ci­bir aque­llos que son de su pre­fe­ren­cia.

Hay que te­ner en cuen­ta que una bue­na ali­men­ta­ción co­mien­za con la pri­mer co­mi­da del día: el desa­yuno es muy im­por­tan­te y su im­por­tan­cia ra­di­ca en que es la pri­mer in­ges­ta lue­go de que el or­ga­nis­mo ha es­ta­do va­rias ho­ras sin ali­men­tos. El desa­yuno apor­ta la glu­co­sa ne­ce­sa­ria pa­ra el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro y per­mi­te que el ni­ño man­ten­ga una aten­ción cons­tan­te en cla­se. Tam­bién es im­por­tan­te que es­ta co­mi­da sea com­par­ti­da en fa­mi­lia ya que no so­lo ga­ran­ti­za que el ni­ño ha­rá una bue­na in­ges­ta que lo pre­pa­ra pa­ra una jor­na­da de in­ten­sa ac­ti­vi­dad, sino que crea en él há­bi­tos que lo acom­pa­ña­rán to­da la vi­da. La fa­mi­lia de­be apren­der el con­cep­to de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, es­to es, co­mer ali­men­tos de to­dos los ti­pos en la can­ti­dad jus­ta, de­jan­do de la­do o re­du­cien­do lo más po­si­ble aque­llos ali­men­tos que so­lo brin­dan ca­lo­rías (ener­gía) sin apor­tar nu­trien­tes im­por­tan­tes pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo (go­lo­si­nas, be­bi­das ga­seo­sas, etc). Es­tos ali­men­tos pro­du­cen obe­si­dad, ca­ries den­ta­les y sus­ti­tu­yen otros ali­men­tos que son esen­cia­les en la ali­men­ta­ción. La ali­men­ta­ción de­be ser su­fi­cien­te, com­ple­ta, equi­li­bra­da, va­ria­da e ino­cua. Es­to quie­re de­cir que es su­fi­cien­te cuan­do una per­so­na con­su­me la can­ti­dad de co­mi­da pa­ra cu­brir los re­que­ri­mien­tos se­gún edad, se­xo, ta­lla, pe­so, ac­ti­vi­dad fí­si­ca, y sa­lud. Se di­ce es com­ple­ta si apor­ta to­dos los nu­trien­tes; equi­li­bra­da, si el apor­te de los nu­trien­tes es­tá en ade­cua­das pro­por­cio­nes. Va­ria­da, si in­clu­ye di­fe­ren­tes ali­men­tos y pre­pa­ra­cio­nes en ca­da co­mi­da; e ino­cua, en el cual su con­su­mo ha­bi­tual no im­pli­ca ries­gos pa­ra la per­so­na que la in­gie­re.

Al­gu­nas recomendac­iones a la ho­ra de pre­pa­rar los me­núes in­fan­ti­les: dos va­sos de le­che por día o 2 yo­gu­res o sus equi­va­len­tes. Car­nes, Le­gum­bres y Hue­vos. ( lo acon­se­ja­ble es una so­la por­ción de car­ne va­cu­na por día). Fru­tas y Verduras in­dis­pen­sa­bles pa­ra el me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar. Es ideal in­cluir dos o tres fru­tas dia­rias, so­bre to­do las que con­tie­nen ma­yor can­ti­dad de vi­ta­mi­na C, co­mo cí­tri­cos o ki­wis. Ha­ri­nas y Ce­rea­les, co­mo el arroz, tri­go, ave­na, pan y pas­tas. Pe­se al mi­to de que “las pas­tas engordan” se pue­den in­cluir en to­da die­ta equi­li­bra­da sin te­mor a agre­gar mu­chas ca­lo­rías, siem­pre y cuan­do es­tén acom­pa­ña­das de sal­sas li­via­nas. Azú­ca­res , azú­car co­mún, los dul­ces en ge­ne­ral, las mer­me­la­das, el dul­ce de le­che, las go­lo­si­nas, el cho­co­la­te y las ga­seo­sas. Gra­sas: Aceites, man­te­ca y cre­ma pre­fe­ren­te­men­te ori­gen ve­ge­tal. La ali­men­ta­ción sa­na y ba­lan­cea­da no só­lo es con­tar las ca­lo­rías que se in­gie­ren. Es im­por­tan­te tam­bién la com­po­si­ción de los ali­men­tos, su can­ti­dad y los ho­ra­rios en que se co­men. Por eso es im­por­tan­te que los pa­dres edu­quen y creen há­bi­tos que acom­pa­ña­rán a sus hi­jos por el res­to de sus vi­das. El so­bre­pe­so y la obe­si­dad in­fan­til se han con­ver­ti­do en una de las en­fer­me­da­des preo­cu­pan­tes de los úl­ti­mos tiem­pos abar­can­do el 20% de es­ta po­bla­ción y con es­ti­ma­cio­nes de cre­cer has­ta un 50% pa­ra el año 2010. Por es­to es im­por­tan­te que los pa­dres to­men con­cien­cia y en­se­ñen a sus hi­jos a ali­men­tar­se ade­cua­da­men­te, apro­ve­chan­do que mien­tras más pe­que­ños, más fá­cil es ma­ne­jar y cam­biar sus há­bi­tos, y así pre­ve­nir po­si­bles en­fer­me­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.