ZO­DÍA­CO

Caras - - REVELACION­ES - El cos­ta­do cu­rio­so de Aries

El primer signo del Zo­día­co es aho­ra o nun­ca, es­tos te­me­ra­rios con­quis­ta­do­res son los due­ños de una an­sie­dad que, por suer­te, sa­ben tra­mi­tar por­que se po­nen en mar­cha in­me­dia­ta­men­te des­pués del dic­ta­do de sus de­seos y ago­tan el com­bus­ti­ble que lle­van en ca­da una de sus in­cur­sio­nes, no se que­dan con na­da ni es­pe­cu­lan. Ha­cen to­do so­bre la mar­cha y no es­pe­ran a te­ner ga­ran­tías de su­ce­so ni el res­pal­do de los ma­yo­res que, si bien les gus­ta­ría, no es­tán dis­pues­tos a pe­dir ni a es­pe­rar. Aries no tie­ne ayer, es pu­ro pre­sen­te y ni si­quie­ra por­ta una vi­sión cla­ra del por­ve­nir, de los objetivos que van mo­de­lan­do el ca­mino que eli­gen. Es­te im­pro­vi­sar cons­tan­te ha­ce que mu­chas ve­ces se equi­vo­quen y se cho­quen con­tra los mu­ros que im­po­ne la reali­dad. Pa­ra ellos un gol­pe más o un gol­pe me­nos no re­vis­te im­por­tan­cia, mi­ni­mi­zan las po­si­bles pér­di­das o ries­gos y asu­men con ale­gría y en­tre­ga los ries­gos de sus an­sias li­ber­ta­rias, de su crea­ti­vi­dad y de su im­pul­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.