“EN CA­SA LO PROHI­BI­DO ES NO SEN­TIR­NOS FE­LI­CES”

JUAN DARTHES, SU MU­JER Y SUS HI­JOS MUSICOS

Caras - - FOCO - Por Kary López (pro­duc­ción: Ale­jan­dor Lu­cia­ni)

Su ta­len­to lo con­vir­tió en un ar­tis­ta re­co­no­ci­do, siem­pre li­ga­do, ya sea co­mo ac­tor, ga­lán o can­tan­te, al ro­man­ti­cis­mo. Y puer­ta aden­tro, esa ne­ce­si­dad pa­re­ce co­brar es­pe­cial im­por­tan­cia. “Creo en el amor por so­bre to­das las co­sas y no creo que se pue­da vi­vir sin eso. No po­dría dis­fru­tar del éxi­to si no es­tu­vie­ra bien en lo per­so­nal. Siem­pre tra­to de ser lo más de­mos­tra­ti­vo po­si­ble con la gen­te que quie­ro, en es­te ca­so con Ma­ría y con mis hi­jos. To­do el tiem­po les di­go que los amo y los quie­ro, nun­ca me guar­do na­da. Na­die tie­ne na­da ase­gu­ra­do en es­ta vi­da y lo me­jor que te pue­de pa­sar es que en ca­da mo­men­to vos di­gas lo que sentís”, afir­ma Juan Dart­hés (52), en la tran­qui­li­dad de su ca­sa en Nor­del­ta, don­de el tiem­po jun­to a su mu­jer, Ma­ría (50) y sus hi­jos, To­más (21) y Gianluca (17), tam­bién mú­si­co, se tra­du­ce en pla­cer y re­fu­gio.

Des­pués de un 2016, cu­yo pri­me ti­me te­le­vi­si­vo lo en­con­tró co­mo pro­ta­go­nis­ta de “Los Ri­cos No Pi­den Per­mi­so”, el cu­le­brón de El Tre­ce, Dart­hés co­men­zó el nue­vo año con “Lo Prohi­bi­do”, la obra que aca­ba de es­tre­nar­se en el Pa­seo La Pla­za y cu­yo elen­co com­ple­tan Ale­jan­dro Ra­dano y Mi­chel Noher. “Lo es­toy dis­fru­tan­do mu­chí­si­mo y me di­vier­to con lo que le pa­sa al pú­bli­co ca­da no­che. Ter­mi­na to­do co­mo una fies­ta y gra­bo el fi­nal por­que es in­creí­ble ver a to­dos bai­lan­do de pie”, ase­gu­ra Juan so­bre el es­pec­tácu­lo —pro­du­ci­do por Gus­ta­vo Yan­ke­le­vich— que tie­ne di­rec­ción de Betty Gam­bar­tes, uno de los prin­ci­pa­les nom­bres del gé­ne­ro mu­si­cal. Acom­pa­ña­do por cin­co mú­si­cos en es­ce­na, con la di­rec­ción de Die­go Vi­la, se tra­ta de un trián­gu­lo amo­ro­so prohi­bi­do en­tre dos ge­ne­ra­cio­nes de hom­bres y una mu­jer que vi­ve en un mun­do de me­lo­dra­ma ex­tre­mo y cu­yo tex­to ten­drá una con­ti­nui­dad dra­má­ti­ca con can­cio­nes pre­exis­ten­tes que van des­de “Te Ex­tra­ño”, de Man­za­ne­ro, a “¿Y Có­mo es El?”, de Pe­ra­les, en­tre otros em­ble­má­ti­cos hits ro­mán­ti­cos. Mien­tras dis­fru­ta de un atar­de­cer en su ca­sa, aho­ra que tie­ne más tiem­po tras un 2016 con gra­ba­cio­nes dia­rias, el ar­tis­ta con­fie­sa la di­cha que sien­te al ver que sus he­re­de­ros eli­gie­ron se­guir sus pa­sos en la música. “Ellos tie­nen un dúo, “Sr. Ja­nai”, que en he­breo sig­ni­fi­ca “Dios pro­me­te” y ya han crea­do te­mas pa­ra Nic­ke­lo­deón, en el ca­so de Tomi. Se es­tán for­man­do y dán­do­le bas­tan­te fuer­te a eso. Pe­ro es­ta ca­rre­ra tie­ne sus co­sas, no es na­da fá­cil, hay que pe­lear­la, ese es mi con­se­jo. No es que yo ten­go una em­pre­sa y di­go, bueno chi­cos, se las de­jo. La me­jor ma­ne­ra de que triun­fen es que es­tu­dien y se pre­pa­ren con to­do. Les ten­go fe. Tam­bién soy el pri­mer crí­ti­co y ellos me es­cu­chan y ban­can co­mo yo tam­bién es­cu­cho su opi­nión con mi tra­ba­jo”, cuen­ta Darthes. “Ellos me acom­pa­ñan siem­pre que ven­go de ca­sa al cen­tro, por­que tam­bién tie­nen sus tra­ba­jos. Es­ta­mos muy uni­dos, dis­fru­ta­mos lo que le pa­sa al otro”, agre­ga.

“Des­pués, en ca­sa ju­ga­mos al pin pon y re­ma­mos jun­tos. Tam­bién es­toy par­ti­ci­pan­do mu­cho de sus en­sa­yos, al ser mú­si­cos a ve­ces za­pa­mos, me acom­pa­ñan con al­gún te­ma. To­do pa­sa mu­cho por lo mu­si­cal. Cla­ro que siem­pre nos da­mos la po­si­bi­li­dad, sea du­ran­te el al­muer­zo o la ce­na, de es­tar jun­tos pa­ra con­tar­nos lo que nos pa­só, reuni­dos en fa­mi­lia pa­ra mi­rar­nos a los ojos. Y el me­jor plan pa­ra los cua­tro es un via­je, eso es­tá bue­ní­si­mo por­que nos só­lo com­par­ti­mos mu­cho tiem­po jun­tos, sino tam­bién la aven­tu­ra, la pla­ya, ahí se ha­ce mu­cho más pla­cen­te­ro”, afir­ma el ac­tor so­bre la ar­mo­nio­sa con­vi­ven­cia que han lo­gra­do co­mo fa­mi­lia. —Lle­va más de vein­te años jun­to a su mu­jer, quien tam­bién lo asis­te en mu­chos as­pec­tos. ¿Có­mo fun­cio­na esa di­ná­mi­ca?

—Con Ma­ría ha­ce ca­si 24 años que es­ta­mos jun­tos. Ella me co­no­ce me­jor que na­die. Tra­ba­ja­mos en con­jun­to en nues­tra fa­mi­lia. No es mi re­pre­sen­tan­te, pe­ro me asis­te des­de to­do pun­to de vis­ta. Los dos va­mos de la mano ha­cia ade­lan­te. No soy due­ño de nin­gu­na fór­mu­la de éxi­to o de amor eterno, yo tra­to de ser sin­ce­ro con lo que sien­to. Vi­vi­mos ca­da día eli­gién­do­nos y me pa­re­ce que es la ma­ne­ra de en­con­trar­nos, de pa­sar­la bien. Lo que me prohí­bo es que ella no sea fe­liz, ni yo ser­lo, ese, creo, es el lí­mi­te. En ca­sa lo prohi­bi­do es no ser fe­li­ces. So­mos sin­ce­ros, nos de­ci­mos las co­sas, y así la pa­sa­mos bien. Yo quie­ro lo me­jor pa­ra ella y ella pa­ra mí. Te­ne­mos un pro­yec­to en co­mún.

—¿Có­mo pa­dres se han di­vi­di­do los ro­les? — Ellos tie­nen un có­di­go con la ma­dre y otro con­mi­go. Cla­ro que los lí­mi­tes se co­rren por­que en lo co­ti­diano las es­truc­tu­ra muy rí­gi­das no van, la vi­da es eso, en­ton­ces por su­pues­to que hay mo­men­tos en que yo ten­go mis char­las en­tre hom­bres con los chi­cos, pe­ro tam­bién su­ce­de que lle­ga el tiem­po en el que tie­ne que opi­nar Ma­ría por­que sa­be mu­cho más de las mu­je­res. Creo que los chi­cos tie­nen una gran ca­pa­ci­dad e in­te­li­gen­cia y eso fue gra­cias a Ma­ría y la for­ma que ella tu­vo de ma­ne­jar nues­tra fa­mi­lia. Yo aho­ra es­toy mu­cho más pre­sen­te, pe­ro hu­bo pe­rio­dos de mu­cho tra­ba­jo en los que es­tu­ve mu­cho tiem­po fue­ra

de ca­sa. Y la que es­tu­vo ahí al pie del ca­ñón con su edu­ca­ción y es­tu­dio fue mi mu­jer. Sien­do sin­ce­ro, ella se me­re­ce to­das las me­da­llas. —A los 52 años se lo ve ra­dian­te. ¿Es un hom­bre co­que­to, le gus­ta cui­dar­se?

—Me gus­ta preo­cu­par­me por có­mo es­toy, ya sea es­té­ti­ca­men­te o por mi sa­lud, me pa­re­ce que soy un ins­tru­men­to, creo que ten­go que es­tar, co­mo mi voz, afi­na­do, en equi­li­brio. Me cui­do, ha­go de­por­te, des­can­so, quie­ro es­tar bien. Cui­dar la ima­gen es­tá bien, no só­lo pa­ra tu ca­rre­ra, sino tam­bién pa­ra la pa­re­ja, pa­ra uno. Me gus­ta gus­tar­le a mi pa­re­ja y al pú­bli­co. Yo me cui­do con el Dr. Damián Ro­sem­berg y ha­go ce­lu­lo­te­ra­pia, que tie­ne que ver con nu­trien­tes que te dan pa­ra es­tar bien de la piel y de los ór­ga­nos en la ali­men­ta­ción. Des­pués me cui­do con mi die­ta, pe­ro no creo en las fór­mu­las tan es­tric­tas. Me gus­ta dar­me per­mi­sos.

Agra­de­ci­mien­tos: Pro­toty­pe, Glo­ria Ate­lier De­có, Be­ni­to Fer­nán­dez, Mon­key Ga­fas, De Dios Jo­yas, Pei­nó:Hair Ca­rri­zo Nor­del­ta, Ma­qui­lló: Per­fu­me­ría Cor­tas­sa Nor­del­ta con rpo­duc­tos Gi­venchy

Juan y Ma­ría son co­que­tos y dis­ci­pli­na­dos. El di­ce que cui­da su ima­gen por su ca­rre­ra y pa­ra gus­tar­le a su pa­re­ja. Ha­ce ce­lu­lo­te­ra­pia con Da­mián Ro­sem­berg, con nu­trien­tes que me­jo­ran la piel y los ór­ga­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.