“LO NUES­TRO ES UNA MEZ­CLA DE BAI­LE Y PA­SION”

LOS “MA­LE­VO”, EN LAS VE­GAS

Caras - - RE­VE­LA­CIO­NES - Por Car­los Cer­vet­to (des­de Las Ve­gas)

El en­sa­yo trans­cu­rría con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad. Ar­tis­tas ta­len­to­sos de to­das las la­ti­tu­des an­ti­ci­pa­ban an­te fa­mi­lia­res y or­ga­ni­za­do­res lo que se iba a ver un día des­pués en el Zu­ma­nity Thea­tre del Ney York-New York Ho­tel & Ca­sino, uno de los ho­te­les em­ble­má­ti­cos de la lu­mi­no­sa Las Ve­gas. Allí, el vier­nes 3 de mar­zo, ce­le­bri­ties y lu­mi­na­rias se con­gre­ga­ron pa­ra asis­tir al even­to so­li­da­rio One Night for One Drop, que anual­men­te rea­li­za el Cir­que du So­leil con el fin de re­cau-

dar fon­dos pa­ra el ac­ce­so al agua se­gu­ra en el mun­do. Los tes­ti­gos con­tem­pla­ban los au­da­ces nú­me­ros a los que nos tie­ne acos­tum­bra­dos la com­pa­ñía ca­na­dien­se, has­ta que un gru­po de gau­chos mo­der­no­sos, con bom­bos y bo­lea­do­ras, irrum­pió en el es­ce­na­rio. El re­per­to­rio a pu­ro ma­lam­bo fue obra de los “Ma­le­vo”, el gru­po ar­gen­tino que con su dan­za y za­pa­teo ge­ne­ró adre­na­li­na en­tre la au­dien­cia. Y ni bien los va­lien­tes gau­chos ter­mi­na­ron con su par­te, el pú­bli­co se eyec­tó de sus asien­tos por pri­me­ra vez en to­da la tar­de. To­dos se pa­ra­ron pa­ra aplau­dir un es­pec­tácu­lo qui­zás ha­bi­tual en el co­nur­bano bo­nae­ren­se, don­de más pren­den las raí­ces del fol­klo­re, pe­ro to­tal­men­te no­ve­do­so y atra­pan­te pa­ra esa au­dien­cia fo­rá­nea que em­pie­za a fa­mi­lia­ri­zar­se con los “Ma­le­vo”.

¿Quie­nes son es­tos sol­da­dos del ma­lam­bo que irrum­pie­ron en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal? Los “Ma­le­vo” fue­ron crea­dos por Ma­tias Jaime (28) a me­dia­dos de 2014, pe­ro fue re­cién el año pa­sa­do, a par­tir de su par­ti­ci­pa­ción en el Ame­ri­ca’s Got Ta­lent, que el mun­do ar­tís­ti­co co­men­zó a ha­blar de ellos. “La de­ci­sión de for­mar el gru­po fue por una ne­ce­si­dad de ex­pre­sión, yo gol­pea­ba las puer­tas por el ma­lam­bo y ja­más te lla­ma­ban. Era muy di­fí­cil sos­te­ner­se só­lo con las cla­ses, y du­ran­te al­gu­nas gi­ras con com­pa­ñías de tan­go ob­ser­vé que la gen­te se fas­ci­na­ba con el ma­lam­bo. Va­lía la pe­na apos­tar por es­to, y así se for­jó ´Ma­le­vo´. A la ma­yo­ría de los chi­cos los co­no­cía del am­bien­te, lo que más me im­por­tó fue for­mar un gru­po hu­mano com­pac­to con bue­nas per­so­nas. Yo sa­bía que en al­gún mo­men­to el ma­lam­bo iba a es­tar a la al­tu­ra del tan­go”, ex­pli­ca el cau­di­llo in­te­lec­tual y co­reo­grá­fi­co del gru­po, quien lo­gró for­mar una ba­se es­ta­ble de die­ci­seis in­te­gran­tes. Y co­mo en to­do gru­po exi­to­so hay un co­lum­na ver­te­bral, en Las Ve­gas lo acom­pa­ña­ron Daniel Me­di­na (19), Lean­dro Fi­gue­roa (21), Lean­dro Pa­la­ve­cino (21), Ale­jo Acos­ta (18), Ni­co­lás Morales (24), Adrián Sal­di­via (27) y Mi­gel Flo­res (31): to­dos, al igual que Jaime, orioun­dos

de dis­tin­tas lo­ca­li­da­des del Gran Bue­nos Ai­res.

El pres­ti­gio­so con­cur­so fue en­ton­ces el pun­to de in­fle­xión del gru­po, que a par­tir de ahí in­cre­men­tó su de­man­da y po­pu­la­ri­dad. Jaime sos­tie­ne que el za­pa­teo y las bo­lea­do­ras, in­ven­to que se lo atri­bu­ye al “Chu­ca­ro” San­tia­go Aya­la, son dos ele­men­tos tan des­equi­li­bran­tes co­mo la emo­ción in­na­ta que ge­ne­ra el ma­lam­bo. “Cuan­do em­pe­za­mos a mo­ver los pies en for­ma sin­cro­ni­za­da y con fuer­za, al­go que nos di­fe­ren­cia­ba de los gau­chos, la gen­te se pren­de. En Las Ve­gas hay mu­chos shows y espectácul­os per­fec­tos, con ar­tis­tas in­creí­bles y sin­cro­ni­za­ció­nes exac­tas. Pe­ro no sue­len te­ner esa pa­sión pa­ra rom­per y tras­pa­sar el es­ce­na­rio, y eso es lo que bus­ca­mos ha­cer no­so­tros, una mez­cla de bai­le y pa­sión. An­tes era­mos el adorno de un show de tan­go, pe­ro aho­ra de­mos­tra­mos que nos po­de­mos sos­te­ner so­los”, reivin­di­ca Jaime, or­gu­llo­so por los fru­tos que em­pie­za a co­se­char el gru­po: “Agra­de­ce­mos al fes­ti­val One Drop que nos ha­yan in­vi­ta­do y nos per­mi­tan com­par­tir es­ce­na­rio con ar­tis­tas de to­do el mun­do. Por un la­do nos hon­ra, y por el otro nos obli­ga a ha­cer ca­da vez me­jor las co­sas. Por­que aho­ra, que se nos abren las puer­tas, de­be­mos tra­ba­jar más du­ro que nun­ca. Si no sa­bés sos­te­ner­te te caes otra vez”.

“An­tes el ma­lam­bo era un adorno del tan­go. Aho­ra de­mos­tra­mos que po­de­mos so­los”.

Los Ma­le­vo, en el fes­ti­val One Night for One Drop.

Acró­ba­tas del Cir­que du So­leil.

Gra­ce Van­de­rWaal, ga­na­do­ra del Ame­ri­ca's Got Ta­lent.

Los Blue Man Group.

El cie­rre del fes­ti­val.

Con su li­der, Ma­tias Jaime, a la ca­be­za, los Ma­le­vo se pa­sea­ron or­gu­llo­sos por la ca­pi­tal del en­tre­te­ni­mien­to. To­dos son oriun­dos del Gran Bue­nos Ai­res, y he­re­da­ron de sus an­ces­tros la pa­sión por el fol­klo­re y el ma­lam­bo con el que sor­pren­den en sus shows.

Con bom­bos y bo­lea­do­ras, el gru­po ar­gen­tino atra­ve­só el em­ble­má­ti­co Strip y de­jó su im­pron­ta en la ga­la be­né­fi­ca. Y fue­ra de agen­da vie­ron el es­pec­tácu­lo Ve­gas The Show.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.