MU­JE­RES ATREVIDAS QUE IN­DA­GAN CON HU­MOR Y SIN PIE­DAD EL UNI­VER­SO FE­ME­NINO

CIN­CO AC­TRI­CES QUE EX­PO­NEN SUS OVA­RIOS PA­RA CAU­TI­VAR AL PU­BLI­CO CON HIS­TO­RIAS & ROCK NA­CIO­NAL

Caras - - CARAS -

Na­die po­ne en du­da que el uni­ver­so fe­me­nino es in­fi­ni­to. Los ca­na­les emo­cio­na­les por los que na­ve­gan sus in­quie­tu­des y fan­ta­sías mue­ven olas de do­lor, frus­tra­cio­nes, has­ta bus­car la cal­ma y el so­sie­go de un abra­za­dor es­tan­que que si­ga ali­men­tan­do sus de­seos pa­ra vol­ver a em­pe­zar sin aban­do­nar los ob­je­ti­vos. Pe­lean­do la vi­da. Ca­mi­nan­do con ta­co­nes por pa­sa­re­las don­de el va­rón se im­po­ne e im­po­ne sus pro­pias re­glas. “Mu­je­res Per­fec­tas”, di­ri­gi­da por Ma­nuel Gon­zá­lez Gil, in­da­ga con hu­mor, pe­ro sin pie­dad, el víncu­lo de cin­co ami­gas – al­gu­nas de ellas de ge­ne­ra­cio­nes y cos­tum­bres muy di­fe­ren­tes- que se ar­man de co­ra­je pa­ra atre­ver­se al cam­bio. Y en es­te pro­ce­so de re­des­cu­brir­se y re­ali­men­tar­se con lo que quie­ren ser – atra­ve­san­do el en­ga­ño, la so­le­dad y al­gu­nas men­ti­ras- es don­de se ges­ta y se desa­rro­lla el tex­to ori­gi­nal de M.G. Gil y Al­ber­to Ale­jan­dro. Si a es­to le su­ma­mos can­cio­nes icó­ni­cas del rock na­cio­nal que in­gre­san a la his­to­ria como fra­ses de sus pro­ta­go­nis­tas, es­ta­mos fren­te a un di­se­ño crea­ti­vo – pe­ro no ori­gi­nal- que el pú­bli­co agra­de­ce. Por­que lo que se res­ca­ta es la ca­li­dad ac­to­ral y un guión bien de­fi­ni­do que ca­da una de las ac­tri­ces sa­be mol­dear y ha­cer pro­pio. Va­ya­mos en­ton­ces a ellas: Ju­lia Zen­ko ac­túa más de lo que can­ta y, en es­te ca­so, su­pera to­das las ex­pec­ta­ti­vas. Es gra­cio­sa, se com­pro­me­te con las es­ce­nas y ver­la des­ple­gar su voz y su ta­len­to en es­te com­bo de crea­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca, es pu­ro pla­cer. De la mis­ma ma­ne­ra, Na­ta­lia Co­ciuf­fo – una de las más re­so­nan­tes ac­tri­ces del gé­ne­ro mu­si­cal- sa­be como de­jar hue­lla en el es­ce­na­rio: tie­ne ac­ti­tud, pre­sen­cia y un ni­vel de com­po­si­ción que siem­pre sor­pren­de y la su­pera. Sus can­cio­nes son mo­men­tos má­gi­cos y dis­fru­ta­bles. Lucila Gan­dol­fo cau­ti­va con pre­ci­sión – se la ve per­fec­ta en su rol – y Can­de­la Ve­trano apor­ta des­fa­cha­tez, ju­ven­tud y una sol­ven­cia ac­to­ral tan de­fi­ni­da como su be­lle­za. ¿La sexy y fem­me fa­ta­le? Ob­vio, Vic­to­ria Onetto. Pe­ro a pe­sar de que los pro­duc­to­res in­sis­ten en en­ca­si­llar­la en ese rol – que por su tem­pe­ra­men­to se­xual le vie­ne per­fec­to- en es­ta opor­tu­ni­dad la ac­triz se atre­ve a los ries­gos y se ale­ja de la zo­na de con­fort . No só­lo can­ta y bai­la sino que se po­ne a la ac­triz so­bre sus hom­bros pa­ra des­es­ta­bi­li­zar pre­jui­cios y pu­do­res, de­mos­tran­do sus años de ex­pe­rien­cia y su res­pe­to re­ve­ren­cial por el tea­tro. (Aplau­sos pa­ra ella/s). La di­rec­ción mu­si­cal y arre­glos son del re­co­no­ci­do y ta­len­to­so Mar­tín Bian­che­di, de ex­ce­len­te par­ti­tu­ra, aun­que las gra­ba­cio­nes so­bre pis­tas no per­mi­tan el lu­ci­mien­to que me­re­ce. La co­reo­gra­fía de Ru­bén Cue­llo se com­pro­me­te con las li­mi­ta­cio­nes que le pro­po­nen al­gu­nas de sus “bai­la­ri­nas” y la es­ce­no­gra­fía de Jaime Nin Uría – des­po­ja­da, sin ri­be­tes que con­mue­van- se aco­mo­da a las ne­ce­si­da­des de la tra­ma. En de­fi­ni­ti­va: pa­ra sa­ber ha­blar de mu­je­res só­lo es­tán au­to­ri­za­das aque­llas que sa­ben ser mu­jer. Las que vi­ven un mun­do real. Las que se atre­ven al cam­bio. Mu­je­res a pleno, como las cin­co pro­ta­go­nis­tas que nos de­jan sen­tir sus la­ti­dos, des­nu­dan­do ver­da­des que due­len pe­ro que nos acer­can a la esperanza de la lu­cha y la trans­for­ma­ción. HEC­TOR MAUGERI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.