“MI PA­DRE ME MAR­CO” DI­CE ALE­JAN­DRA RODRIGUEZ

Caras - - CARAS - Por Ma­riano Del Prio­re

“De él he­re­dé el res­pe­to al ser hu­mano, el va­lor del tra­ba­jo, de la dig­ni­dad que otor­ga el tra­ba­jo.”

Su pa­dre fue un im­por­tan­te lí­der sin­di­cal, y con­du­jo du­ran­te 36 años uno de los gre­mios más fuer­tes del país. Por eso, no re­sul­ta ex­tra­ño que Ale­jan­dra Ro­drí­guez, hi­ja de Jo­sé, el his­tó­ri­co se­cre­ta­rio ge­ne­ral de SMA­TA, ha­ya ele­gi­do es­pe­cia­li­zar­se en coaching político. “De él he­re­dé fun­da­men­tal­men­te el res­pe­to al ser hu­mano, el va­lor del tra­ba­jo. Creo que mi vo­ca­ción tie­ne que ver con la res­pon­sa­bi­li­dad de aque­llos que de al­gu­na ma­ne­ra más opor­tu­ni­da­des tu­vi­mos en la vi­da, y que esa res­pon­sa­bi­li­dad nos lle­ve a brin­dar­nos y po­der apo­yar, a des­pe­jar di­fi­cul­ta­des, que es un po­co lo que creo que hu­bo siem­pre en mi ca­sa, un es­pí­ri­tu muy com­pro­me­ti­do con lo so­cial. Mi pa­dre me mar­có”, afir­ma es­ta abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho la­bo­ral. Sin em­bar­go, si bien la preparació­n de lí­de­res po­lí­ti­cos le de­man­da gran par­te de su día a día, Ale­jan­dra tam­bién sa­be ha­cer­se un tiem­po pa­ra su vi­da so­cial y fa­mi­liar. Ma­dre de dos hi­jos ado­les­cen­tes —de 15 y 16 años—, confiesa que “los tres so­mos apasionado­s del es­quí, ese es nues­tro mo­men­to”, pa­ra lue­go mos­trar que de­trás de su prin­ci­pal ac­ti­vi­dad se es­con­de una mu­jer con múl­ti­ples hob­bies e in­tere­ses. “Prac­ti­co Ash­tan­ga Yo­ga, me­di­ta­ción, son dis­ci­pli­nas que ayu­dan a lle­var ade­lan­te es­ta ac­ti­vi­dad que tie­ne su cuo­ta de stress. Me gus­ta mu­cho leer fi­lo­so­fía, poe­sía, me en­can­ta el ci­ne, el tea­tro, mú­si­ca de to­do ti­po, des­de la ro­mán­ti­ca a la elec­tró­ni­ca. Me gus­ta bai­lar, via­jar, dis­fru­to mu­cho de la na­tu­ra­le­za y, co­mo cual­quier mu­jer, tam­bién me gus­ta ir de shop­ping” ex­pli­ca en­tre ri­sas es­ta mu­jer que tam­bién ca­na­li­za su cos­ta­do so­li­da­rio fun­da­men­tal­men­te a tra­vés de ta­reas de apo­yo es­co­lar y con­tra la vio­len­cia do­més­ti­ca.

De su ca­sa res­ca­ta fun­da­men­tal­men­te dos lu­ga­res.“Me gus­ta mu­cho el jar­dín, me sien­to fe­liz en­tre mis plan-

tas. Y ten­go un lu­gar que uti­li­zo pa­ra me­di­tar, pa­ra mis prác­ti­cas de yo­ga, que es co­mo mi lu­gar­ci­to, aun­que mis hi­jos ya me ins­ta­la­ron un te­le­vi­sor y creo que lo voy a per­der ape­nas em­pie­ce el mun­dial”, co­men­ta en­tre ri­sas. Sin em­bar­go, más allá de sus es­pa­cios pre­fe­ri­dos, re­co­no­ce que la elec­ción del lu­gar tu­vo que ver con tra­tar de dar­le a sus hi­jos la mis­ma vi­da que ella disfrutó en su in­fan­cia. “Esa reunión de ami­gos, el sa­lu­dar­se, el sa­lir a la puer­ta, eso qui­zás es lo que más pe­só a la ho­ra de ele­gir­lo”, con­clu­ye, re­me­mo­ran­do esa crian­za que ella tu­vo al la­do de su pa­dre. Ese hom­bre que no só­lo fue lí­der en lo su­yo, sino tam­bién en su pro­pia ca­sa, y que de­jó una hue­lla im­bo­rra­ble tan­to en ella co­mo en sus nie­tos. “Mi hi­jo ma­yor he­re­dó el cua­dro de fút­bol del abue­lo, es el úni­co que es de In­de­pen­dien­te, te­nían una re­la­ción su­ma­men­te cer­ca­na y era un abue­lo pre­sen­te, de ju­gar, de ti­rar­se al sue­lo, acom­pa­ñar­los, ver te­le­vi­sión. Ellos lo dis­fru­ta­ron y es el día de hoy que mu­chas ve­ces, an­te si­tua­cio­nes que sur­gen, de­ci­mos uy, si es­tu­vie­ra el abue­lo…”, cie­rra sin po­der es­ca­par­le a la emo­ción.

Apa­sio­na­da del Ash­tan­ga Yo­ga, uno de sus lu­ga­res pre­fe­ri­dos de la ca­sa es­tá des­ti­na­do a la prác­ti­ca de es­ta dis­ci­pli­na. En sus ra­tos li­bres tam­bién dis­fru­ta la lec­tu­ra, el ci­ne, el tea­tro y la mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.