LOS SIG­NOS

Caras - - REVELACION­ES - Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

ARIES (21-3 – 20-4): Gran ini­cio de mes con se­ña­les de ro­tun­do cre­ci­mien­to y la ale­gría de es­tar pro­ban­do co­sas nue­vas, la crea­ti­vi­dad es una de sus he­rra­mien­tas más no­bles. Mar­te, Ve­nus y Jú­pi­ter, un se­lec­cio­na­do im­ba­ti­ble pa­ra mo­ver­se a sus an­chas. LEO(23-7-22-8): El trán­si­to de Ve­nus por el signo po­ne el to­que de es­te pe­río­do: el amor res­plan­de­ce y el con­tac­to con el ar­te en­san­cha el ho­ri­zon­te. Buen mo­men­to pa­ra com­par­tir con los ami­gos. Una sor­pre­sa que lo lle­na de sa­tis­fac­ción. LI­BRA (23-9 – 22-10): Se­ma­na in­me­jo­ra­ble, el ám­bi­to de la pa­re­ja se lle­na de po­si­bi­li­da­des nue­vas y enor­mes pro­me­sas y el plano pro­fe­sio­nal da cuen­ta de pro­yec­tos que lo acer­can a lo so­ña­do. Un vier­nes pa­ra re­cor­dar: el amor pue­de ser una fies­ta. SAGITARIO (23-11 – 21-12): Gran ini­cio de ju­nio que pre­sen­ta un pro­nós­ti­co más que alen­ta­dor, li­vian­dad y ale­gría se dan la mano pa­ra afron­tar lo que vie­ne. El trán­si­to de Ve­nus por un signo afín trae bue­nas nue­vas a la pa­re­ja. PISCIS (20-2 – 20-3): Mo­men­tos en­tra­ña­bles en lo que res­pec­ta a sus re­la­cio­nes: los ami­gos son fuen­te de re­no­va­da vi­ta­li­dad y con­fian­za en el de­ve­nir. La pa­re­ja se nu­tre de una sen­si­bi­li­dad dis­tin­ta, ve­la­das so­ña­das y pla­nes pa­ra el fu­tu­ro. GEMINIS (22-5 – 21-6): Jor­na­das muy pro­duc­ti­vas en las que po­dría sor­pren­der­se por un éxi­to que no es­pe­ra­ba y re­sul­ta de sus crea­ti­vi­dad y ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. Fes­te­je con ale­gría y com­par­ta la fe­li­ci­dad de es­tar en el ca­mino que eli­gió. CANCER (22-6 – 22-7): Buen des­plie­gue de men­ta­li­dad ana­lí­ti­ca en un pun­to que re­quie­re eso: ca­pa­ci­dad de sim­bo­li­za­ción y ac­ti­tud re­suel­ta. Ve­nus y Sa­turno ar­mó­ni­cos lo­gran que la sol­ven­cia y el en­can­to no de­frau­den en una en­tre­vis­ta. VIRGO (23-8 – 22-9): No es­tá mal dis­cu­tir de tan­to en tan­to, el mie­do al en­fren­ta­mien­to pue­de ser tan per­ju­di­cial como el ocul­ta­mien­to, no se de­je in­ti­mi­dar y ex­pon­ga lo que sien­te con cla­ri­dad. El amor to­do lo cu­ra, acép­te­lo de buen gra­do. ESCORPIO (2-10 – 22-11): Es tiem­po de re­fle­xio­nar en los pa­sos a se­guir en re­la­ción con los de­más, so­bre to­do con quie­nes tie­ne víncu­los pro­fun­dos, evi­te los im­pul­sos y eli­ja qué ha­cer. Trans­for­me la irri­ta­ción el ple­na crea­ti­vi­dad y pa­sión. TAURO (21-4 – 21-5): Es re­co­men­da­ble con­cen­trar las ener­gías allí don­de sa­be que pue­den ren­dir: re­vi­sar los víncu­los y el mo­do en que se es­tu­vo ma­ne­jan­do en los úl­ti­mos tiem­pos re­sul­ta im­pres­cin­di­ble. Gran pro­nós­ti­co pa­ra los va­lien­tes. CAPRICORNI­O (22-12 – 20-1): Si­ga de cer­ca sus co­ra­zo­na­das y com­pro­ba­rá lo efec­ti­vo de ma­ne­jar­se, tam­bién, se­gún el fiel re­gis­tro de lo que sien­te. La se­ma­na se po­ne más in­tere­san­te a me­di­da que pa­san los días: la ale­gría es una de­ci­sión. ACUARIO (21-1 – 19-2): Un ini­cio de se­ma­na en el que de­be con­tro­lar un po­co la po­ten­cia de sus pa­la­bras, po­dría he­rir a al­guien inad­ver­ti­do. Es bueno es­cu­char a quie­nes es­tán cer­ca, allí es­tá la clave de lo que en ver­dad ne­ce­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.