La ali­men­ta­ción y su rol en la fer­ti­li­dad de la mu­jer

Caras - - SALUD - Jor­ge Fon­te­vec­chia. Gus­ta­vo Gon­zá­lez. Dr. Juan Ma­nuel Cor­don. Car­los Es­co­bar Ing. Héc­tor Bianchi. José A. Gó­mez. Dr. Luis An­gel Mo­ret­ti. Ed­gar­do Mar­to­lio.

En1989, el Nur­ses ‘Health Study II, un es­tu­dio de cohor­te pros­pec­ti­vo de en­fer­me­ras di­ri­gi­do por el doc­tor Wal­ter Wi­llett de­ter­mi­nó los fac­to­res de ries­go de la die­ta y el es­ti­lo de vi­da. Al ini­cio, 18.555 mu­je­res de­cla­ra­ron que que­rían que­dar em­ba­ra­za­das y no te­nían pro­ble­mas de fer­ti­li­dad pre­vios. A lo lar­go de ocho años de se­gui­mien­to, la ma­yo­ría de es­tas en­fer­me­ras fue­ron ca­pa­ces de con­ce­bir, aun­que el 13% tu­vo di­fi­cul­ta­des. Me­dian­te el examen de sus die­tas y es­ti­los de vi­da, pa­re­ce que cier­tos com­por­ta­mien­tos die­té­ti­cos pue­den me­jo­rar las po­si­bi­li­da­des de la mu­jer de con­ce­bir. Tam­bién se en­con­tró que, la cau­sa más co­mún de in­fer­ti­li­dad fe­me­ni­na fue­ron al­gu­nos com­por­ta­mien­tos die­té­ti­cos. El sín­dro­me de po­li­quis­to­sis ová­ri­ca (SOP) afec­ta a un 5-10% de las mu­je­res en edad fér­til y es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de in­fer­ti­li­dad ovu­la­to­ria. Un fuer­te atri­bu­to del SOP es la in­to­le­ran­cia a la in­su­li­na. Pa­ra au­men­tar es­ta sen­si­bi­li­dad es con­ve­nien­te con­su­mir fuen­tes ri­cas en fi­bra de ab­sor­ción len­ta, al igual que co­mer hi­dra­tos de car­bono más len­ta­men­te di­ge­ri­bles. La elec­ción de los hi­dra­tos de car­bono, ta­les co­mo ver­du­ras, fru­tas se­lec­tas, le­gum­bres y gra­nos en­te­ros pue­den me­jo­rar los ci­clos hor­mo­na­les que guían la ovu­la­ción y un au­men­to de pe­so sa­lu­da­ble du­ran­te el em­ba­ra­zo.Ade­más, es im­pres­cin­di­ble in­cor­po­rar pro­teí­nas a es­tos hi­dra­tos de car­bono lentos. Se­gún Do­nald Lay­man, PhD, co­mer en­tre 25 a 30 g de pro­teí­na por co­mi­da, es­pe­cial­men­te en el desa­yuno, pue­de me­jo­rar la sen­sa­ción de sa­cie­dad, el con­trol del ape­ti­to, el des­cen­so de pe­so y po­si­ble­men­te re­du­cir la res­pues­ta del pi­co de in­su­li­na des­pués de una co­mi­da. En­tre los ali­men­tos ri­cos en pro­teí­nas en­con­tra­mos va­rie­dad de car­nes, hue­vos y lác­teos. En la prác­ti­ca ha­bi­tual son fá­cil­men­te re­em­pla­za­bles por tor­ti­llas, hue­vo o yo­gur en lu­gar de pan, ga­lle­ti­tas o pro­duc­tos de pas­te­le­ría en el desa­yuno y con la in­clu­sión de car­nes, hue­vo y que­sos en el al­muer­zo y ce­na. Los in­for­mes de la So­cie­dad Ame­ri­ca­na de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va in­di­can que el 12% de los ca­sos de in­fer­ti­li­dad son re­sul­ta­do del so­bre­pe­so o el ba­jo pe­so de las mu­je­res. Es por eso que man­te­ner un pe­so sa­lu­da­ble pue­de au­men­tar la pro­ba­bi­li­dad de lo­grar una con­cep­ción sin in­con­ve­nien­tes. Du­ran­te los úl­ti­mos 40 años, hay ma­yor in­ci­den­cia de so­bre­pe­so y obe­si­dad, la ta­sa de dia­be­tes ti­po 2 se ha dis­pa­ra­do, y la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar no ha me­jo­ra­do mu­cho. El es­ti­lo de vi­da ha­ce que las ac­ti­vi­da­des dia­rias sean ca­da vez más se­den­ta­rias. Ade­más au­men­tó la can­ti­dad de res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da y los ali­men­tos in­dus­tria­li­za­dos ofre­cen va­rie­dad de op­cio­nes con al­to con­te­ni­do ca­ló­ri­co, más eco­nó­mi­cos, sa­bro­sos y con ma­yor ac­ce­so. El con­su­mo ex­ce­si­vo de hi­dra­tos de car­bono con­du­ce al in­cre­men­to de pe­so y al au­men­to de los ni­ve­les de tri­gli­cé­ri­dos pro­mo­vien­do un per­fil de lí­pi­dos sé­ri­cos en con­so­nan­cia con el au­men­to de ries­go de ECV. Tam­bién se en­cuen­tra re­la­cio­na­do con el in­cre­men­to de los ni­ve­les de in­su­li­na que, con el tiem­po, pro­vo­can in­sen­si­bi­li­dad a la in­su­li­na, sín­dro­me me­ta­bó­li­co, obe­si­dad, y, en con­se­cuen­cia, a la dia­be­tes ti­po 2. Por otro la­do los car­bohi­dra­tos no son tan sa­cian­tes co­mo las pro­teí­nas, por lo que nues­tro de­seo de co­mer de nue­vo pue­de ser ma­yor des­pués de una co­mi­da al­ta en car­bohi­dra­tos que lue­go de una co­mi­da ri­ca en pro­teí­nas. Un me­ta-aná­li­sis re­cien­te in­di­ca que la re­la­ción en­tre la in­ges­ta de gra­sas sa­tu­ra­das y las en­fer­me­da­des del co­ra­zón no es tan ma­la co­mo se pen­sa­ba, y el tra­ba­jo más re­cien­te in­di­ca que las ne­ce­si­da­des de pro­teí­nas pue­den ser ma­yo­res que las re­co­men­da­cio­nes ac­tua­les. Ade­más, los ali­men­tos ri­cos en pro­teí­nas con­tie­nen nu­trien­tes an­ti­oxi­dan­tes (vi­ta­mi­nas A y E, se­le­nio y zinc) que son fun­da­men­ta­les pa­ra la fer­ti­li­dad y el de­sa­rro­llo de la pla­cen­ta tem­pra­na. Pa­ra lo­grar una fer­ti­li­dad óp­ti­ma es ne­ce­sa­rio que la mu­jer se en­cuen­tre en un pe­so ade­cua­do e in­cor­po­rar ali­men­tos en su es­ta­do más natural po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.