“NA­CHO” FI­GUE­RAS Y HARRY

JUN­TOS EN UN TOR­NEO DE PO­LO SO­LI­DA­RIO

Caras - - FOCO -

El de­por­te sue­le her­ma­nar a cul­tu­ras y per­so­nas de di­fe­ren­tes ám­bi­tos, ge­ne­ran­do re­la­cio­nes o víncu­los que van más allá de las fron­te­ras y de lo co­ti­diano. Y den­tro de las dis­ci­pli­nas que más uni­fi­can el po­lo es una ex­ce­len­te re­fe­ren­cia, ade­más de ser un cal­do de cul­ti­vo ideal, da­do el po­ten­cial eco­nó­mi­co de ju­ga­do­res y spon­sors, pa­ra desa­rro­llar ac­cio­nes so­li­da­rias. Una ten­den­cia en fran­co au­ge y de la que bien co­no­cen el prín­ci­pe Harry (32) y el po­lis­ta ar­gen­tino Ig­na­cio Fi­gue­ras (40), siem­pre pre­sen­tes en cuan­to mo­vi­da be­né­fi­ca re­la­cio­na­da con el po­lo se or­ga­ni­ce por el mun­do. Por­que no só­lo par­ti­ci­pan de esos tor­neos en se­des tra­di­cio­na­les del po­lo, sino que son ca­pa­ces de via­jar has­ta Sin­ga­pur, co­mo ocu­rrió es­te lu­nes, pa­ra ani­mar la Sen­te­ba­le Ro­yal Sa­lu­te Po­lo Club, una com­pe­ten­cia des­ti­na­da a la ayu­da de chi­cos afec­ta­dos por el Si­da y otros ma­les vul­ne­ra­bles en Le­sot­ho y Bots­wa­na. “Na­cho” es em­ba­ja­dor de di­cha cau­sa ca­ri­ta­ti­va, cu­yo ob­je­ti­vo es eli­mi­nar por com­ple­to la epi­de­mia del Si­da pa­ra el año 2030.

El po­lis­ta ar­gen­tino y uno de los he­re­de­ros del principe Car­los (68) ju­ga­ron en equi­pos di­fe­ren­tes, y an­tes de co­men­zar el par­ti­do par­ti­ci­pa­ron de un sen­ti­do mi­nu­to de si­len­cio en ho­me­na­je a las víc­ti­mas de los re­cien­tes aten­ta­dos en Lon­dres. La bue­na on­da en­tre los dos da­ta de mu­chos años, dan­do lu­gar a una re­la­ción tan na­tu­ral co­mo es­pon­tá­nea. Sa­bi­do es de la ad­mi­ra­ción del he­re­de­ro a la co­ro­na bri­tá­ni­ca por los po­lis­tas ar­gen­ti­nos, y du­ran­te la ce­re­mo­nia de pre­mia­ción Harry se­ña­ló con su de­do in­di­ce de­re­cho a “Na­cho”, des­ta­cán­da­lo pú­bli­ca­men­te por su per­ma­nen­te co­la­bo­ra­ción. En cuan­to al par­ti­do en si, dispu­tado ba­jo un ca­lor so­fo­can­te, la ale­gría del triun­fo

quedó pa­ra el equi­po del prín­ci­pe, au­tor de dos de los cin­co go­les con el que su team se im­pu­so por 5 a 2.

La pre­sen­cia de Fi­gue­ras fue más que me­ri­to­ria, ya que “Na­cho” ha­bía par­ti­ci­pa­do ape­nas dos días an­tes, en Nue­va York, de una nue­va edi­ción del Veu­ve Clic­quot Po­lo Clas­sic, un tor­neo tam­bién so­li­da­rio que co­men­zó a ju­gar­se en el año 2008, y que sig­ni­fi­có las vuel­ta del po­lo a la Big Ap­ple des­de la Segunda Gue­rra Mun­dial. “Una vez que co­men­za­mos vi­mos el po­ten­cial del even­to y có­mo la gente res­pon­dió. El ob­je­ti­vo era ha­cer de es­te par­ti­do el día más es­pe­ra­do en Nue­va York. Y co­mo coin­ci­de con la aper­tu­ra de la tem­po­ra­da de ve­rano, la gente siem­pre lo es­pe­ra con in­te­rés y ce­le­bra el de­por­te con ami­gos”, di­jo el ar­gen­tino en la pre­via a un acon­te­ci­mien­to social que, por pri­me­ra vez, se trans­mi­tió en vi­vo por TV. En su pa­pel de coan­fi­trión, el oriun­do de 25 de Ma­yo re­co­no­ció sen­tir los ner­vios por la res­pon­sa­bi­li­dad que im­pli­ca or­ga­ni­zar y, a la vez, que­rer ga­nar el par­ti­do co­mo buen de­por­tis­ta: “Cuan­do or­ga­ni­zás una fies­ta, no es lo más di­ver­ti­do. Me pon­go ner­vio­so, pe­ro des­pués veo las fo­tos y me en­can­ta que la gente ha­ga un es­fuer­zo pa­ra ver­se bien ves­ti­da”, di­jo la pa­re­ja de Del­fi­na Bla­quier, con quie­nes son pa­dres de Hi­la­rio (17), Au­ro­ra (12), Ar­te­mio (7) y Al­ba (4). Pa­ra no ser menos, el ya tra­di­cio­nal even­to de Veu­ve Clic­quot re­cau­da fon­dos pa­ra Keep A Child Ali­ve, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que apo­ya a los ni­ños y las fa­mi­lias afec­ta­das por el Si­da, y pa­ra Li­berty Sta­te Park, de­di­ca­da a man­te­ner el pre­dio don­de se dispu­ta el tor­neo co­mo un oa­sis ver­de y no co­mer­cial. In­fa­ti­ga­ble y sin im­por­tar­le las ho­ras de vue­lo en­tre una ciu­dad y otra, Fi­gue­ras se mul­ti­pli­có pa­ra dar­le rien­da suelta a lo que más le apa­sio­na: ju­gar al po­lo y ayu­dar, en las me­di­da de lo po­si­ble, a quie­nes lo ne­ce­si­tan.

El po­lis­ta ar­gen­tino y uno de los he­re­de­ros a la co­ro­na bri­tá­ni­ca fue­ron a Sin­ga­pur pa­ra ju­gar po­lo a be­ne­fi­cio de Sen­te­ba­le, en­ti­dad que ayu­da a ni­ños in­de­fen­sos y en­fer­mos de Si­da en Afri­ca.

An­tes de via­jar a Sin­ga­pur, “Na­cho” par­ti­ci­pó en Nue­va York del dé­ci­mo Veu­ve Clic­quot Po­lo Clas­sic, tor­neo tam­bién so­li­da­rio del que es an­fi­trión. Pa­ra pro­mo­cio­nar­lo po­só con su mujer, Del­fi­na Bla­quier, y con sus dos hi­jos más chi­cos, Ar­te­mio (7), y...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.