“CELEBRO LA VI­DA CA­DA MA­ÑA­NA”

CA­CHO CAS­TA­ÑA SO­PLO LOS 75 JUN­TO A SUS IN­TI­MOS AFEC­TOS

Caras - - AGENDA - Por Gaby Bal­za­ret­ti

Aun­que na­ció el 11 de ju­nio de 1942 des­pués de los dra­má­ti­cos mo­men­tos que atra­ve­só en 2015, cuan­do es­tu­vo al bor­de de la muer­te, Ca­cho Cas­ta­ña ase­gu­ra que ce­le­bra la vi­da al des­per­tar­se ca­da ma­ña­na. Sin em­bar­go su mu­jer, su “gran salvadora” co­mo él la de­fi­ne a Ma­ri­na Ro­sent­hal (41), des­de que su­peró aquel di­fí­cil mo­men­to le or­ga­ni­za gran­des fies­tas de cum­plea­ños en las que reúne a to­dos sus se­res más en­tra­ña­bles. “A ve­ces

me pe­lliz­co pa­ra to­mar con­cien­cia de lo fe­liz que hoy soy. Por­que sé muy bien que a los 20 o a los 75, sin amor no se pue­de vi­vir. Yo apren­dí que hay que fes­te­jar la vi­da y el amor to­do el tiem­po, sin es­pe­rar una fe­cha. En reali­dad a na­die le gus­ta su­mar años pe­ro eso sig­ni­fi­ca que es­tás vi­vo y eso sí que hay que ce­le­brar­lo”, ase­gu­ra un Ca­cho que ilu­mi­na su ros­tro con una son­ri­sa per­ma­nen­te. La no­che del sá­ba­do 10 fue­ron la pro­pia Ma­ri­na y su je­fa de pren­sa, Leticia Gour­din, las en­car­ga­das de or­ga­ni­zar la gran ce­le­bra­ción en el mí­ti­co “Ca­fé La Hu­me­dad”, en el tra­di­cio­nal ba­rrio por­te­ño de San Cris­tó­bal. Has­ta el sa­lón de­co­ra­do con glo­bos do­ra­dos con las ini­cia­les del ho­me­na­jea­do, lle­ga­ron pun­tual­men­te los 90 in­vi­ta­dos. Su­sa­na Gi­mé­nez, que lle­gó con su hi­ja Mer­ce­des y su no­vio Joe, Pa­li­to Or­te­ga –lle­gó a las 4 de la ma­ña­na por­que ve­nía de un show en el Fae­na- y Evan­ge­li­na Sa­la­zar, Ana Ma­ría Pic­chio, Ale­jan­dro Ler­ner con su mu­jer Mar­ce­la Iba­ñez, Mó­ni­ca Gon­za­ga con su hi­jo Adriano (19) , Gui­ller­mo Cop­po­la y Co­ri­na, “Co­co” Ba­si­le, Os­car Rug­ge­ri, Ca­cho Fon­ta­na con su hi­ja An­to­ne­lla, Os­car Gon­za­lez Oro y Fer­nan­do Bur­lan­do lo abra­za­ron en­tre otros. La gran au­sen­te con avi­so fue Mirt­ha Le­grand quien se dis­cul­pó por no con­cu­rrir de­bi­do a sus pro­gra­mas de la no­che del sá­ba­do y el me­dio­día del do­min­go. “Hoy dis­fru­to to­do lo que la vi­da me po­ne en el ca­mino. Apren­dí a ha­cer­lo. Le agra­dez­co a Dios ca­da día que ama­ne­ce. Pien­so que ten­dría que te­ner cin­co vi­das pa­ra po­der go­zar de to­do lo que vi­ví. ¡Me con­si­de­ro un gue­rre­ro de la vi­da! Soy un ti­po fe­liz. Tam­bién me vol­ví más re­fle­xi­vo y re­zo to­dos los días. ¡Le man­gueo a to­dos los san­tos que hay! Y Dios me re­com­pen­sa por­que me dio es­te tiem­po ex­tra pa­ra dis­fru­tar de la vi­da. ¡Los mi­la­gros exis­ten y yo soy una mues­tra de ello!”, re­pi­te Ca­cho con su im­bo­rra­bles son­ri­sa de se­duc­tor em­pe­der­ni­do. Los in­vi­ta­dos se fue­ron aco­mo­dan­do en las me­sas del gran sa­lón mien­tras co­men­za­ron a de­gus­tar al­gu­nas de­li­cias del ca­te­ri­ng de Schus­ter: ban­de­jeo con cros­ti­ni de sal­món gra­vlax, mi­ni ham­bur­gue­sas del soho, bohío de es­pi­na­cas cre­mo­sas, kib­be con hu-

mus, sticks de que­so, mi­nia­tu­ras de pi­zas, ri­sot­to, mi­la­ne­si­tas de no­vi­llo, te­ja cro­can­te con bon­dio­la y cos­low, ter­ne­ra bra­sea­da con ju­go de opor­to y pa­pas ros­ti y fru­ti­llas con nue­ces flam­bea­das en rhum con he­la­do de cre­ma y crunch de me­ren­gue. Más dos tor­tas que se su­ma­ron a la ho­ra de so­plar las ve­li­tas, una de­co­ra­da con un Obe­lis­co, re­ga­lo de su Club de Fans. Ale­jan­dro Ler­ner le can­tó el “Happy Birth­day” y lo in­vi­tó a su­bir al es­ce­na­rio pa­ra jun­tos en­to­nar su clá­si­co “To­do a Pul­món”. Ma­tías San­toia­ni pre­sen­tó un emo­ti­vo vi­deo que arran­có con Gar­del can­tan­do “Vol­ver” y ter­mi­nó con el pro­pio cum­plea­ñe­ro en­to­nan­do las es­tro­fas fi­na­les. Lue­go pre­sen­tó su di­ver­ti­do show de Stand Up An­drés Ini y los “Bue­nos Mu­cha­chos” (sal­vo el “Bam­bino” Vei­ra que es­ta­ba en­fer­mo) hi­cie­ron reir a Ca­cho has­ta las lá­gri­mas re­me­mo­ran­do sus me­jo­res

“¡Fui un mu­cha­cho muy tra­vie­so! Amé mu­cho y fui ama­do. Y hoy ten­go a la me­jor mu­jer. Ella me en­se­ñó a dis­fru­tar la vi­da…”

mo­men­tos. “¡Yo fui un mu­cha­cho muy tra­vie­so! Pe­ro de esa épo­ca só­lo me arre­pien­to de la dro­ga. To­do lo de­más es­tu­vo muy bien vi­vi­do. Acu­mu­lé sa­bi­du­ría. Amé mu­cho y fui muy ama­do. Y hoy ten­go a la me­jor mu­jer a mi la­do. Ma­ri­na me en­se­ñó y hoy me acom­pa­ña a ce­le­brar la vi­da y el amor”, ex­cla­mó Ca­cho. Mien­tras la fies­ta se pro­lon­gó has­ta las cua­tro de la ma­dru­ga­da, el can­tan­te tam­bién se hi­zo tiem­po pa­ra abrir los re­ga­los en­tre los que se des­ta­ca­ron ro­pa, li­bros, per­fu­mes, cre­mas (Evan­ga­li­na Sa­la­zar fue la pri­me­ra en sor­pren­der­lo con una ya que le di­jo que sa­bía que era muy co­que­to y un “me­tro se­xual”). El en­tu­sias­mo del ho­me­na­jea­do fue tal que ya anun­ció que la gran fies­ta se re­pe­ti­rá el pró­xi­mo 11 de agos­to cuan­do se ce­le­bre el cum­plea­ños de su ama­do “Ca­fé La Hu­me­dad”.

En­tre su gran amor, Ma­ri­na Ro­sent­hal, y su in­con­di­cio­nal ami­ga, “Su” Gi­mé­nez, el ído­lo vi­vió una no­che a pu­ra emo­ción. Es­tu­vie­ron Rug­ge­ri, Ba­si­le, Fon­ta­na, Cop­po­la; Ler­ner y su mu­jer y Be­to Ca­se­lla con su no­via.

Ca­si no­ven­ta in­vi­ta­dos, en­tre ami­gos y par­te de su fa­mi­lia, lle­ga­ron con re­ga­los. Mó­ni­ca Gon­za­ga fue con su hi­jo Adriano. Bur­lan­do, Evan­ge­li­na y Pic­chio, acom­pa­ña­ron a Ma­ri­na que su­per­vi­só ca­da de­ta­lle y has­ta lle­vó una de las tor­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.