“A LOS TRES ME­SES DE NA­CER MOOREA RE­CU­PE­RE MI PE­SO”

“FLOPY” TESOURO: MA­TER­NI­DAD SEXY

Caras - - AGENDA - Por Carlos Cer­vet­to

Sa­be que por su tra­ba­jo cui­dar la ima­gen es prio­ri­ta­rio. Pe­ro cuan­do que­dó em­ba­ra­za­da, “Flopy” Tesouro (31) no se qui­so atar a nin­gu­na die­ta es­pe­cí­fi­ca. “No me li­mi­té ni me ob­se­sio­né con las for­mas que iba to­man­do mi cuer­po, me li­be­ré pa­ra co­mer lo que tu­vie­se ga­nas. Qui­se vi­vir el em­ba­ra­zo a pleno”, re­cuer­da la mu­jer de Ro­dri­go Fer­nán­dez Prie­to (40) so­bre el pe­río­do en el que con­ci­bió a Moorea, la be­ba de fla­man­tes cin­co me­ses que fue ca­paz de trans­for­mar­la “en una leo­na”. Du­ran­te el pro­ce­so de ges­ta­ción, la mo­de­lo y ac­triz si­guió su cos­tum­bre de co­mer sano, pe­ro no se pri­vó de in­cor­po­rar an­to­jos que le co­men­zó a de­man­dar su cuer­po. “A ca­da una el em­ba­ra­zo le pe­ga de ma­ne­ra di­fe­ren­te, a mi me die­ron ga­nas tre­men­das de co­mer pa­pas fri­tas y man­da­ri­nas (ri­sas). Yo me pre­gun­ta­ba si no era una lo­cu­ra, pe­ro así fue”, ase­gu­ra, y no se son­ro­ja en ad­mi­tir que lle­gó a en­gor­dar quin­ce ki­los y me­dio. Ape­nas na­ció su hi­ja se sin­tió muy re­lle­na de pan­za, y sin des­cui­dar sus prio­ri­da­des ma­ter­nas co­men­zó una len­ta eta­pa de re­cu­pe­ra­ción. “To­dos me de­cían que ese pro­ce­so de aco­mo­dar el cuer­po lle­va en­tre nue­ve y do­ce me­ses, pe­ro yo a los diez días ya ha­bía ba­ja­do diez ki­los. Con­fíe en mi bue­na ge­né­ti­ca, y por suer­te no me de­frau­dó”, es­gri­me “Flopy”, quien a los tres me­ses de ha­ber da­do a luz re­co­bró su pe­so ha­bi­tual: “Creo que tam­bién in­flu­yó el he­cho de que el mío fue par­to na­tu­ral, sin ce­sá­rea. Ape­nas ter­mi­né la cua­ren­te­na em­pe­cé de a po­qui­to con ejer­ci­cios, un po­co de bai­le, de Pi­la­tes y de en­tre­na­mien­to al ai­re li­bre. Esa ru­ti­na me ayu­dó a recuperar mi fi­gu­ra mu­cho más rá­pi­do de lo ha­bi­tual”, se jac­ta cuan­do po­sa pa­ra el fo­tó­gra­fo de CA­RAS en las pla­yas de Pun­ta del Es­te, don­de ex­ten­dió sus va­ca­cio­nes has­ta fi­nes de enero.

El ope­ra­ti­vo “pues­ta a pun­to” fue tan efi­caz que has­ta se per­mi­tió al­gu­nos des­li­ces en las va­ca­cio­nes es­te­ñas. “Con ‘Ro­dri’ al­qui­la­mos una cha­cra cer­ca de va­rios ami­gos, y ca­da dos días se ar­ma­ban ce­nas. Hu­bo mu­cho pa­rri­lla y cor­de­ros, y si bien se que de­bo cui­dar­me más aho­ra que a los vein­te,

gra­cias a mi ge­né­ti­ca pu­de dar­me al­gu­nos gus­ti­tos”, di­ce, y dis­fru­ta esa sen­sa­ción es­pe­cial de sen­tir­se tan ma­dre co­mo sexy. “Con Moorea ju­ga­mos co­mo dos ni­ñas, creo que esa mez­cla de ne­na con mu­jer sen­sual no tie­ne por­qué per­der­se. Me en­can­ta ver­me fla­qui­ta, im­pe­ca­ble, y a la vez de­di­car­me ple­na­men­te a mi hi­ja. Quie­ro trans­mi­tir­le de pe­que­ña to­do el amor por lo ar­tís­ti­co que yo ma­ni­fes­té des­de los cua­tro años, que crez­ca sa­bien­do que su ma­dre ha­ce lo que le gus­ta”, se pro­pu­so.

Ya ins­ta­la­da en Bue­nos Ai­res, dis­pues­ta a es­cu­char pro­pues­tas y abo­ca­da a ha­cer la­bo­ral­men­te “lo que ten­ga ga­nas de ha­cer”, Tesouro reor­de­na su agen­da y ajus­ta su nue­va ru­ti­na de cui­da­do cor­po­ral. “Los lu­nes y jue­ves voy a bai­le con Charly San Mar­tín, miér­co­les y vier­nes ten­go Pi­la­tes en el Cen­tro Shi­ne, y dos ve­ces por se­ma­na en­tre­na­mien­to RT­fit con un per­so­nal. Me gus­ta es­tar más es­ti­li­za­da que mar­ca­da, y ade­más le su­mo dos tra­ta­mien­tos, uno de plas­ma ri­co en pla­que­tas y otro de ra­dio­fre­cuen­cia. Soy una mu­jer que va a 220 to­do el día, nun­ca pa­ro, y to­da la ac­ción que me de­man­da Moorea me ayu­da tam­bién a que­mar ener­gías”, pun­tua­li­za en­fá­ti­ca. Y no pue­de evi­tar men­cio­nar el plus emo­cio­nal que le tra­jo apa­re­ja­da la ma­ter­ni­dad: “Aun­que pa­rez­ca una fra­se he­cha, es lo me­jor que me pa­só en la vi­da. Siem­pre fui una mu­jer sen­ti­men­tal, y con una hi­ja al la­do esa car­ga emo­cio­nal se du­pli­ca. Así, sin ima­gi­nár­me­lo ni pro­po­nér­me­lo, me ter­mi­né con­vir­tien­do en una leo­na”.

“To­dos me de­cían que aco­mo­dar el cuer­po lle­va en­tre 9 y 12 me­ses, pe­ro yo a los diez días ba­jé diez ki­los”.

Du­ran­te el ve­rano es­te­ño, “Flopy” vol­vió a ha­cer ga­la de su fí­si­co es­ti­li­za­do y mar­ca­do. To­do gra­cias a su ge­né­ti­ca y a una ru­ti­na de bai­le, Pi­la­tes y dos se­sio­nes se­ma­na­les de trai­ning Rt­fit.

Te­sou­ro di­ce que le en­can­ta ver­se así de “fla­qui­ta”, y que esa mez­cla de ne­na con mu­jer sen­sual no tie­ne por­qué per­der­se du­ran­te la ma­ter­ni­dad. Ju­ra que pa­só un em­ba­ra­zo pleno y sin obe­sio­nes es­té­ti­cas, y que sus an­to­jos fue­ron co­mer pa­pas fri­tas y...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.