CINT­HIA FERNANDEZ: "ME CA­SO POR­QUE QUIE­RO QUE MIS HI­JAS ES­TEN OR­GU­LLO­SAS DE MI"

Jun­to a las ge­me­las de 20 me­ses y a Fran­ces­ca de 7, re­ve­la qué la lle­vó a ca­sar­se de ur­gen­cia con Ma­tías De­fe­de­ri­co.

Caras - - NOTAS DE TAPA - Por Fe­de­ri­co Le­vin (Pro­duc­ción: Ali­cia Blan­co)

Sie­te me­ses atrás su fu­tu­ro era in­cier­to. Es más, pa­re­cía que el mun­do de Cint­hia Fer­nán­dez (26) se de­rrum­ba­ba por com­ple­to. Ma­dre de las ge­me­las Cha­ris y Be­lla (1 año y 8 me­ses), aca­ba­ba de te­ner a su ter­ce­ra hi­ja, Fran­ces­ca (sie­te me­ses) y lu­cha­ba por re­cu­pe­rar al pa­dre de sus hi­jas, el fut­bo­lis­ta Ma­tías De­fe­de­ri­co (26). En ese mo­men­to, si bien el ju­ga­dor par­ti­ci­pa­ba de la crian­za de las ne­nas, es­ta­ba ale­ja­do de ella y Cint­hia só­lo en­con­tra­ba con­sue­lo en sus ni­ñas y llo­ra­ba to­do el día. Hoy la his­to­ria gi­ró 180 gra­dos y el pre­sen­te de Cint­hia es­tá lleno de pro­yec­tos y fe­li­ci­dad.

Con amor, de­di­ca­ción y una gran vo­ca­ción de ma­dre, re­con­quis­tó a su pa­re­ja. Jun­tos re­vi­vie­ron el amor que los lle­vó a ser pa­dres, se mu­da­ron “pa­ra em­pe­zar de ce­ro” y de­bie­ron su­pe­rar obs­tácu­los a la dis­tan­cia. De­fe­de­ri­co ha­ce unos me­ses ju­ga­ba en Dubai y cuan­do Cint­hia via­jó con sus hi­jas su­frió to­do ti­po de com­pli­ca­cio­nes por no es­tar ca­sa­da con él. “Fue­ron tiem­pos du­ros. Son le­yes muy di­fe­ren­tes las de allá y no te­nía­mos co­ber­tu­ra mé­di­ca, nos mi­ra­ban ra­ro. Nos pa­só de to­do . Pe­ro Ma­ti vol­vió (has­ta ha­ce unos días fue ju­ga­dor de Nue­va Chica­go) y se­gui­mos ade­lan­te por­que nos ama­mos y que­re­mos te­ner la fa­mi­lia que siem­pre so­ña­mos”, re­la­ta Cint­hia, quien es­tá sen­ta­da en el mis­mo si­llón don­de a co­mien­zos de año llo­ra­ba sin pa­rar.

A pe­sar de su par­ti­ci­pa­ción en “Bai­lan­do por un Sue­ño” y del tiem­po que le con­su­men los en­sa­yos, Fer­nán­dez pa­sa ca­si to­do el día con Cha­ris, Be­lla y Fran­ces­ca. Su ca­sa co­mo ella cuen­ta, fun­cio­na co­mo un au­to­ser­vi­cio: “Acá el que quie­re al­go vie­ne y se sir­ve. Yo soy

muy edu­ca­da y no me gus­ta ser des­cor­tés, pe­ro vi­vi­mos atrás de las ne­nas”, cuen­ta. Y es la ver­dad, Cint­hia es la que se ocu­pa de ali­men­tar­las, ha­ce la co­mi­da, pre­pa­ra ma­ma­de­ras, las ba­ña, las duer­me y, cuan­do pue­de, duer­me ella. Cuen­ta con la ayu­da de su ma­dre, siem­pre pre­sen­te, y una baby­sit­ter, pe­ro pre­fie­re ser ella la que se ocu­pa de to­do.

Du­ran­te la en­tre­vis­ta con CA­RAS, mien­tras Fran­ces­ca dis­fru­ta de su sies­ta, Be­lla se las in­ge­nia pa­ra ma­no­tear to­do lo que en­cuen­tra a su pa­so: car­te­ras, bi­lle­te­ras, bol­sos, co­mi­da. Es un te­rre­mo­to. Cha­ris, sin em­bar­go, es­tá aga­rra­da a su ma­dre y co­me una por­ción de tor­ta. En un mo­men­to, la arro- ja al pi­so y el enojo de ma­má no tar­da en lle­gar. Cint­hia la ba­ja, con tono fir­me le di­ce que ha­cer eso es de ma­la educación y le rei­te­ra una y otra vez que las co­sas no se ti­ran. Cha­ris la mi­ra con sus gran­des ojos, no mue­ve ni un múscu­lo y aten­ta­men­te obe­de­ce a su ma­dre. Du­ran­te la tar­de no vol­ve­rá a ti­rar na­da. “Si no me pon­go fir­me me pa­san por arri­ba”, ex­pli­ca ella.

Del­ga­da, her­mo­sa y con una gran ener­gía, a pe­sar de que hay no­ches que no duer­me, Cint­hia tie­ne un bri­llo es­pe­cial en sus ojos. No es pa­ra me­nos, vi­ve un gran mo­men­to y, a pe­sar de que es­ta­rá unos me­ses se­pa­ra­da de su gran amor, ya que el fut­bo­lis­ta fir­mó con­tra­to pa­ra ju­gar en el Es­ki­sehis­por de Tur­quía, la mo­de­lo tie­ne una gran no­ti­cia pa­ra dar: se ca­sa. Sí, en tan só­lo unos días da­rá el sí por ci­vil con Ma­tías:“No sa­bía si con­tar­lo o no. Pe­ro sí, ¡que vi­va el amor! ¡Me ca­so, chi­cos!”, le cuen­ta al equi­po de CA­RAS y an­te la sor­pre­sa de to­dos agre­ga: “Es ver­dad, nos ca­sa­mos es­te vier­nes 26 de ju­nio. Es­ta bo­da es­ta­ba planeada pa­ra di­ciem­bre de és­te año, pe­ro co­mo Ma­tí se va, de­ci­di­mos ha­cer­lo aho­ra, an­tes de que él se ins­ta­le en Tur­quía. La idea es es­tar se­pa­ra­dos muy po­qui­to, ya que cuan­do yo fi­na­li­ce mi par­ti­ci­pa­ción en el Bai­lan­do, nos va­mos con las ne­nas pa­ra allá”, di­ce emo­cio­na­da.

—Real­men­te es sor­pre­si­vo es­te anun­cio... ¿có­mo hi­cie­ron pa­ra or­ga­ni­zar la bo­da en tan cor­to tiem- po?

—¿Pre­pa­rar la bo­da? Me río pa­ra no llo­rar. No ten­go na­da or­ga­ni­za­do (ri­sas), es­toy en ce­ro. Ne­ce­si­to em­pe­zar a ar­mar to­do. Es te­rri­ble pe­ro bueno, que­ría­mos ha­cer­lo ya. Así que aho­ra a tra­ba­jar en el ca­sa­mien­to. Ten­go al­gu­nos días... ¡Y pen­sar que es­to se ha­ce con tiem­po!

—¿Por qué la ne­ce­si­dad de ca­sar­se aho­ra y no es­pe­rar a di­ciem­bre?

—Por­que a la lar­ga o a la cor­ta iba a su­ce­der.Es­ta­ba­pre­vis­to.No­que­re­mos vi­vir lo que vi­vi­mos en Dubai, otra vez. Cuan­do me va­ya a Tur­quía es­ta­re­mos ca­sa­dos y no ha­brá pro­ble­mas ni con obras so­cia­les, ni con la ciu­da­da­nía. Con na­da. Ade­más es una prue­ba

“Sí, me ca­so es­ta se­ma­na. No ten­go na­da or­ga­ni­za­do pe­ro me ten­go que po­ner las pi­las. Es­ta bo­da es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra di­ciem­bre pe­ro la ade­lan­ta­mos. Es­toy an­sio­sa y muuuy fe­liz” Jun­to a Cha­ris y Be­lla, las ge­me­las de ape­nas un año y ocho me­ses y...

“No me arre­pien­to de na­da de lo que hi­ce en mi vi­da. To­do lo que hi­ce me tra­jo a es­te lu­gar.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.