“MIS HI­JOS SON MAS GALANES QUE YO”

JUAN DARTHES Y SU FA­MI­LIA, EN BRASIL

Caras - - FOCO - Por Naia­ra Vec­chio

Su tono ri­sue­ño y bron­cea­do de­la­ta que re­cién lle­gó de va­ca­cio­nes. Sen­ta­do en el li­ving de su ho­gar, Juan Dart­hés (52) ha­bla y su se­re­ni­dad se apo­de­ra del am­bien­te, co­mo quien sa­le de un spa com­ple­ta­men­te re­no­va­do. Aca­ba de re­gre­sar de Río de Ja­nei­ro jun­to a su mujer Ma­ría del Car­men Leo­ne (50) y a sus dos hi­jos, Tomás (21) y Gian­fran­co (17) y ya es­tá pen­sa­do en vol­ver pron­to al país don­de na­ció. “Ha­cía mu­cho que no vi­si­ta­ba Brasil, la tie­rra don­de pa­sé mis pri­me­ros años de vi­da. Si bien vi­ne a es­te mun­do cuan­do mi pa­pá es­ta­ba tra­ba­jan­do en São Pau­lo, ¡soy más ar­gen­tino que na­die! Fue un via­je que sur­gió de im­pre­vis­to y eso fue lo más lin­do. Ba­já­ba­mos del hotel a la pla­ya ca­da ma­ña­na por­que no nos llo­vió nun­ca. Nos en­can­ta­ba char­lar en fa­mi­lia con la vis­ta in­creí­ble que te­nía­mos en el roof­top bar”, cuen­ta el ac­tor so­bre sus días en el Gran Me­liã Na­cio­nal Rio de Ja­nei­ro. Allí, en el re­sort 5 es­tre­llas de 413 ha­bi­ta­cio­nes, los cua­tro se ani­ma­ron a ex­pe­ri­men­tar la nue­va ex­cur­sión del com­ple­jo: un he­li­cóp­te­ro los hi­zo com­tem­plar de for­ma pri­vi­le­gia­da la be­lle­za del Cris­to Re­den­tor. “Vi­vir mo­men­tos y aven­tu­ras con mi mujer y mis hi­jos es lo me­jor que me pue­de pa­sar. Ma­ría es mi sos­tén, la luz y rei­na de la ca­sa. Y Tomás y Gian­fran­co son mi ins­pi­ra­ción dia­ria, me mejoraron co­mo per­so­na. Ellos tres son mi eje”, di­ce el ga­lán que es­tá no­mi­na­do a los Mar­tín Fie­rro co­mo Me­jor Ac­tor Pro­ta­gó­ni­co por “Los Ri­cos No Pi­den Per­mi­so”.

De chi­co, Juan so­ña­ba con for­mar una fa­mi­lia y te­ner un ho­gar lleno de mú­si­ca. Hoy sus hi­jos se lo cum­plie­ron. “Me ha­ce fe­liz lle­gar del tra­ba­jo y es­cu­char a los chi­cos en­sa­yan­do. Tie­nen su ban­da de pop me­ló­di­co ‘Sr. Ja-

nai’ don­de can­tan, com­po­nen y to­can ins­tru­men­tos co­mo la gui­ta­rra, el piano y el ca­jón. Les gus­ta el ar­te, por eso tam­bién es­tu­dian tea­tro. A ve­ces me acom­pa­ñan en las pre­sen­ta­cio­nes de mi dis­co ‘Aho­ra’. Com­par­tir mi vo­ca­ción con ellos es ma­ra­vi­llo­so. Me enor­gu­lle­ce poder ha­blar con los dos de to­do, des­de sus mie­dos per­so­na­les has­ta sus con­quis­tas. ¡En Río no pa­ra­ban de bus­car ga­ro­tas, son más galanes que yo!”, bro­mea el cantante que es­ta­rá el 20 de ju­nio en el Fes­ti­val de Tan­go de Ne­co­chea. Y ese brillo en sus ojos que ma­ni­fies­ta cuan­do ha­bla de sus he­re­de­ros, apa­re­ce ape­nas nom­bra a la mujer con la cual re­va­li­dó sus vo­tos tras más de dos dé­ca­das de amor:“Mis pa­dres es­tu­vie­ron cin­cuen­ta años jun­tos y siem­pre fue­ron muy com­pa­ñe­ros. El diá­lo­go, el res­pe­to y la ad­mi­ra­ción son fun­da­men­ta­les en una pa­re­ja. Ma­ría respeta mis si­len­cios y yo los de ella. Es mi mano de­re­cha. Nos ele­gi­mos to­dos los días. So­mos cóm­pli­ces y te­ne­mos dos hi­jos que ado­ra­mos. Lo que nos ayu­da mu­cho es el sen­ti­do del hu­mor y la in­tui­ción. Nos mi­ra­mos y sa­be­mos lo que pien­sa el otro”, con­clu­ye fe­liz.

El ac­tor vi­vió una se­ma­na de en­sue­ño jun­to a su mujer Ma­ría del Car­men y a sus he­re­de­ros, Tomás y Gian­fran­co en el lu­jo­so y van­guar­dis­ta Gran Me­liã Na­cio­nal Rio de Ja­nei­ro. Con vis­ta al mar, to­das las ma­ña­nas re­co­rrió la tie­rra que lo vio na­cer.

La fa­mi­lia de­gus­tó las de­li­cias del roof­top bar y se ma­ra­vi­lló con las obras de ar­te y los jardines de di­se­ño ori­gi­nal de Bur­le Marx del Gran Me­liã.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.